jueves, 20 septiembre 2018
13:14
, última actualización

Acercamientos complicados

03 jul 2018 / 23:45 h - Actualizado: 03 jul 2018 / 23:18 h.
  • Acercamientos complicados

Ya ha comenzado la maniobra de acercamiento de los presos catalanes que intentaron un golpe de Estado y la proclamación de la república catalana. Se les traslada a Cataluña, a las prisiones que gestiona la Generalitat.

Tal y como dice el presidente del Gobierno, es algo legal e incluso guarda cierta lógica que cualquier ciudadano podría llegar a compartir. Pero dice Sánchez que esto no tiene nada que ver con los acuerdos políticos que se alcanzaron para que él se instalara en el Palacio de La Moncloa. Resulta indignante que el señor Sánchez intente ocultar que los peajes que tendrá que abonar serán importantes. Como indignante es que trate a los españoles como sujetos incapaces de reflexionar sobre la realidad.

Un ejemplo claro de ello es lo que está ocurriendo alrededor de RTVE. El espectáculo que está dando Sánchez en compañía de Pablo Iglesias resulta lamentable. Y un país democrático no puede permitirse, en asuntos políticos, este tipo de número casi circense. Elegir candidatos que no parecen ser los más parciales; hacerlo de espaldas al resto de formaciones políticas; buscar, en lugar de la pluralidad informativa tan deseable en una sociedad moderna y democrática o mejorar el prestigio de la entidad; una cuota de poder determinada, no es exactamente la mejor de las estrategias. La excusa que se esgrime para justificar todo este proceso tan ambiguo como desconcertante es que el nombramiento del presidente de RTVE será de carácter temporal y que el objetivo es convocar un concurso público. Pero esa excusa no es creíble ni sólida.

El ejemplo de lo que ocurrió el año 2006 no ha enseñado nada al señor Sánchez y no parece que le entusiasme la idea de dialogar con las formaciones políticas que forman el arco parlamentario. Sin embargo, el peligro de gobernar en clara minoría es que, posiblemente, se tenga que sentar a claudicar para conseguir sus metas frente a los que ahora quiere dejar fuera del proceso.

En cualquier caso, el problema con el que se encontrará el que sea designado para asumir el mando de RTVE no tiene que ver con la política y sí con la gestión de un grupo humano y un presupuesto más que importantes. Las capacidades del candidato deben ser unas muy concretas y no basta con que la afinidad política con no sabemos quién sea efectiva y duradera.

Lo mismo que esos presos catalanes están en prisión por cometer delitos gravísimos y no por pensar de una forma u otra; el reparto de poderes entre socios es una evidencia y una vergüenza. La verdad es la que es aunque se intente disfrazar de cualquier otra cosa.


  • 1