martes, 21 noviembre 2017
05:03
, última actualización

‘Baby-retired boom’

06 ene 2017 / 12:43 h - Actualizado: 06 ene 2017 / 12:44 h.
  • ‘Baby-retired boom’

Del baby boom al retired boom. Desde el año 2019 hasta el 2030, las jubilaciones en España serán masivas, tan espectaculares como lo fueron los nacimientos que se produjeron desde el año 1954 hasta mediados de los años sesenta del siglo pasado.

La generación baby boom pasará a ser la generación retired boom. Y esto, que pudiera parecer que queda lejos y que no tendrá gran importancia, puede resultar ser una de las revoluciones sociales más importantes del siglo y, además, la tenemos prácticamente encima. Porque los jubilados en masa dejarán vacantes miles de puestos de trabajo que tendrán que cubrir las nuevas generaciones, porque tendrá que ser un proceso en el que el Estado esté muy pendiente para conseguir que las pensiones sean sostenibles, porque todos los talentos jóvenes que se nos están escapando a diario de nuestro país tendrán un hueco en nuestro tejido empresarial y los que están fuera de España podrán regresar a casa. Y porque ya se están produciendo efectos que pueden cambiar las cosas.

Por ejemplo, las personas que nacieron en pleno baby boom, tuvieron oportunidad de ser protagonistas claves en la explosión hipotecaria que se produjo entre los años 1998 y 2008. Su capacidad de endeudamiento era elevada y ahora, pasados los años, han logrado liberarse de una carga financiera importante. Los tipos de interés reducidos y las cargas hipotecarias menores han provocado que las cancelaciones hipotecarias anticipadas se hayan disparado y eso significa que los baby boomers tengan una capacidad de ahorro que se tendrá que canalizar de alguna forma. La sensación es que las jubilaciones serán muy inferiores a los últimos sueldos que reciban en sus últimos meses de vida laboral activa y, por tanto, los planes de pensiones, depósitos, renta fija, fondos conservadores y seguros, o nuevos productos que faciliten cierta confianza en el futuro más inmediato a la jubilación, podrían ser una alternativa. Desde luego, el consumo no parece que sea la opción preferida, al menos a priori.

El margen de maniobra de esta generación convertida en retired boom será importante y permitirá a las siguientes generaciones tener la suya propia. Es un reto que los Gobiernos de España, desde ahora, han de tomarse muy en serio puesto que un tránsito sin planes dibujados con anterioridad podría convertirse en un problema cuando es una clara oportunidad. No es un dato sin importancia que en 2040 y 2042 se jubilarán más de 700.000 personas con mayor esperanza de vida. Esto significa que antes de mitad de siglo los pensionistas serán una masa humana que sumará cerca de 16,5 millones de personas. Y no es un dato insignificante porque muchas menos personas tendrán que sostener un sistema que, tal y como está diseñado en la actualidad, no podría funcionar sin colapsarse.

Así se dibuja, a grandes rasgos, uno de los retos más importantes que se afrontará en un futuro casi inmediato en España.


  • 1