jueves, 21 septiembre 2017
10:43
, última actualización

Bendita sentencia

17 may 2017 / 23:45 h - Actualizado: 17 may 2017 / 23:45 h.
  • Bendita sentencia

Si un contribuyente obtiene pérdidas al vender un inmueble no se verá obligado, desde ahora, a pagar el impuesto de plusvalía municipal. Eso es lo que dice la sentencia del pasado 11 de mayo que ha dictado el Tribunal Constitucional. Una sentencia anterior, de 16 de febrero, correspondiente al territorio foral de Guipuzkoa, ya decía lo mismo, aunque se refería a ese territorio y no a toda la nación.

Según la Constitución española, el ciudadano debe contribuir «de acuerdo con su capacidad económica» y, por tanto, el hecho de ser propietario de un inmueble o terreno de naturaleza urbana (que es la razón por la que se pagaba, hasta ahora, el impuesto sobre el incremento de valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana –IIVTNU–) sin que aumente su valor o haya decrecido el mismo, es inconstitucional. Además, el Alto Tribunal dicta que los legisladores deben redactar «las modificaciones o adaptaciones pertinentes en el régimen legal del impuesto que permitan arbitrar el modo de no someter a tributación las situaciones de inexistencia de incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana».

Queda por saber, esto no lo especifica la sentencia del TC, cómo tendrán que demostrar las personas físicas y jurídicas que se han ocasionado pérdidas en el proceso de venta un inmueble; si las pérdidas patrimoniales en los ayuntamientos llega a ser tan preocupante como anuncian; quiénes son los más afectados con esta medida (por ejemplo, las empresas promotoras inmobiliarias que compraron y construyeron en momentos anteriores a la crisis pagaron precios mucho más elevados que los precios de venta con los que pudieron vender los inmuebles y pueden ser uno de los sectores más afectados por esta sentencia).

Ésta es una sentencia que muchos esperaban puesto que resultaba sorprendente que, perdiendo dinero en la venta, hubiera que pagar un impuesto de esta naturaleza. Aunque hay que esperar a saber cómo se desarrollan las cosas, parece una buena noticia para el ciudadano puesto que se podrían beneficiar todos los que vendieron su casa a partir de 2013.

Según la empresa tasadora Tinsa, podrían ser 550.000 viviendas las afectadas que estarían en disposición de solicitar la devolución del impuesto.

Estos son los efectos de una crisis económica que en España siempre tuvo un vínculo especialmente fuerte con el mercado inmobiliario y que, hasta ahora, estaban soportando personas y empresas sin demasiada comprensión por parte de las instituciones públicas.

Si superar la peor crisis económica de los últimos tiempos ha sido una satisfacción, que los flecos que siguen afectando a los ciudadanos o al tejido empresarial se vayan ordenando, es otra.


  • 1