jueves, 21 septiembre 2017
20:48
, última actualización
Primarias en el PSOE

Es momento de buscar el bien de España

15 may 2017 / 07:01 h - Actualizado: 15 may 2017 / 07:54 h.
  • Es momento de buscar el bien de España

La socialdemocracia se tambalea. No solo en España sino en toda Europa. Los resultados electorales en otros países, las quiebras internas de los partidos y una evidente falta de liderazgo en muchas de esas formaciones políticas, es una evidencia. Grecia, Francia, Holanda, Reino Unido o Italia son el claro ejemplo. Pero el gran problema es otro que envuelve al resto: no existe un proyecto ideológico capaz de lograr la comunión con el votante que se desplaza a lugares hasta hace poco improbables. Si un votante socialista en España se escora a la izquierda más radical, por su hartazgo con el resto de propuestas, puede llegar a ser comprensible. Pero que los votantes decidan en masa arrimarse a opciones populistas e, incluso, alejadas de la izquierda, no guarda una lógica que, por otra parte, ya ha saltado en mil pedazos durante los últimos años. Está claro que no solo se necesita un líder que señale el camino. Lo que se necesita es trazar ese camino y ordenarlo política e ideológicamente. En el caso del PSOE, además, será necesaria una pedagogía intensa que vaya cerrando heridas que no parecen poder curarse de momento dentro de la organización.

Hoy se encontrarán en la calle Ferraz los tres candidatos a la secretaría general del PSOE. Es muy posible que nada cambie entre los militantes socialistas una vez que el debate finalice. Los discursos están claros y se repiten en cada mitin. Sánchez ha conseguido convencer a muchos con su negativa a todo lo que tenga que ver con el Gobierno de Rajoy y esgrimiendo su salida de la secretaría general como arma arrojadiza y revestida de injusticia y cacicada. De los tres candidatos, es el que menor esfuerzo político está realizando y el que envía mensajes más personalistas. Patxi López intenta atraer a los que desean una unidad dentro del partido, tan deseada como necesaria, y sigue manteniendo las distancias con los otros dos candidatos para no poder ser acusado de nada que tenga que ver con el conflicto interno o con su aparición como candidato en busca de intereses desconocidos que pudieran beneficiar a terceros. Y Susana Díaz, apuesta clara del aparato político del PSOE, intenta enseñar músculo ganador frente a otros partidos, y músculo capaz de unir a la militancia y recuperar los apoyos perdidos entre el electorado.

Ya está todo dicho y se volverá a repetir durante la recta final de la campaña. Solo queda saber si López llegará o no a la meta sabiendo que los militantes optarán finalmente por el voto útil y que esto le dejaría al borde del precipicio político. Nada parece indicar que surjan sorpresas ni mañana ni de aquí al próximo domingo.

Sin embargo, se echa en falta esa línea ideológica que no aparece con claridad y que no parece que esté preparada para que el PSOE pueda ganar lo que realmente es importante para una formación política: unas elecciones generales, autonómicas o municipales. Esto es algo que ninguno de los tres candidatos deberían olvidar. Porque ganar las primarias y obtener, como premio, derrotas en todo lo que viene después parece una opción equivocada.

Habrá que esperar a que se produzca el debate, durante esta mañana del lunes, para saber si hay algo nuevo. Pero, sobre todo, habrá que esperar a que el nuevo secretario general del partido deje claro hacia dónde quiere llevar al partido y con qué programa político e ideológico desea hacerlo. Esa es la clave y no otra.


  • 1