sábado, 23 junio 2018
13:54
, última actualización

Récord de solidaridad y profesionalidad

13 ene 2018 / 23:45 h - Actualizado: 13 ene 2018 / 23:45 h.
  • Récord de solidaridad y profesionalidad

El año que acaba de finalizar ha sido un periodo lleno de cifras récord a favor de España. Turismo, crecimiento económico, bajada del número de desempleados... Pero si un récord ha sido importante es el que ha anunciado la Organización Nacional de Trasplantes (ONT): la tasa de donantes ha llegado a 46,9 por cada millón de habitantes; los trasplantes sumaron 5.259 y España sigue liderando las donaciones y los trasplantes en todo el mundo. Los españoles demuestran un carácter solidario extraordinario que, además, se produce en momentos de enorme dolor, justo cuando pierdes a un ser querido.

Se manejan dos datos que podrían parecer algo más negativos, pero conviene mirar la situación con perspectiva y distancia suficiente. Que la donación de vivos esté bajando o que la donación de órganos infantiles vaya descendiendo, hay que interpretarlo en positivo. Podría ser lógica la bajada de donaciones de vivos puesto que las donaciones de muertos son muy altas. Por otra parte, la mortalidad infantil es tan pequeña en España que es difícil que se produzcan más donaciones de las habituales.

En cualquier caso, el éxito de la Organización Nacional de Trasplantes es rotundo. Un éxito que es el producto de una perfecta coordinación entre los profesionales sanitarios, entre los hospitales y entre las distintas comunidades autónomas. Si esta relación se diera en todos los ámbitos, las cosas en España serían mucho mejores. Pero, además, es un éxito que se produce gracias a que el sistema nacional de salud es universal y gratuito. No es fácil poder decir que todo el que necesita un trasplante tiene posibilidad de recibir un órgano. Pocos países pueden presumir de algo así. Y, por supuesto, la baja tasa de negativas familiares a donar (menos del 15 por ciento). Países avanzadísimos, como Francia o Inglaterra, presentan tasas que pasan del 40 por ciento.

Ni la crisis, ni los recortes profundos, ni la situación de un sistema asistencial en auténticos apuros financieros, han podido con esa actitud bondadosa, solidaria, profundamente humana y altruista, de un pueblo como es el español. Hay que sentirse orgulloso por algo así.


  • 1