sábado, 20 julio 2019
18:14
, última actualización

Una oportunidad única para Sánchez

06 jun 2018 / 23:45 h - Actualizado: 07 jun 2018 / 00:20 h.
  • Una oportunidad única para Sánchez

Ya no queda espacio para las dudas. Pedro Sánchez no llega hasta aquí para estar un rato en el Palacio de la Moncloa; llega para quedarse, para estar al frente del Gobierno de España todo el tiempo que sea posible. Es suficiente echar un vistazo a los nombres de los ministros con los que va a contar para comprobar que representan un equilibrio entre la experiencia, la lealtad y una clara ideología, que Sánchez quiere utilizar como soporte de sus políticas.

Además, el PP se encuentra en un momento delicado en extremo. Va a entrar de lleno en un proceso que dejará espacio a Sánchez y le permitirá que se consolide en una presidencia que se dibuja con trazos gruesos y poco delicados debido a las presiones y a la oposición feroz de unos y otros. A Pedro Sánchez, le queda un camino por recorrer difícil, duro y políticamente peligroso.

Los primeros meses de Gobierno y hasta que el PP celebre su congreso extraordinario en el mes de julio, serán vitales. Sánchez busca confianza en Europa nombrando ministros conocidos en el ámbito de la política comunitaria (Josep Borrell y Nadia Calviño). Seguramente haya logrado tranquilizar los ánimos. Ahora, buscará colocar las cosas dentro de casa. Y para ello tendrá que hacer avanzar su agenda social cediendo ante las peticiones de los que apoyaron su moción de censura contra Mariano Rajoy al mismo tiempo que atiende las exigencias de la UE. Ha llegado el momento de comenzar a conocer las facturas pendientes y el precio que se va a pagar.

Hasta que no sea capaz de llevar a cabo esos proyectos que ha ido anunciando el nuevo presidente (derogación de parte de la ley mordaza, regreso a la sanidad universal, implementación de medidas que afecten a distintas leyes como puede ser la de Memoria Histórica, el incremento de las pensiones o la elaboración del techo de gasto, por ejemplo), hasta que todo ello no esté en marcha o bien encauzado, Sánchez no convocará elecciones de ninguna de las maneras. No puede perder una oportunidad única que le brinda la presidencia del Gobierno de España. Por su parte, el PP está condenado a solucionar su situación actual lo antes posible.

Ha comenzado una carrera larga y dura. La carrera electoral. Porque aunque se estrena Gobierno y aunque Sánchez quiera agotar tiempos, el pistoletazo de salida hacia las elecciones generales sonó el día que Mariano Rajoy dejaba de ser presidente. ~


  • 1