sábado, 22 septiembre 2018
23:46
, última actualización

Una visión sesgada de España

17 may 2018 / 08:00 h - Actualizado: 17 may 2018 / 13:06 h.
  • Una visión sesgada de España

En uno de los artículos que publicó, Quim Torra, el que ya es president de la Generalitat (El PSC y la cabra catalana, editado el 13 de mayo de 2011) se puede leer lo siguiente: «El catalanismo ha de basarse en una defensa encarnizada de nuestra identidad y nuestra cultura y del orgullo de ser catalanes. ¿O es que ustedes jugarían a una Catalunya independiente convertida en una inmensa Feria de Abril?».

Los andaluces también defienden su identidad con fuerza y criterio, la cultura andaluza se encuentra en perfecto estado de salud y si existe un pueblo orgulloso de lo que es ese es el andaluz. La diferencia con la propuesta de Torra en sus distintos artículos es que es capaz de defender su identidad sin excluir a otros con los que convive, es capaz de ayudar –con la generosidad que significa el esfuerzo de un trabajo– allá donde sea que esté como ha pasado en Cataluña (¿cuántos andaluces han contribuido con su trabajo a que Cataluña sea lo que es hoy en día?), es capaz de cuidar de su cultura y de lo suyo aportando lo que tiene para que el conjunto sume y se convierte en el gran país que es España; la diferencia es que en Andalucía no se juega a ser independientes. Y el matiz es que Andalucía no es una eterna e inmensa Feria de Abril. Eso forma parte del tópico que algunos que quieren parecer grandes intelectuales tienen como cierto demostrando, con ello, sus enormes limitaciones.

En Andalucía se trabaja duro y, muchas veces, en condiciones inhóspitas. En Andalucía se pueden encontrar monumentos impresionantes, una gastronomía exquisita, playas que no tienen nada que envidiar a las del resto del mundo, los artistas andaluces son famosos en todo el planeta. Podemos presumir de ser lo que somos. Claro que sí. Pero la gran distinción se encuentra en el preámbulo de nuestro estatuto: «Andalucía respeta y respetará la diversidad pero no permitirá la desigualdad». Esto es justo lo contrario a lo que defiende Quim Torra cuando tacha de bestias al resto de españoles, cuando afirma que los catalanes tienen el ADN perfecto y el resto de españoles no. Torra no respeta la diversidad y fomenta la desigualdad.

Este sujeto ha pedido perdón por lo que ha escrito y se ha intentado excusar diciendo que no, que eso era ironía fina y que no se refería al resto de españoles. Mentía al decir esto, por supuesto. Ha pedido perdón por lo escrito. Sin embargo, no ha pedido perdón por pensar eso mismo. Torra es un peligro para la convivencia en España. El tiempo lo demostrará.


  • 1