jueves, 27 abril 2017
13:38
, última actualización

Voto de calidad

15 mar 2017 / 07:13 h - Actualizado: 15 mar 2017 / 08:47 h.
  • Voto de calidad

La ciudad de Sevilla ya tiene aprobados los presupuestos para el año 2017. Ha sido un proceso largo y delicado que se ha decidido con el voto de calidad del alcalde, Juan Espadas. El empate a 14 votos (PSOE y Ciudadanos por un lado; PP e Izquierda Unida por otro; y la abstención de los tres concejales de Participa) se ha resuelto gracias a la posibilidad del alcalde de decidir en caso de empate en las votaciones. Pero esto no deja de ser una anécdota puesto que es el producto de un trabajo previo de negociación que ha ido acercando posturas de algunos de los implicados. Lo que importa es el trabajo que se ha realizado para que esto fuera posible.

El acuerdo entre socialistas y los concejales de Ciudadanos no era suficiente para conseguir sacar adelante unos presupuestos que se han tenido que revestir de concesiones por parte del alcalde respecto a Participa.

El 80 por ciento de las enmiendas presentadas por la formación emergente han sido incluidas. Pero, además, el acuerdo sobre la paralización de los desalojos y desahucios en las viviendas públicas de Emvisesa; una variación sustancial respecto a la participación de los ciudadanos en la aprobación del plan Decide, el compromiso del alcalde a tener resuelto al menos la mitad de los presupuestos relacionados con las enmiendas presentadas por Participa en el mes de octubre y una disculpa expresa en relación con la tramitación de los presupuestos del año 2016; ha sido lo que ha provocado la abstención de los concejales de Participa. Por todo ello, esta formación política se ha convertido en protagonista de un proceso que ha significado un ejercicio de diálogo, de asunción de responsabilidades políticas y de transparencia democrática en el seno del Ayuntamiento de Sevilla.

Dado que las exigencias de Participa no son descabelladas y que, posiblemente, sirvan para que Sevilla pueda prestar mejores servicios a los ciudadanos, hay que celebrar que este nuevo periodo político, en el que las mayorías absolutas ya no son protagonistas, sea útil para mejorar nuestra ciudad y, por qué no decirlo, para que los políticos hagan su trabajo que no es otro que buscar el bien común a través del diálogo. Al fin y al cabo es la gran novedad de los últimos años en el plano político. La sociedad casi había olvidado que la política consiste en resolver problemas que afectan a todos para lo que es necesario hablar, discutir, proponer y ayudar; y no en la imposición de ideas.

Es una pena que no sean todas las formaciones políticas representadas en el Pleno las que se hayan podido sumar a estos acuerdos. Hubiera sido más que saludable que todos pudieran haber aportado sus ideas y sus proyectos olvidando los intereses particulares de los partidos políticos. El tiempo enseñará a todos que ese es el único camino.


  • 1