viernes, 19 enero 2018
05:01
, última actualización

Nuevo Sábado de Pasión

13 ene 2018 / 23:29 h - Actualizado: 13 ene 2018 / 23:34 h.

La Semana Santa, en pocos años y si salen adelante todas las propuestas que se barajan, poco tendrá que ver con lo que conocemos y la mayoría hemos vivido: cambio en la Carrera Oficial, que podría llevarla a la calle Tetuán, en lugar de por Sierpes; recorrido a la inversa del Martes Santo –al que ya muchos se refieren, con cierta ironía, como Santo Martes–, aunque de momento el acuerdo, firme entre las hermandades de la jornada, sólo ha tenido el respaldo de San Gregorio para este año; reorganización de la Madrugá –que de momento se ha plasmado en los nuevos itinerarios para tres hermandades (El Silencio, La Macarena y El Calvario) y que también conoceremos este año–, y, según adelantaba ayer Pepe Gómez Palas en estas páginas, una jornada más con estaciones de penitencia a la Catedral.

Debemos admitir que la Semana Santa arranca ya dos días antes. La proliferación de hermandades en las jornadas de vísperas –Viernes de Dolores y Sábado de Pasión–, que cada vez congregan a más público en las calles, sólo se diferencian en que sus corporaciones no llegan a la Catedral –salvo la Corona, que sale de la parroquia anexa a la seo–. Sus estaciones de penitencia se rezan en el interior de los templos o en la visita a iglesias próximas. Así que la nueva propuesta supone darle oficialidad a estos días –cuyas corporaciones también cobran del fondo común que gestiona el Consejo de Hermandades– y atender las peticiones que ya se van acumulando en los despachos de San Gregorio. La Misión, Pino Montano, el Cristo de la Corona y La Milagrosa –de diez que tienen el título de penitencia– aspiran a entrar en la nómina oficial de la Semana Santa. A unas les suena bien la música de conformar una nueva jornada el Sábado de Pasión; a otras, no. Resulta difícil de digerir, ciertamente. Pero así fue creciendo nuestra Semana Santa día a día. Del Jueves y Viernes Santo, al Domingo de Ramos y al resto de jornadas. Nada era como lo conocemos cuando todo empezó.

Entiendo que estas hermandades, a las que por cercanía –las distancias de las demás lo hace inviable, salvo en casos como el Viacrucis que este año va a protagonizar el Cautivo de Torreblanca saliendo desde la iglesia de Santa Marina– se podrían sumar Pasión y Muerte y San José Obrero, prefieran a hacerse hueco en el Martes Santo, la tarde del Viernes Santo o el Domingo de Ramos. Pero la creación de una nueva jornada con Carrera Oficial, además de atender sus anhelos sin trastocar otros días, de por sí ya ajustados –y con las hermandades cada vez más cerradas a esta ampliación–, permitirá recaudar más fondos con las sillas, puesto que habrá que pagar más por disfrutar de cortejos pasando ordenadamente ante sus ojos. Ya veremos qué ocurre. No parece lejano.


  • 1