sábado, 22 septiembre 2018
14:31
, última actualización
'El Descuento'

Una portería sin dueño

Las rotaciones de Eduardo Berizzo llegan también a la meta sevillista, que sigue sin un inquilino fijo. Cada partido se convierte en un examen para Rico o Soria

20 nov 2017 / 17:15 h - Actualizado: 21 nov 2017 / 16:26 h.
  • Una portería sin dueño

La situación en la portería del Sevilla sigue sin definirse. Eduardo Berizzo no se decanta por ninguno de los dos guardametas con claridad. Como ya ocurriese durante su estancia en Vigo, el técnico argentino alterna las apariciones de Sergio Rico y David Soria. Éste jugó el importantísimo choque ante el Celta el pasado sábado y aquel lo hará en el también trascendental partido de mañana frente al Liverpool. No suele ser la meta un lugar sin dueño, pues en la gran mayoría de los equipos no hay rotaciones entre los palos. En el Sevilla de Berizzo hay y seguirá habiendo alternancia, sobre todo cuando hay más de una competición en juego. Incluso Unai Emery combinó a Soria y Rico habiendo Liga y Europa League.

Por mucha normalidad que Berizzo intente darle al asunto, no deja de ser una situación extraña que no todos entienden. El primero, el propio Sergio, que aseguró hace unos meses en su visita a El Correo TV estar «picado con la situación, pero no molesto con David». Una rivalidad sana aunque no haga gracia a ninguno de los protagonistas, sobre todo al de Montequinto, que se aleja progresivamente de la Selección española en año de Mundial mientras se acerca Kepa, del Athletic.

Soria, por su parte, ha sabido esperar y después de varias temporadas en el primer equipo pero en el ostracismo ha encontrado cierta regularidad. Llegó a jugar y ganar una final de la Europa League ante el Liverpool (2016) antes de debutar en la Primera División. Y ahora no quiere dejar escapar la oportunidad que Berizzo le brinda. Frente al Celta no cuajó su mejor partido el madrileño, de ahí que los detractores de estas rotaciones clamen más fuerte ahora. Muchos entienden que hubo que esperar mucho a que Sergio Rico cuajara para la élite y que ahora que lo está debería jugar sin discusión. Parece que en estos momentos Berizzo deja a Rico para la Champions y a Soria para la Liga. Tarde o temprano el técnico tendrá que decidir cuál es su portero titular, el de los partidos grandes, el de los momentos clave.

Sergio Rico vive una situación incómoda. La ausencia en las convocatorias de Lopetegui no es el único inconveniente. Una reciente renovación y el aumento de la cláusula de rescisión de su contrato hace tan sólo unos meses dificultaría una salida, que bien podía haberse producido este verano a tenor de las ofertas que su agente manejaba. Liverpool o Milán podrían haber sido su destino si Óscar Arias no lo hubiese renovado. Lo cierto es que juegue quien juegue el debate está en la calle. Se mira con lupa a cualquiera de los dos porteros, un estigma que acompaña a todo aquel que promociona desde los escalafones inferiores. Se avecina un calendario duro para el Sevilla y habrá que ver cómo gestiona la situación el entrenador que, eso sí, al menos ha logrado meter a los dos en el saco. «Es la mejor fórmula para aprovechar a dos buenos porteros», dijo el sábado Berizzo. Cualquier despiste puede costar caro y salpicará también al entrenador. Los dos porteros se la juegan en cada partido.


  • 1