jueves, 18 octubre 2018
20:11
, última actualización
Urbanismo

Las obras de las Naves de Renfe comenzarán en 2019

El Ayuntamiento acaba de licitar el contrato para la rehabilitación del inmueble por 2,5 millones de euros. Está pendiente la adjudicación de los trabajos de eficiencia energética

01 ago 2018 / 13:38 h - Actualizado: 01 ago 2018 / 21:29 h.
  • El inmueble, con protección C, será la sede de Sevilla Futura, un centro de innovación tecnológica. / Jesús Barrera
    El inmueble, con protección C, será la sede de Sevilla Futura, un centro de innovación tecnológica. / Jesús Barrera
  • Urbanismo ha realizado labores de limpieza y desescombro desde el mes de marzo. / Jesús Barrera
    Urbanismo ha realizado labores de limpieza y desescombro desde el mes de marzo. / Jesús Barrera
  • Imagen virtual del aspecto final tras la remodelación de este espacio. / El Correo
    Imagen virtual del aspecto final tras la remodelación de este espacio. / El Correo
  • Imagen virtual del aspecto final tras la remodelación de este espacio. / El Correo
    Imagen virtual del aspecto final tras la remodelación de este espacio. / El Correo
  • Imagen virtual del aspecto final tras la remodelación de este espacio. / El Correo
    Imagen virtual del aspecto final tras la remodelación de este espacio. / El Correo

El proyecto para transformar las antiguas Naves de Renfe de San Jerónimo en la Sevilla Futura, ese proyecto de innovación tecnológica que servirá de «revulsivo» y «conexión del barrio con la ciudad», ya tiene plazos ciertos. El primero de ellos se dio a conocer ayer con la licitación del contrato de rehabilitación y consolidación del inmueble que acumula más de 25 años de abandono.

Los trabajos darán una nueva vida al espacio de casi 5.000 metros cuadrados, que supone «un verdadero agujero urbano», como lo definió la delegada de Relaciones Institucionales, Economía y Comercio, Carmen Castreño, quien detalló las fechas clave para el edificio. El contrato no se adjudicará hasta octubre por lo que la intención municipal es que la intervención comience en el primer semestre de 2019 con idea de que la Sevilla Futura, que tendrá un presupuesto total cofinanciado con fondos europeos de 5 millones, esté en funcionamiento a finales de 2020.

Esta primera fase, que tiene un presupuesto de 2,5 millones y 16 meses de plazo, prevé la mejora de la cimentación, la estructura del edificio así como la intervención en las fachadas de las dos naves. Es decir, el inmueble, que tiene protección C, se recuperará por completo. Así, los 4.800 metros cuadrados con los que cuenta el inmueble se abrirán, como se anunció, por partes. En esta primera intervención una de las naves, la este, quedará diáfana y abierta para uso vecinal. En la oeste se incrustará una edificación de 1.600 metros cuadrados en tres plantas a base de módulos prefabricados con madera y policarbonato, que se fabricará en talleres externos y posteriormente se colocarán en el interior de la nave.

El nuevo edificio, será la sede de la Sevilla Futura que, como se anunció en la presentación del proyecto en el mes de marzo, cuenta ya con 16 empresas y cinco socios de honor (Abengoa, Airbus, Endesa, Cisco, Eticom, Ayesa, Inerco...) que comenzarán a trabajar en el cercano CREA, con la idea de que los proyectos no arranquen desde cero cuando el inmueble esté listo para albergar a este laboratorio smart city. Esta zona del edificio tendrá en la planta baja despachos, almacenes y una sala de exposiciones; la primera planta contendrá el vivero de empresas y un centro de formación, mientras que la tercera albergará una cafetería con vistas al río en la cubierta, «que estará abierta al público», despachos y salas.

Emvisesa será la encargada de dirigir las obras, como ya lo ha sido de la redacción de este proyecto inicial que pretende ser, igualmente, un «ejemplo de innovación energética». Y es que, junto a la obra en el espacio, que se dedicara a la reparación de los trenes en Sevilla, se aplicarán medidas de «última generación» para el ahorro energético. Así, además de la colocación de paneles solares en las cubiertas –en las que se intervendrá en una segunda fase para eliminar el amianto y reforzar las cerchas–, se implantará un sistema de autoconsumo energético, todo ello será gracias a un otro contrato que deberá licitarse por valor de 2 millones y que será cofinanciado (80/20) entre la Agencia Andaluza de la Energía y el Ayuntamiento de Sevilla.

«La remodelación de las Naves de Renfe echa a andar» con la licitación de estas primeras obras, dijo Castreño, quien se refirió al futuro del entorno, de 23.000 metros cuadrados, que también se recuperará. En principio, parte de este espacio, que está previsto como equipamiento en el PGOU, se habilitará como aparcamiento rotatorio temporal, pues la intención municipal es que el proyecto innovador abierto «siga creciendo».

El proyecto de la residencia estudiantil, a final de año

Para completar esa conexión de la ciudad con el barrio de San Jerónimo y atraer a la zona nuevos colectivos en una zona marcada por el envejecimiento de la población, el gobierno local plantea sumar al plan de transformación de las antiguas naves de Renfe el proyecto de levantar una residencia para estudiantes e investigadores en San Jerónimo.

La intención del Ayuntamiento es que estos alojamientos, localizados en el solar entre las naves y el CREA, estén destinados a aquellas personas que desarrollen los proyectos que albergue el futuro espacio abierto de innovación. Y de esta manera, además, «se complementa el objetivo de lograr la reactivación económica y una transformación social de las zonas Norte y Macarena».

El proyecto, que cuenta con una inversión de 225.000 euros también cofinanciados gracias al programa Estrategias de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (DUSI), levantará dos módulos que conformarán la residencia y que ofrecen posibilidades de acabados en interior y exterior. Se trataría de viviendas fácilmente transportables de rápido montaje y desmontaje, que se puedan reutilizar en distintas ubicaciones sin dejar impacto en el paisaje ni generar residuos en ninguna de las fases. Para ello, Emvisesa se encuentra en fase de investigación de los diversos materiales y modelos de construcción sostenible con la idea de registrar patentes. El proyecto, ya redactado, podría estar culminado antes de final de año y saldría a licitación durante los primeros meses de 2019, según aseguró el gerente de Emvisesa, Felipe Castro.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016