sábado, 16 diciembre 2017
00:28
, última actualización
Cantillana

Cantillana expondrá el mosaico en su ubicación

El delegado territorial de Cultura confirma la intervención municipal para poner en valor este yacimiento romano

05 dic 2017 / 19:27 h - Actualizado: 06 dic 2017 / 10:16 h.
  • Las autoridades visitaron ayer el yacimiento romano de Cantillana. / F.J.D.
    Las autoridades visitaron ayer el yacimiento romano de Cantillana. / F.J.D.

El mosaico romano que está siendo exhumado en Cantillana será conservado en su ubicación y será visitable. Así lo confirmaron tanto el delegado territorial de cultura, José Manuel Girela, como la alcaldesa, Ángeles García, en la visita que realizaron este martes al yacimiento para conocer los avances en la prospección. Una pretensión municipal que tras esta visita institucional queda confirmada. Aunque está pendiente del proyecto para su conservación, adecuación y puesta en valor, ya se estudia su financiación, al mismo tiempo que se da continuidad a las obras de sustitución de redes que lo sacaron a la luz.

Girela resaltó que estos restos «tienen que quedarse aquí. No se van a extraer, no van a ir al Museo Arqueológico. Sería desvirtuarlos». Para ello, «lo primordial es conservarlos, evitar expolios y cualquier daño patrimonial», a la vez que «permitir que la obra continúe». Aunque la aparición de este mosaico no ha supuesto la paralización de las obras de sustitución de las redes, al estar incluidas en el PFOEA –antiguo PER– han de cumplir unos plazos.

Acompañados por la diputada de Cohesión Territorial, Asunción Llamas, y técnicos de distintas áreas de las tres administraciones, pudieron admirar el yacimiento y a la vez conocer el desarrollo de la excavación, explicado por José Antonio Valiente, el arqueólogo que ha sacado a la luz esta parte de la Naeva romana.

El pavimento de mosaico, ubicado a unos dos metros bajo el nivel actual de la calle, puede datar del siglo III d. C. Ocupa un área de 3,20 por 4,20 metros aproximadamente. Decorado con fauna marina, destaca por «el gran realismo con el que se plasman los dibujos, muy variados y donde es posible identificar muchas especies», reseñó ayer el arqueólogo. En una ubicación un tanto escorada, el identificado como pozo, de 6 metros de profundidad, «es un elemento singular, que haría de fuente imaginamos que con una tapa con una escultura». Un sumidero tallado de mármol parece indicar también la existencia de «un sistema para dar salida al agua y de recogida, posiblemente en un aljibe inferior, para poder reutilizarla».

De «posible influencia helenística» el yacimiento muestra dos fases constructivas distintas. Una primera, donde el mosaico «podría ser de un impluvium de una domus romana reconvertida en una segunda época para el uso hidráulico, lo que hace pensar que en un momento de decadencia cambia el uso residencial por uso público», quizás como parte de un complejo termal, hipótesis que aún no ha podido ser confirmada. De esta segunda fase datan las ocho columnas que lo circundan y «una nueva estancia con un segundo mosaico más tardío que ha empezado a aparecer».

La excavación continuará hasta su completa exhumación. Tras lo tratado en esta visita por los responsables políticos y técnicos, todo parece indicar que el mosaico será cubierto temporalmente, a la vez que se realizarán catas para determinar las dimensiones del edificio en cuestión. Podrán continuar así las obras y posteriormente, «cuando el Ayuntamiento redacte el proyecto, y gracias a las catas puedan fijarse las dimensiones del yacimiento, podrá procederse a su puesta en valor», adelantó el delegado.

Valiente corroboró la viabilidad de mantener el yacimiento en su ubicación, poniéndolo además en relación con «elementos arquitectónicos en los cimientos del edificio anexo, de propiedad municipal, los restos de muralla islámica o elementos arquitectónicos en el enclave, que podrían articular el discurso histórico completo».

Nada hay en firme aún sobre cómo se hará. Junto con las acciones pertinentes para su restauración y conservación, habría que dotarlo de medidas de protección y seguridad, tanto para los restos como para las edificios colindantes, además de iluminación y accesos. Para ello, el Ayuntamiento «está buscando financiación externa, tanto pública como privada». El delegado incluso apuntó que «a través de las universidades, con fondos Feder o planes de la Diputación provincial» podría financiarse este ambicioso proyecto.

«La pregunta que más se plantea en estos días ya tiene respuesta. El mosaico se queda aquí», afirmó la alcaldesa. «Queda por delante un trabajo inmenso, pero con la ilusión y la pasión que transmite el pueblo y que yo misma tengo vamos a conseguirlo». Porque ante todo «es una oportunidad para Cantillana», pues este mosaico ha conseguido «fijar la atención del mundo en nuestro pueblo, gracias a difusión por las redes sociales».

Muchos han sido «los arqueólogos y estudiosos de diversa procedencia que se han interesado». Para ellos, alumnado de los colegios y el instituto y toda la población se llevarán a cabo visitas guiadas por el propio arqueólogo desde el 11 al 17 de diciembre.

«Es primordial que los vecinos conozcan lo que aquí tienen», aseguró Girela, quien además señaló que «para expandir los flujos turísticos a la provincia es muy importante que piezas como estas confieran un valor añadido. Más aún cuando el ayuntamiento está trabajando la apuesta por combinar cultura y turismo».


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016