miércoles, 17 julio 2019
15:47
, última actualización

Comienzan las movilizaciones para exigir un nuevo colegio en Gerena

La plataforma Gerena por un cole nuevo solicita mejoras urgentes en el centro como paso previo a la construcción del nuevo edificio, pendiente desde 2007

18 abr 2018 / 22:31 h - Actualizado: 19 abr 2018 / 07:24 h.
  • Vecinos de Gerena se manifestaron ayer ante las puertas del centro para exigir un nuevo edificio. / F. J. D.
    Vecinos de Gerena se manifestaron ayer ante las puertas del centro para exigir un nuevo edificio. / F. J. D.

TAGS:

La entrada del alumnado del colegio Fernando Feliú de Gerena se ha teñido este miércoles del verde de la plataforma Gerena por un cole nuevo, en una concentración que reclama la solución de los problemas que presenta el centro, así como la construcción de un nuevo colegio. Se da inicio así a un calendario de movilizaciones para exigir que sus reivindicaciones se hagan efectivas.

Esta concentración se ha realizado cuando se cumple un año de la presentación ante la Delegación provincial de Educación de más de 7.000 firmas solicitando las mismas mejoras que se continúan reclamando. Ante la falta de respuesta y de medidas concretas, la comunidad educativa ha decidido organizarse para ejercer cuantas acciones sean necesarias.

Luciendo camisetas verdes, los integrantes de la Plataforma llevaron a cabo una concentración informativa en los accesos de los tres edificios en los que se divide el colegio a la hora del inicio de las clases. El objetivo era seguir haciendo visibles las carencias y animar a la población a exigir lo que sus hijos requieren. Para ello se repartió un documento relacionando los problemas que acucian al centro y lo que se solicita.

«Objetivamente, cada vez tenemos más problemas y ninguna solución», explica Juan José Canelo, uno de los portavoces de la plataforma. «Se han acabado asumiendo, hay resignación y normalización en creer que esto es así. Queremos hacer ver que no pedimos nada extraordinario, sino lo necesario».

En 2007 se anunció la construcción del nuevo colegio, lo que pondría fin a cuatro décadas de uso de un edificio creado por el plan de urgencia –el conocido como PUA, del año 1973–, que posteriormente fue ampliado con otros dos edificios separados físicamente. El proyecto quedó parado y el colegio ha ido acumulando deficiencias, algunas de considerable gravedad y que repercuten en el alumnado.

La construcción del nuevo centro escolar es el objetivo. Pero como es un proceso que se viene dilatando, es necesario intervenir en el actual mientras que el proyecto se ejecuta. Además de estar dividido faltan salidas de emergencias, no hay un plan de seguridad adecuado; la instalación eléctrica es antigua e insuficiente, hay filtraciones y goteras, faltan zonas verdes y de sombra, no hay gimnasio ni pistas deportivas adecuadas. Se ha constatado la presencia de amianto, que comenzó a retirarse y no ha continuado. «Hemos pedido información y el colegio de Gerena aparece sin fecha de obra ni estado. No sabemos en qué fase está ni cuándo se va a continuar». Con todo ello, además el centro está sobredimensionado, con una ratio elevada de alumnos por aula.

En el uso diario se dan más problemas. «Hay aulas que están dentro de otras. Ello supone que la entrada o salida de profesores, o de los propios niños para ir al servicio, interrumpa la marcha de la otra clase. Todo es una merma en la calidad de la educación», explica Raquel Melero, integrante de la plataforma. «Además, en un simulacro de incendio que se hizo recientemente, el grupo de un aula que está dentro de otra no lo escuchó y no salió. ¿Qué hubiera pasado si hubiera sido un incendio real?». La seguridad preocupa porque no se cumple en muchos aspectos: «En la entrada de la biblioteca hay un cuadro eléctrico, no tiene salida de evacuación y las ventanas no tienen rejas abatibles».

«Obviando problemas como el amianto o que las clases se mojan, hay tres edificios en tres puntos distintos. Yo tengo que dejar a un hijo en uno y desplazarme a dejar a otro. Solo ese hecho hace necesaria la construcción de un nuevo centro», argumenta Carmen Canady, presidenta del AMPA.

«Hemos hecho concentraciones, presentado escritos en Delegación, en la Consejería y en el Ayuntamiento, y no se consigue nada», señala. «Hemos agotado todas las vías, llevamos años esperando y no hay respuestas por escrito, se hacen promesas que no se materializan. Por eso entendemos que tenemos que movernos. Vamos a reunirnos también con el profesorado, para ofrecerles nuestro apoyo y ver su disposición a realizar movilizaciones», añade Canelo.

La plataforma viene a reforzar el trabajo realizado por la asociación de padres y madres. Constituida en marzo, el 12 de abril se convocó una asamblea informativa a la que también asistieron el alcalde, miembros del equipo de gobierno y representante de los partidos de la oposición, mostrando su apoyo para conseguir juntos un fin que beneficia a todo el pueblo.

Más de 200 personas se integran ya en ella. Como forma de sumar apoyos a sus reclamaciones, la Plataforma va a mantener encuentros con los grupos del Parlamento de Andalucía, a fin de que hagan llegar la situación real y la urgencia que reviste el asunto a la Consejera de Cultura. Con la fuerza y el respaldo de las familias de Gerena, en una asamblea abierta se va a organizar un calendario de acciones y movilizaciones, siendo la próxima concentración prevista ante la Consejería de Educación y la delegación provincial de Sevilla en el mes de mayo.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016