viernes, 24 febrero 2017
23:37
, última actualización

Detenido en Carmona un fugitivo holandés por estafar a empresas y particulares

Se había fugado de Holanda y le constaba una Orden Europea de Detención y Entrega emitida por ese país por delitos económicos y financieros

11 ene 2017 / 14:39 h - Actualizado: 11 ene 2017 / 14:40 h.
  • Detenido en Carmona un fugitivo holandés por estafar a empresas y particulares

Agentes de la Policía Nacional han detenido en un chalet de la localidad sevillana de Carmona a un fugitivo holandés de 38 años de edad considerado por la Policía de los Países Bajos como un «gran estafador» y cuyas víctimas eran tanto empresas como particulares.

En un comunicado de prensa, la Policía ha informado de que al detenido, que ha sido localizado y detenido en un chalet de Carmona donde se ocultaba junto con su mujer, sus tres hijos y sus padres, le constaba una Orden Europea de Detención y Entrega emitida por las autoridades holandesas desde 2015 por delitos económicos y financieros.

La investigación se inició en el mes de octubre del año pasado, cuando la Policía española tuvo conocimiento a través de los canales comunes europeos para la cooperación policial de la denuncia por desaparición de un matrimonio de 69 y 73 años de origen holandés.

La Policía holandesa pensaba que podían encontrarse en España junto con su hijo, un conocido estafador huido de las autoridades holandesas desde el año 2015, teniendo como indicio una visita médica de su madre en un hospital de Sevilla, centrándose así la investigación en la capital hispalense.

Por todo ello, los agentes comenzaron las diligencias policiales con el objetivo de localizar a este matrimonio y detener al reclamado.

Todas las diligencias practicadas dieron como resultado la localización de una casa, ubicada en Carmona, donde podía estar viviendo el fugitivo con su mujer e hijos y dos personas mayores, que pudieran ser sus padres.

Las labores de investigación en torno a esta vivienda, muy extensa y aislada del resto del pueblo, con dos puertas de salida y entrada, consistieron en dispositivos discretos de vigilancia durante varios días, con la finalidad de averiguar el número y la identidad de todos los moradores de la casa.

Una vez todos identificados y localizados y ante la certeza de que el fugitivo se encontraba en el interior de la vivienda, la Policía decidió entrar y detenerlo, encontrando allí a su esposa junto a sus dos hijos menores de edad y un bebé recién nacido del que no se tenía constancia, así como a sus padres, todos en buen estado de salud.

La investigación policial llevada a cabo por el grupo de Homicidios de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Sevilla culminó con la entrega del fugitivo a las autoridades holandesas, que han agradecido la eficacia de la Policía Nacional tanto por haber localizado al fugitivo como por haber dado respuesta a todas las incógnitas que se presentaban respecto a su familia, que ya se encuentra en Holanda.


  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016