jueves, 23 noviembre 2017
10:38
, última actualización

El Alcázar de Arriba abrirá en septiembre

Tras diez años en obras, el recinto será visitable. El recorrido culminará en lo más alto de Los Alcores: la Torre de la Pólvora

08 may 2017 / 07:00 h - Actualizado: 08 may 2017 / 07:00 h.
  • José Luis Olmedo, director general, en las instalaciones de Estepa, modernizadas en 2010. / El Correo
    José Luis Olmedo, director general, en las instalaciones de Estepa, modernizadas en 2010. / El Correo
  • El Alcázar de Arriba abrirá en septiembre
  • El Alcázar de Arriba abrirá en septiembre
  • El Alcázar de Arriba abrirá en septiembre
  • El Alcázar de Arriba abrirá en septiembre

Es retrotraerse a siglos pasados, sumergirse en el tiempo, navegar por épocas de esplendor. Es adentrarse en un pasado que se ha mantenido oculto durante décadas, siglos, de espaldas a la ciudadanía. Sin embargo, en septiembre de este mismo año, el impresionante Alcázar del Rey Don Pedro I, atalaya de la comarca de Los Alcores a casi 300 metros sobre el nivel del mar, abrirá sus puertas al público por primera vez.

Una noticia histórica para la turística ciudad, que prevé aumentar su oferta con una visita que dejará la boca abierta a propios y extraños. La gran mayoría de sus casi 30.000 vecinos no conocen el interior de la que fue residencia del citado rey castellano, pero morada de almohades y, milenios atrás, turdetanos.

No ha sido una labor sencilla. Todo comenzó en 2007 cuando se revierten los terrenos, propiedad de Paradores hasta entonces, al Ayuntamiento de Carmona. Todas las corporaciones, desde entonces y anteriormente, han buscado abrir sus puertas. Una década después de aquella permuta, el sueño se hará realidad.

Del desarrollo de las obras y cómo será el itinerario que el visitante podrá realizar a partir de septiembre se han prestado a dar un avance el director de la obra, perteneciente a la empresa Sodecar, Juan Mesa; el director comercial de la empresa constructora Fonsan, Jesús Pastor; el encargado de la obra, Francisco Javier Ginés; y los arqueólogos Elisabet Conlin y Juan Manuel Román.

Mesa indicaba que «el gran escollo que sufría el Alcázar de Arriba era problemas de gestión y mantenimiento que una superficie tan grande generaba a Paradores. Esto hizo que el edificio histórico quedara en el olvido, pasto de las malas hierbas y los escombros». Cuando en 2007 pasa a manos municipales, se trató de recuperar en varias fases: «Una vez el Ayuntamiento gestiona el bien, nos vimos en la necesidad de realizar una fuerte inversión para recuperarlo, inversión que el Consistorio por sí solo no podía afrontar. Gracias al 1,5 por ciento cultural del Ministerio de Fomento, van llegando cantidades de dinero a cuentagotas que nos han hecho gestionar los recursos para su apertura». «Cuando se realizan las primeras inversiones, entras en el edificio con el desconocimiento de qué vas a encontrarte en un Alcázar que se remonta al siglo IX, pero en el que anteriormente estuvieron romanos o turdetanos. Justo después de esa primera fase de estudio y conocimiento casi total del bien, pasamos a la conservación de los elementos históricamente importantes. Y actualmente, tras diez años de estudio y conservación, pasamos a la musealización del mismo», añade.

Es consciente que a veces, las primeras inversiones, para la ciudadanía, no tienen un gran impacto: «las dos primeras fases fueron muy poco visuales para cualquier visitante o vecino. Es ahora, con la restauración de varias zonas cuando se va viendo algo de color, pero en septiembre y tras 1,2 millones de euros de inversión, las personas valorarán tantos años de espera».

Pero, ¿cómo será el itinerario? La entrada al recinto se encuentra entre el cuerpo de guardia de la segunda puerta de entrada y la denominada Torre de la Pólvora, en la que se está construyendo una escalera para subir al punto más alto de la comarca: 264 metros de altura y unas vistas hacia toda la ciudad, la esplendorosa Vega del Corbones, la Sierra Norte e incluso la cornisa del Aljarafe, así como las estribaciones de la Sierra de Yeguas al sur.

Nada más entrar, un nuevo centro de recepción de visitantes construido en acero corten dará la bienvenida y situará históricamente al turista. Una plataforma sobre la barbacana descubierta en las excavaciones previas dará acceso al gran patio interior desde donde se podrá contemplar todo el recinto, las ruinas del antiguo palacio del rey don Pedro I, así como restos de murallas y lienzos de época califal (siglo IX) y almohade (XII-XIII), según indica el arqueólogo Juan Manuel Román. Tras la subida a la Torre Mayor o de la Pólvora, el visitante podrá recorrer la muralla por fuera y llegar hasta el Cubete, singular bastión defensivo de época de los Reyes Católicos. En definitiva, y tal como comentaba la arqueóloga Elisabet Conlin, «La apertura del Alcázar de Arriba supondrá una apertura del mismo a su territorio». Una visita que merecerá la pena.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016