jueves, 20 junio 2019
11:26
, última actualización

El cementerio de La Rinconada será gestionado definitivamente por el Ayuntamiento

Se ha rescindido la cesión realizada en julio a una funeraria privada como exigían Ayuntamiento y vecinos, pasando el consistorio a hacerse cargo de las instalaciones

02 feb 2019 / 08:57 h - Actualizado: 02 feb 2019 / 11:00 h.
  • El cementerio de La Rinconada será gestionado definitivamente por el Ayuntamiento

El cementerio La Rinconada será gestionado por el Ayuntamiento de manera indefinida desde el día 1 de febrero. Se revoca así al cesión que la parroquia, titular del camposanto, realizó el pasado verano a favor de una funeraria privada. Las gestiones realizadas desde el consistorio y la presión vecinal - contrarios a la privatización - han conseguido que el cementerio tenga gestión municipal, como ya ocurre con el del núcleo de San José de la Rinconada.

Un acuerdo ventajoso ratificado por unanimidad del Pleno

El acuerdo ha sido suscrito por el Ayuntamiento, el Arzobispado y la empresa a la que fue cedida la gestión. La funeraria recibirá una indemnización por parte del consistorio que asciende a 55.000 euros, de los cuales 29.600 corresponden a los gastos generados desde que se hiciera cargo del cementerio - desde el 1 de julio del pasado año hasta el día 1 de febrero -, y los 25.400 euros restantes se abonan en concepto del valor del lucro cesante.

Se trata de "un acuerdo ventajoso que cuenta con el informe favorable de nuestros servicios jurídicos y de intervención", ha explicado José Manuel Romero, concejal de vía pública. El acuerdo ha sido además aprobado por unanimidad en sesión plenaria. Gracias a este nuevo convenio para su gestión, el Ayuntamiento "garantiza un servicio público, con un precio regulado por tasas municipales”, como viene haciendo en el otro camposanto de la localidad.

Una cuestión de "absoluta prioridad"

Así, desde este viernes el Ayuntamiento ha asumido la gestión de las instalaciones. "Era cuestión de sentimientos, de nostalgia y de absoluta prioridad", ha señalado el alcalde rinconero, Javier Fernández, tras la conclusión positiva de las gestiones. Un proceso en el que se venía trabajando desde hace una década sin llegar a acuerdo, y que se intensificó desde el pasado verano para revertir la privatización del camposanto.

Antes de la cesión a la empresa, el Ayuntamiento trabajaba en un plan de inversión para llevar a cabo las reformas necesarias y la ampliación de la que las instalaciones estaban necesitadas. Tras hacerse con su gestión, el alcalde ha asegurado que "ya trabajamos en un proyecto para dotar al campo santo de unos mínimos e iremos mejorándolo hasta dotarlo de los mismos servicios e infraestructuras que ya tiene el de San José”.

El cementerio de La Rinconada será gestionado definitivamente por el Ayuntamiento

De titularidad parroquial, fue cedido por sorpresa a una funeraria

El cementerio Nuestra Señora de los Dolores fue erigido en 1965 y donado a la Parroquia, quien ejerce como titular del mismo, fue el Arzobispado en su nombre el que realizó su cesión para ser gestionado por una funeraria con sede en Coria del Río. Una cesión que entró en vigor el día 1 de julio del pasado año a pesar de la oposición de los vecinos y del propio Ayuntamiento.

Las instalaciones, según referían entonces los propios vecinos, se encontraban "en mal estado y sin gestionar", y donde "el único mantenimiento que se realiza lo hace el Ayuntamiento". De forma sorpresiva el párroco informó de la cesión "a título gratuito y de manera definitiva e irrevocable, hasta su clausura definitiva". Construido por el pueblo, los vecinos no entendían como "algo suyo" les era arrebatado de tal forma. Ello provocó una oleada de rechazo por el "agravio comparativo" con el otro cementerio de la localidad, de titularidad y gestión municipal, así como por el desconocimiento total de las condiciones y tarifas que serían aplicados.

El Ayuntamiento y los vecinos reclamaban la gestión municipal

Desde ese momento el Ayuntamiento inició los contactos con el Arzobispado para conocer los términos del acuerdo, así como ofrecerse para asumir la gestión. Por su parte, los vecinos organizaron una recogida de firmas - con "más de 2.000 reunidas en tres días" - y convocaron una concentración pública para mostrar su rechazo a la privatización del cementerio. "Con nuestros muertos ni se juega ni se negocia", comentaban entonces. Reclamaban un servicio público y con las mismas condiciones que en el de San José. Desde entonces una pancarta en la calle Manuel de Rodas, una de las arterias comerciales de la localidad, con la leyenda "Cementerio Parroquial Privatización No" ha sido el indicador que ha mantenido la movilización y la oposición de los vecinos.

El Arzobispado aseguró entonces, a través de un comunicado, que la cesión a manos privadas se llevó a cabo "ante la falta de respuesta por parte del Ayuntamiento". En una reunión a la que fueron convocados los vecinos, el alcalde incidió en que "el Ayuntamiento nunca se ha desentendido. Cada vez que ha habido una inversión en el cementerio ha estado el Ayuntamiento detrás", y que del mismo modo "nunca se hizo al Ayuntamiento la oferta que se le ha hecho a la empresa". Aún así, en todo momento, el primer edil quiso dejar claro que no se trataba de "un enfrentamiento del Ayuntamiento con la Iglesia", y que se seguiría trabajando para rescindir el convenio realizado y encomendar la gestión al consistorio, como además pedían los vecinos.

Pese a todo, tras ocho meses de gestiones "después de un recorrido largo y no exento de dificultades", las negociaciones han llegado a buen puerto y el Ayuntamiento pasará a gestionar el camposanto. Un acuerdo en el que la primera adjudicataria ahora cesante y el Arzobispado "han entendido que el sentimiento vecinal debía prevalecer por encima de todo”, ha apostillado el alcalde.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016