martes, 18 diciembre 2018
00:31
, última actualización

El militar no se mueve de Utrera

Aunque el pleno aprobó hace cuatro años el cambio de nombre, el monolito de Muñoz Grande sigue presente incumpliendo la ley de memoria histórica

16 abr 2018 / 07:38 h - Actualizado: 16 abr 2018 / 07:38 h.
  • El monolito en la ahora barriada Juan Carlos I sigue en el mismo sitio en el que se colocó hace seis décadas. / V.C.
    El monolito en la ahora barriada Juan Carlos I sigue en el mismo sitio en el que se colocó hace seis décadas. / V.C.
  • Uno de los bloques de pisos de la barriada utrerana. / V.C.
    Uno de los bloques de pisos de la barriada utrerana. / V.C.

Todavía queda mucho por caminar para hacer cumplir la ley de la Memoria Histórica y la Junta, de hecho, ya ha otorgado un plazo de un año para eliminar los símbolos franquistas de Andalucía. En esta terna se encuentra Utrera, donde varias formaciones políticas y colectivos llevan tiempo reclamando la retirada de algunas placas que aún se conservan y se borren del callejero las calles con nombres de personajes vinculados política o militarmente con el franquismo.

Coca de la Piñera, García Morato, Alfonso de Orleans, Utrera Molina o Blas Piñar siguen en calles, placas e calles o incluso nombre de colegios utreranos. Pero de todos, el que más ha reabierto el debate –y las heridas– es el del general Agustín Muñoz Grande, que da nombre a una barriada con varios bloques de pisos desde mediados de los años 60 hasta el 12 de junio de 2014. Ahí, el pleno, entonces presidido por el andalucista Francisco Jiménez, aprobó con el solo voto en contra del edil de IU el cambio de nombre a barriada Juan Carlos I. En dicho pleno, celebrado hace casi cuatro años, se aprobó no sólo el cambio de nombre, sino también la retirada del azulejo del monolito con el nombre del militar franquista que se encuentra en dicha barriada. Esa segunda parte del acuerdo aún no se ha cumplido y dicho monolito sigue en el mismo sitio en el que se colocó hace seis décadas, un lugar hoy de mucho tránsito peatonal y vehículos al encontrarse en un radio de apenas 100 metros hasta tres colegios públicos, además de todos los bloques de pisos de la propia barriada.

Podemos Utrera ha sido la formación que ha reactivado tal petición al recordar al actual gobierno de Utrera, formado por PSOE e IU , que debe cumplir la ley de la Memoria Histórica ya que el «mantener estos símbolos ofende a la mayoría de los demócratas, sin importar su ideología». Según la formación morada, «la permanencia de esos símbolos supone una grave ofensa para cualquier persona que se diga defensora de la libertad, es una ofensa para todas las personas que lucharon y luchan contra el fascismo, para aquellas a las que ha arrebatado la vida y para aquellas que sufrieron y sufren su represión.

Más incisivos en sus peticiones es el foro Construyendo ReDpública de Utrera, que exige el cumplimiento inmediato de esta ley en todos sus términos y con todos los símbolos placas y nombres en el callejero o colegios como es el caso de los colegios existentes en la barriada Los Militares a nombre de Alfonso de Orleans y en la barriada de Coca de la Piñera con este nombre.

De su parte, el portavoz del gobierno municipal, Francisco Campanario, aclaró que «se va a cumplir rigurosamente y bajo criterios de profesionalidad, las leyes autonómica y nacional de Memoria Democrática». Y, en el caso concreto de la barriada, quiso resaltar que con este gobierno «hemos avanzado en memoria democrática más que ningún gobierno en la localidad», como se ha hecho hasta ahora en el caso del cementerio municipal de Utrera con la localización de la fosa común e identificación y exhumación de una veintena de cadáveres.

Campanario recuerda que «la gran mayoría de las vías y espacios públicos relacionados con el régimen franquista se anularon en el primer mandato democrático». No obstante, la Comisión de Memoria Histórica, formada por expertos y que se convocará próximamente, decidirá qué tiene que hacer el Ayuntamiento para dar cumplimiento a las leyes que reconocen y amplían los derechos a aquellos que sufrieron la represión franquista.

Al margen del debate que se ha generado en la ciudad, los vecinos de Muñoz Grande, en su mayoría personas mayores, le restan importancia y aseguran que cambien o no el rótulo de su barriada «nosotros seguiremos siendo vecinos de Muñoz Grandes». Uno de estos vecinos, que quiso permanecer en el anonimato, explicó que hace cuatro años ya le cambiaron el nombre a la barriada y «todos siguen llamándola Muñoz Grande». Es más, «cuando algunas personas han preguntado por la barriada Juan Carlos I casi nadie de Utrera ha sabido decir donde estamos».

Sobre el azulejo del monolito con el nombre de Muñoz Grande, aunque hay opiniones dispares, la mayoría considera que, independientemente de sea acertado o no, cumpla o no cumpla la ley «con seis décadas en este lugar, forma ya parte de nuestras vidas» por lo que consideran que debería conservarse.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016