lunes, 19 noviembre 2018
05:17
, última actualización
Écija

El Plan Écija necesita 53 millones para evitar restricciones a corto plazo

Las conducciones se han quedado obsoletas. En la zona no se pueden instalar empresas

13 ago 2017 / 21:00 h - Actualizado: 14 ago 2017 / 10:37 h.
  • Instalaciones del Plan Écija. / El Correo
    Instalaciones del Plan Écija. / El Correo

El Consorcio de Aguas del Plan Écija, que abastece a 220.000 habitantes de los municipios de Écija, La Luisiana, Cañada Rosal, Fuentes de Andalucía, La Campana, Marchena, Paradas, Arahal, Morón de la Frontera, Lantejuela, Osuna, La Puebla de Cazalla, El Rubio, Marinaleda, Herrera e Isla Redonda-La Aceña recibe agua de los pantanos El Retortillo y Bembézar, dos embalses que tienen agua en cantidad y de calidad. El problema con el que se ha topado esta entidad es que parte de sus infraestructuras están obsoletas y se tienen que modernizar para que en un futuro cercano –no más de cuatro años– no se tengan que imponer restricciones en parte de los municipios que están integrados en este consorcio.

A este problema se une, según se lamenta el gerente de la Agencia de Régimen Especial Ciclo Integral de Aguas del Retortillo (Areciar) –empresa pública del Plan Écija–, Ignacio Freire, que en las localidades que se abastecen de la entidad no se pueden instalar empresas que necesiten mucha agua para su producción, porque no se las puede garantizar el suministro.

Esta situación se debe a que las conducciones del ramal oriental, que une los municipios de Écija y Osuna, y que suministran agua a El Rubio, Herrera, Marinaleda, Lantejuela, La Puebla de Cazalla e Isla Redonda –unos 80.000 habitantes–, además de llevar agua en alta a las localidades del Consorcio de la Sierra Sur –El Saucejo, Los Corrales, Martín de la Jara, Villanueva de San Juan, La Roda de Andalucía y Algámitas–, se han quedado antiguas. Tienen muy poco diámetro.

Freire explica que el presupuesto de licitación de esta obra ronda los 36 millones, pero aclara que también es imprescindible ampliar la Estación de Tratamiento de Aguas Residuales (ETAP) del Plan Écija, una obra que está presupuestada en 17 millones de euros.

El gerente de Areciar aclara que los trabajos de la ETAP se podrían realizar en dos fases, «pero como mínimo para la primera se requieren 10 millones de euros, a los que hay que añadir los otros 36 millones de las conducciones, un dinero que el Plan Écija no tiene».

Freire manifiesta que la presidenta del Plan Écija y alcaldesa de Osuna, Rosario Andújar (PSOE), está haciendo gestiones para encontrar apoyos para modernizar las infraestructuras, unas obras que, según recalca, no se deben demorar, «porque son unos trabajos que tendrán una duración de dos años o dos años y medio, si todo va bien». Este técnico insiste en que van ya con el tiempo justo, porque en un plazo de cuatro años se podrían ver obligados a imponer restricciones por falta de capacidad de las conducciones.

De hecho, admite que en la actualidad este ramal oriental, que consta de 115 kilómetros de conducciones, sufre pérdidas de agua, sobrecostes de explotación y averías frecuentes que implican que se produzcan cortes en el suministro.

La obra de modernización consistiría en sustituir las tuberías de fibrocemento por otras de fundición dúctil en uno tramos y de PVC orientado en otras. Además, se construirían tres nuevos depósitos con capacidad conjunta de 20.600 metros cúbicos y dos nuevas estaciones de bombeo, una en Écija y otra en Herrera, y se acondicionaría la que ya hay en Osuna.

El problema con el que se está topando esta entidad para buscar financiación es la nueva normativa de la Unión Europea (UE), que ahora no da ayudas para obra hidráulica, aunque, según remarca Freire, la UE sí da ayudas para la cohesión territorial, «pero qué mejor cohesión territorial que llevar agua a zonas donde escasea, porque el agua es imprescindible para su desarrollo», recalca el gerente de Areciar.

De hecho, recuerda que para el ramal occidental, que supuso una inversión de unos 45 millones de euros, la Unión Europea dio a fondo perdido 26 millones, y el resto se ha podido financiar para pagar en 40 años.

Estas obras del ramal occidental –98 kilómetros de canalizaciones, cuatro estaciones de bombeo, seis nuevos depósitos y la rehabilitación de otros dos depósitos–, benefician a una población de 125.000 habitantes de Écija, Osuna, Marchena, Morón de la Frontera, La Campana, Arahal, La Luisiana, La Puebla de Cazalla, Fuentes de Andalucía, Paradas y Cañada Rosal.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016