viernes, 19 julio 2019
22:29
, última actualización

El pueblo más pobre de España no lo parece

Ni Ayuntamiento ni vecinos parecen encontrar explicación al estudio del INE que sitúa a Los Palacios y Villafranca como el segundo con menor renta por habitante de todo el país

Álvaro Romero @aromerobernal1 /
17 jun 2018 / 23:03 h - Actualizado: 17 jun 2018 / 23:04 h.
  • La agricultura es uno de los motores económicos de Los Palacios y Villafranca. / El Correo
    La agricultura es uno de los motores económicos de Los Palacios y Villafranca. / El Correo

En plena explosión de la primavera de veras, con los romeros recién vueltos de El Rocío, las veladas festivas llenas, como los bares, y el Ayuntamiento en constante complicidad con los restaurantes para promocionar la marca Los Palacios y Villafranca, destino gastronómico, los últimos datos sobre indicadores urbanos que recopila y publica el Instituto Nacional de Estadística (INE) para el proyecto europeo Urban Audit que sitúan al pueblo del tomate como el segundo de todo el país con menor renta por habitante –solo superado por Níjar (Almería)– han chocado. Y bastante. Pero los datos son los datos. Según este estudio, la sexta localidad sevillana por población (38.300 habitantes), gobernado con mayoría absoluta por Juan Manuel Valle (IU), es el segundo municipio de más de 20.000 vecinos con una menor renta neta por habitante de toda España.

En concreto, la renta neta media anual por habitante se sitúa aquí en 6.317 euros por vecino, a años luz de los 23.861 de Pozuelo de Alarcón (Madrid), a la cabeza. El regidor palaciego, de entrada, ha rechazado el dato con el matiz de que «desconocemos los parámetros que han tenido en cuenta, pero no se corresponden con lo publicado hasta ahora con fuentes del INE, y hay una diferencia brutal, con lo que debe de haber parámetros que se omiten». Muchos vecinos, al enterarse del dato, sonríen con esa ironía que mezcla la desconfianza en los parámetros oficiales y la picaresca de la economía sumergida.

Pero la economía sumergida no es exclusiva de este pueblo del Bajo Guadalquivir. De modo que los matices existen. En primer lugar, los datos a los que hace referencia el alcalde eran de renta bruta y no de renta neta. Y la diferencia es palpable para todos, porque, en efecto, los últimos datos de renta bruta conocidos, los de 2014, arrojaban 15.900 euros por palaciego, dato que, por cierto, ya situaba al municipio más próximo a la cola de los 12.600 euros de Marinaleda (y otros de la Sierra Sur) que a los 31.800 de Tomares (y otros del Aljarafe), en el contexto provincial. Pero es que, además, en esos datos de renta bruta se comparaban a los municipios de más de mil habitantes, es decir, casi todos, mientras que en el nuevo estudio de renta neta se focalizan exclusivamente los de más de 20.000. Así que el reciente estudio, uno de los más completos y que busca comparar la calidad de vida en distintas áreas urbanas de la Unión Europea, estrecha el cerco para señalar qué dinero le queda de veras al vecino de municipios relativamente grandes. Y en Sevilla, de sus 105 municipios, solo 17 tienen más de 20.000 habitantes. De modo que es en ese grupo donde Los Palacios y Villafranca no sale favorecido. Al menos en la foto oficial.

El alcalde, con todo, se resiste a los números. «Solo en el último año se han dado de alta más de 70 jóvenes agricultores que han recibido ayuda de la Junta; la superficie de invernaderos y explotaciones sigue creciendo; el número de licencias de obras y el importe de las inversiones siguen subiendo; y el paro ha bajado en más de 2.000 personas desde la crisis, y todos son indicadores muy claros que no se corresponden con eso de que seamos el pueblo más pobre de España», protesta.

La teniente de alcalde, Carmen María Molina, a la sazón concejala de Servicios Sociales, reconoce que «la presión no es la misma que en 2013, cuando se demandaban muchas ayudas, y sobre todo trabajo» e insiste en que «ahora, en los programas de empleo hay más renuncias que en otras ediciones, pues parece que se empieza a mover un poco más el empleo». Sin embargo, Molina reconoce que «hay mucha gente aún con dificultades para acceder al trabajo», y recuerda que «en nuestro banco de alimentos hay en torno a 710 personas beneficiarias, aparte de las que reciben ayudas económicas con el mismo fin, que son otras tantas».

La responsable de Cáritas en una de las tres parroquias, la del Sagrado Corazón, Carmen Rosado, insiste en que «ahora asistimos a 80 familias, pero en los años de la crisis eran más del doble, y había cola». No obstante, recuerda que en las otras dos parroquias la situación es peor: «En la de El Buen Pastor porque hay familias jóvenes con hijos y en paro, y en la de Santa María la Blanca porque atienden a los barrios más marginados». El párroco de esta última, Diego Pérez, también se sorprende con el estudio: «Aquí no hay esa sensación de desigualdad y diferencia que sí he visto en otros pueblos como Carmona, donde estuve 14 años», señala, ajeno a esa filosofía histórica local del manchón, el pequeño trozo de tierra del que dispone la mayoría de los palaciegos, en una economía agraria diametralmente opuesta al latifundio.

Con todo, el informe estadístico del Urban Audit ha sacudido la opinión pública, si bien han sido los políticos quienes más han tratado el asunto desde las redes sociales. «Qué pena me da mi pueblo. Y encima con los impuestos más altos de nuestra historia», comentaba el concejal del PP Rafa Ruiz al conocer el impactante titular. «A esto nos ha llevado el gobierno comunista», apuntillaba Emilio García, edil del PA. Por su parte, el recién designado como candidato del PSOE a la Alcaldía palaciega, Juan Diego Valverde, expuso su incomprensión por el hecho de que «un pueblo de más de 38.000 habitantes esté en esa situación», cuando podría estar en una posición bien distinta «si de verdad el interés fuera hacer del pueblo un entorno próspero y de crecimiento económico». «Porque mimbres, los hay, y muchos», concluyó.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016