viernes, 24 noviembre 2017
01:23
, última actualización
Paradas

El ‘spinner’ llega a las aulas para enseñar

Un profesor de Paradas ha decidido utilizar para sus clases en un colegio de Marchena el juego de moda entre los niños

05 jun 2017 / 22:15 h - Actualizado: 06 jun 2017 / 13:00 h.
  • El profesor Manuel Sánchez posa con varios ‘spinner’. / Fotos: M.M.
    El profesor Manuel Sánchez posa con varios ‘spinner’. / Fotos: M.M.
  • El juguete, sobre un libro de texto.
    El juguete, sobre un libro de texto.
  • También sirve para las emociones.
    También sirve para las emociones.
  • Los pequeños usando el ‘spinner’.
    Los pequeños usando el ‘spinner’.

TAGS:

Dice el refrán que si no puedes con el enemigo, únete a él. Y eso es lo que ha pensado el profesor de Paradas Manuel Sánchez, maestro de primaria en el colegio Maestra Ángeles Cuesta de Marchena, quien desde el boom de los spinner, utiliza estos juguetes como herramienta fundamental para enseñar.

Hace apenas unos meses, se desconocía lo que era un fidget spinner, un artilugio metálico que se mantiene girando sobre los dedos. Sin embargo, ahora pocos niños se resisten a tener un divertido spinner entre manos, siendo un suplicio para padres y profesores, que incluso lo han prohibido en clase. No obstante, lejos de ser un obstáculo para el maestro Manu, él lo ha incluido en su metodología de enseñanza, siendo ya un elemento más de clase.

Fue hace relativamente poco, cuando se comenzó a encontrar escondidos en estuches, mochilas o debajo de las mesas rotándose entre pequeñas manos. Una manera de diversión infantil que ha enganchado a los pequeños y que «es un estupendo punto de interés para desarrollar contenidos de Matemáticas, Lengua, Naturales... Incluso valores».

Lo que motivó a Manu a utilizar este dispositivo en sus clases es precisamente el interés de los alumnos. Le hizo reflexionar el hecho de que, en algunos centros, los estaban prohibiendo precisamente porque distraía al alumnado. Este maestro no llegaba a entender «cómo pueden prohibir algo que les gusta tanto. Es por ello que decidí darle la vuelta a la tortilla y, si quieren jugar con él, por qué no se lo dejamos y lo utilizamos para enseñar».

Los inicios en el aula fueron en clase de matemáticas como cronómetro y en operaciones mentales. Fue tal el éxito que comenzó a sacarle nuevas utilidades: como ruleta –con una pegatina en una de las aspas– para explicar las máquinas simples en ciencias naturales y el uso físico o destreza manual en educación física.

Pero su aprovechamiento no solo se utiliza en las asignaturas de ciencias. También cogen el spinner para educación en valores ya que ha creado una ficha con caritas de emoticonos que «los alumnos tienen que imitar cuando les sale. Por ejemplo, cómo les hace sentir un sentimiento o si lo han visto alguna vez en alguien».

Las clases de Lengua también se estudian con este juguete, ampliando el vocabulario creando frases o incluso realizando dictados que ellos mismos se inventa.

Desde hace algunas semanas utilizan este nuevo modelo educativo, e incluso este innovador maestro se desplazaba hasta Barcelona el pasado fin de semana para impartir unas conferencias sobre gamificación –técnica de aprendizaje que traslada la mecánica de los juegos al ámbito educativo– y «muchos compañeros me comentan que están usando la misma materia que cuelgo en mi blog. Han visto que las fichas funcionan y lo están utilizando incluso en Sudamérica, ya que he recibido correos desde Bogotá preguntando si pueden hacer uso de mi material».

Este proyecto dio inicio con sus alumnos de 6 y 8 años, sin embargo, sus propios compañeros lo invitaron a impartir su clase magistral con otros estudiantes más mayores y ya «la mayoría del colegio ha aprendido gracias al spinner».

Reconoce los beneficios de su método de enseñanza porque «los niños no quieren saber si están aprendiendo lengua o matemáticas. Ellos quieren divertirse y no segregamos las asignaturas porque todas tienen mucho que ver entre sí».

Aunque llevan poco tiempo utilizando este método educativo y aún no disponen de la distancia suficiente para hacer una valoración, Manuel admite que les llama la atención «la motivación del alumnado, e incluso hemos mejorado las notas en compresión lectora y Matemáticas».

Su innovaciones no se quedan aquí y ya tiene pensado el proyecto para el próximo curso «una temática de superhéroes, parecido al de este año –donde cazaban monstruos, recogidos en su juego Monster Kit– pero se retará al niño a que se meta en el papel de un superhéroe».

Para el asueto veraniego, ya tiene preparada unas actividades especiales de animación a la lectura cazando monstruos donde con un gran monstruo final retará la imaginación de estos pequeños, que disfrutan como si estuvieran en el recreo mientras están en el aula.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016