domingo, 24 septiembre 2017
23:38
, última actualización
Sevilla, el paraíso de las aves

En el cielo de Sevilla

Riqueza ornitológica. Las sierras y humedales de la provincia acogen cientos de especies de aves, de paso o con residencia permanente

08 may 2017 / 23:38 h - Actualizado: 08 may 2017 / 23:43 h.
  • En el cielo de Sevilla

De paraíso ornitológico en paraíso ornitológico, del norte al sur de la provincia, con especial mención al entorno del parque natural de Doñana y el Guadalquivir, las especies de aves que pueblan los cielos y los humedales de Sevilla se cuentan por centenares, residentes o de paso, rapaces, zancudas y ánades, esteparias, entre rocas o en los bosques mediterráneos.

En las tres grandes zonas en que hemos dividido la provincia –Sierra Norte, Campiña-Sierra Sur y Guadalquivir-Doñana– habitan más de 200 especies en cada una –casi 250 en la última ubicación–, algunas en peligro de extinción o en situación vulnerable, como la cigüeña negra, la cerceta pardilla, la focha moruna, la avutarda común o el águila imperial ibérica, muchas de las cuales cuentan con un plan específico de recuperación en alguna de las zonas protegidas de la provincia –el 23 por ciento del total del territorio sevillano, 313.723 hectáreas–.

Muchas de estas especies se pueden encontrar en varios puntos de la provincia, e incluso los mismos ejemplares optan por desplazarse de un punto a otro, por ejemplo, en busca de una lámina de agua cuando el estío seca muchas lagunas.

Es fácil –y no muy caro– aficionarse a ver aves, de la mano de alguna asociación o entidad especialmente dedicada al birdwatching, o en familia, enseñando a los más pequeños de la casa a reconocerlos, y a respetarlos. Podría empezar por alguna de las reservas concertadas de La Puebla antes de salir a campo abierto. No olvide comprar unos prismáticos.

Adentrándonos en la información sobre aves que ofrece seo.org destacamos algunas de las más sobresalientes o llamativas, por su rareza y/o por su belleza, que aquí habitan, ya que sería imposible nombrarlas y destacarlas a todas en este espacio.


guadalquivir/doñana

Un paraíso de la biodiversidad, abarca desde el parque nacional y natural de Doñana –Aznalcázar, Isla Mayor, Pilas, Villamanrique de la Condesa, La Puebla del Río–, a los complejos endorreicos de Lebrija-Las Cabezas y Utrera, la Cañada de los Pájaros y Dehesa de Abajo en La Puebla del Río, el Brazo del Este –Coria del Río– e incluso la Laguna de Fuente del Rey, en Dos Hermanas. Entre las casi 250 especies de aves que habitan en este entorno hay rapaces –águila imperial, milano real y negro, buitre leonado–, zancudas –cigüeña negra, blanca, flamenco, garzas–, ánades –ánade real, focha común, cerceta pardilla–... la mayor riqueza ornitológica de Europa se encuentra en este entorno.


Milano negro

El bello vuelo de esta rapaz es fácil contemplarlo en el parque natural y parque nacional de Doñana, e incluso en la reserva natural concertada Dehesa de Abajo, en La Puebla del Río, en cuyos pinos y alcornoques anidan algunos ejemplares. Entre sus presas favoritas están los pequeños mamíferos, aves y reptiles, que encuentra sin dificultad en su entorno.


malvasía cabeciblanca

Una de las especies más vulnerables de las ánades que habitan la provincia, en los últimos años parece ir poco a poco recuperándose el número de ejemplares. Así, se conoce que cría en la laguna de Los Tollos –entre El Cuervo y Jerez–, en lagunas endorreicas de Lebrija y Las Cabezas y, sobre todo, que inverna en el paraje natural embalse de Cordobilla –entre Sevilla y Córdoba–, catalogado para tal fin.


ánade real

Pato de gran tamaño que muestra sus plumas más coloridas en el plumaje nupcial, suele convivir y volar con otras especies anátidas. Su principal alimento son semillas y brotes de plantas acuáticas y en cuanto a sus nidos, igual los ubica en matorrales próximos al agua como en árboles.


zampullín común

Es la más pequeña de las aves de su especie y en Doñana se pueden encontrar miles de parejas, pero también en los humedales de la Campiña. Anida entre las plantas acuáticas sumergidas y bucea para buscar su alimento: insectos acuáticos, larvas, moluscos, anfibios y alevines de peces.


flamenco rosa

Su hábitat favorito son los humedales salobres. Es fácil encontrarlos en la reserva natural Laguna del Gosque y en el paraje de Cordobilla, además de los muchos ejemplares que tornan de rosa el entorno de Doñana. Con la cabeza entre las patas busca su alimento: insectos, crustáceos, moluscos y protozoos.


campiña/sierra sur

La Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA) Campiñas de Sevilla ocupa suelos de 12 municipios sevillanos, entre los que destacan Osuna, Lantejuela, Marchena o Écija. Además, también se encuentran como áreas protegidas la reserva natural Laguna de Gosque (Martín de la Jara), los parajes naturales de los embalses de Cordobilla y Malpasillo (Badolatosa), así como la reserva Peñón de Zaframagón (Coripe). Entre las especies ornitológicas que tienen en la Campiña y la Sierra Sur su hábitat natural están el halcón peregrino, la focha cornuda, correlimos, zarapitín, zampullín común y cuellinegro, avutarda común, cernícalo primilla, búho real... y entre las que invernan en la zona destacan el flamenco rosa, el cormorán grande y la malvasía.


sierra norte

El águila imperial ibérica (en la imagen), una de las especies vulnerables de la península, es una de las especies más destacadas que habitan en el parque natural de la Sierra Norte y en otros puntos de la Sierra Morena sevillana. Entre las 200 especies catalogadas, de las que unas 160 viven permanentemente en el territorio, destacan los buitres leonados y negros, la cigüeña negra, avutarda, ortega, cernícalo primilla, roquero solitario y el vencejo moro.


buitre negro

Es la rapaz más grande de Europa y elige el bosque mediterráneo para vivir, principalmente las zonas menos accesibles y despobladas. Apenas se mueve de su entorno y del lugar donde anidan. El pilar fundamental de su alimentación es el conejo, especialmente cuando mueren por cientos debido a epidemias.


cernícalo primilla

El más pequeño de los halcones, habita siempre en espacios abiertos: pastizal, áreas esteparias... aunque también es habitual verlos en pueblos y ciudades. Su comida preferida son los insectos: invertebrados, escarabajos, saltamontes, grillos y langostas.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016