martes, 13 noviembre 2018
02:22
, última actualización
Los Palacios y Villafranca

Excursión con Maricastaña

Amigos de la Vespa y El Cirial plantearon la alternativa al Corpus recorriendo el pueblo en vehículos de otra época

08 jun 2015 / 11:00 h - Actualizado: 07 jun 2015 / 21:49 h.
  • Los conductores y aficionados visitaron la explanada del club palaciego de radiocontrol. / A.R.
    Los conductores y aficionados visitaron la explanada del club palaciego de radiocontrol. / A.R.

TAGS:

Hicieron itinerarios distintos, pero ambas procesiones coincidieron durante la mañana de ayer en Los Palacios y Villafranca. La del Corpus Christi, con su fila de pasos entre altaritos y calles repletas de sal, romero y juncia; y la de los vehículos del año de Maricastaña, con su caravana de Seiscientos y Dos Caballos, con paradas en algunos de los bares más señeros del pueblo para repostar tomate aliñado y sandías del tiempo. Consiguieron no coincidir, porque la Hermandad Sacramental no salió del casco histórico mientras que los 60 conductores en fila india y vintage recorrieron las principales avenidas e incluso visitaron la explanada del club palaciego de radiocontrol, a tres kilómetros del núcleo urbano, donde los pilotos con control remoto hicieron una demostración de vuelo de sus maquetas sobre coches, motos y vespas que ya rodaban cuando en este municipio del Bajo Guadalquivir era fácil contabilizar el parque móvil.

Vinieron vehículos del club Joyas Clásicas de Sevilla, algunos Seiscientos de otros puntos de la comunidad andaluza y un camión Mercedes que se convirtió en la atracción de la quedada no sólo por su más de medio siglo, sino por su puesta a punto y el primor de su brillantez, como les ocurre a todas estas antigüedades del motor cuyos dueños las tratan como oro en paño. «Esta Derbi me la procura mucha gente; es del año 71», contaba orgulloso Manuel Álvarez. Otros le encontraban el punto festivo a esta cita, con pitadas por donde había que cortar el tráfico mientras los viandantes creían haber viajado al pasado.

Solidaridad

En esta segunda edición, han participado muchos más coches antiguos que vespas. Pero la intención benéfica persiste en esta cita. El año pasado entregaron 500 kilos de alimentos a Vospa. El objetivo era esta vez Apadah, una asociación de niños hiperactivos y con déficit de atención.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016