sábado, 19 agosto 2017
19:25
, última actualización

Gerena lucha por un colegio sin amianto

Los padres del Fernando Feliú recogen firmas para que se construya un nuevo centro que reemplace al actual

28 mar 2017 / 21:24 h - Actualizado: 28 mar 2017 / 21:24 h.
  • Pancartas que se han colocado en el colegio Fernando Feliú de Gerena. / El Correo
    Pancartas que se han colocado en el colegio Fernando Feliú de Gerena. / El Correo
  • Jardinera con amianto. / El Correo
    Jardinera con amianto. / El Correo
  • Pancarta colgada en una casa de Gerena. / El Correo
    Pancarta colgada en una casa de Gerena. / El Correo
  • Gerena lucha por un colegio sin amianto
  • Cornisa en mal estado. / El Correo
    Cornisa en mal estado. / El Correo

TAGS:

El colegio Fernando Feliú de Gerena se construyó en 1973 gracias al Plan Urgente de Andalucía (PUA). La Administración levantó esta nueva infraestructura educativa porque los escolares de la localidad estaban dispersos en varios edificios. El objetivo era unificar a todos los estudiantes en un único inmueble. Y así se hizo. El problema vino 10 años después. La población escolar de Gerena creció mucho y en 1982 se tiene que levantar otro edificio, la Estación. Ya en 1987 se erige otro inmueble, el Cervantes, que se hizo como una réplica del colegio que había en el municipio en 1927.

Actualmente, la problemática de 1973 se repite: los chavales están repartidos en diferentes inmuebles con «las molestias que esto ocasiona tanto a los escolares como a los profesores», recalca la presidenta de la asociación de padres (AMPA), Cristina Albujar, por lo que han comenzado a movilizarse para que Gerena tenga un colegio nuevo.

Los pequeños están distribuidos en cuatro edificios: los niños de primero y segundo de Infantil, con cuatro clases en cada curso, están en el Cervantes; en el PUA y en otro inmueble que se conoce como Guardería están los cursos de tercero de Infantil, primero y segundo de Primaria (cuatro clases) y el aula de Educación Especial; en la Guardería también está tercero de Primaria (dos clases). Y, finalmente, en la Estación están los otros niños de tercero de Primaria (dos clases) y cuatro y quinto curso de Primaria, con cuatro clases cada uno; y sexto de Primaria, con tres cursos.

En total, el colegio cuenta con 870 alumnos y medio centenar de profesores y trabajadores, cuyo trabajo se dificulta con esta división, critica Albujar.

Al problema de la dispersión se une un tema que no es menor: la presencia de amianto –puede provocar enfermedades del aparato respiratorio– en las cubiertas, jardineras y un bajante del centro.

El AMPA achaca estos problemas a la antigüedad del colegio, porque, a las incidencias antes mencionadas se suman: el mal estado de las cubiertas de la Estación, lo que está provocando filtraciones y humedades en las aulas; deficiencias en las cornisas del Cervantes; instalación antigua e insuficiente en el edificio de la Estación; ausencia de salida de emergencias en la Guardería; falta de escaleras de emergencias en el edificio PUA y edificio de la Estación, donde además existen aulas dobles; insuficiente altura de muros y vallas que rodean a los edificios; falta de un gimnasio, así como de otras zonas comunes; patios sin zona de sombra, zonas verdes y juegos acordes a cada edad de los escolares; y falta de espacio adecuado para un aula para el próximo.

Toda esta relación de deficiencias ha impulsado a los padres a movilizarse para lograr un centro nuevo. Han iniciado una campaña de recogida de firmas en la plataforma Change.org, donde ya han conseguido cerca de 2.100 adhesiones, a las que se unen las que se están reuniendo personalmente en el municipio. Por este segundo sistema ya se han recopilado 900, a falta de recoger las que se hayan obtenido en los diferentes establecimientos de la localidad.

La idea es entregar todas estas firmas antes de Semana Santa en la Delegación de Educación.

La petición de este AMPA de que se construya un nuevo colegio en Gerena está calando en la localidad, donde muchos vecinos han comenzado a colgar pancartas en sus balcones reclamando una solución definitiva a los cuantiosos problemas que sufre el Fernando Feliú.

Albujar se muestra satisfecha con el respaldo que están obteniendo de sus vecinos e incluso del Ayuntamiento, «que nos está apoyando y que incluso ya ha solicitado un nuevo centro», pero advierte de que los padres están dispuestos a ir más allá si cuando acudan a la delegación no reciben una respuesta que les satisfaga.

Primero, aclara la presidenta de la AMPA, queremos saber qué solución nos da Educación y si no estamos de acuerdo con ella tenemos pensado que los niños no entren al colegio durante media hora o que accedan al mismo con mascarillas en la cara, entre otras movilizaciones.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016