miércoles, 19 septiembre 2018
12:45
, última actualización
La Rinconada

«Hagamos un parque en esta rinconada del Río»

Reabierto en el mes de junio tras la ampliación y mejora de sus instalaciones, el parque El Majuelo se ofrece como una alternativa de ocio para el verano

08 jul 2018 / 20:42 h - Actualizado: 08 jul 2018 / 20:46 h.
  • A lo largo de sus 17 años de historia el parque ha sido objeto de varias ampliaciones y remodelaciones, la última de ellas inaugurada en junio. / F.J.D.
    A lo largo de sus 17 años de historia el parque ha sido objeto de varias ampliaciones y remodelaciones, la última de ellas inaugurada en junio. / F.J.D.
  • Amplias praderas y abundante sombra caracterizan a este parque. / F.J.D.
    Amplias praderas y abundante sombra caracterizan a este parque. / F.J.D.

«Hagamos un hospital de sangre en esta arrinconada del río», cuentan que ordenó el rey Fernando III allá por el siglo XIII. Ese espacio creado por el Guadalquivir es hoy La Rinconada. Y a sus orillas bien pudieron pensar los munícipes de finales del siglo XX «hagamos un gran parque en esta rinconada del río». En ese entorno privilegiado que abre el río grande al dirigir su curso al sur nació El Majuelo, una propuesta fresca para el ocio estival que recientemente ha reabierto sus puertas tras la última intervención de ampliación y mejora.

Su configuración viene determinada por el meandro que el río dibuja. Inaugurado en 2001, ofrecía 9 hectáreas de naturaleza y asueto como novedoso parque periurbano. Pronto esta zona verde fue destino recurrente de reuniones familiares, domingueros y barbacoas, así como enclave para la práctica deportiva y la formación medioambiental.

Precisamente esa predilección de los visitantes ha ido motivando que a lo largo de sus 17 años de historia haya sido objeto de ampliaciones y remodelaciones. Amplios aparcamientos, carriles bici y peatonales, rutas de paseo a pie y en bicicleta y una regeneración y recuperación del margen del río aumentaron la extensión de este gran pulmón rinconero hasta las 12 hectáreas, el mayor parque de este tipo en la Vega del Guadalquivir.

Fue el pasado mes de febrero cuando nuevamente El Majuelo cerró sus puertas para remodelar la primera fase, necesaria de la modernización correspondiente a las nuevas zonas creadas. La instalación de nuevas luminarias para mejorar la iluminación del recinto, sustitución de juegos infantiles por otros más modernos y separados por edades, y la colocación de mobiliario para hacer ejercicio han sido algunas de las mejoras. La instalación de mayor número de merenderos y el arreglo de barbacoas y fuentes redundarán en una mayor versatilidad en su uso. La reforma de los aseos y el aulario del interior del parque y regeneración de vegetación y jardinería han completado la intervención, que ha contado con una inversión de 120.000 euros. La sostenibilidad también ha sido tratada en esta reforma, con la sustitución de todo el alumbrado por luminarias leds, la creación de islas ecológicas para la separación de residuos o la optimización del sistema de riego. Los accesos han sido adaptados para personas con movilidad reducida y en general se ha remozado la estética del parque.

Amplias praderas y abundante sombra lo definen, salpicado de especies autóctonas arbustivas y arbóreas de bosque mediterráneo, como chopos, olivos, frenos, arrayanes, laureles y adelfas. Identificados además con placas informativas. Paralelo a la ribera del río, está surcado por caminos, tanto de losas como de albero. Multitud de merenderos barbacoas y fuentes de agua potable se distribuyen por su superficie, optimizando las zonas más frescas y de sombra.

Distintas edificaciones ofrecen variados servicios. Justo en la entrada se ubica el Centro de educación Medioambiental –donde se llevan a cabo talleres y actividades formativas y se desarrolla la escuela de verano–, las aulas de la naturaleza y el observatorio astronómico municipal. Cuenta también con un centro de actividades acuáticas, embarcadero y zona de pesca. Dispone asimismo de servicio de bar con un kiosco en pleno corazón del parque.

Para los más pequeños hay una gran área recreativa infantil, con atracciones y juegos de distinto tipo. Junto a ella, duendes y trolls se esparcen por otra de las praderas, ofreciendo un espacio para los juegos y la imaginación. Una pista deportiva de tierra se completa con la zona de calistenia, aparatos para realizar ejercicio usando el peso corporal. Este espacio se pretende complementar con una pista de vóley playa. Las mascotas también tienen cabida en El Majuelo, con un parque canino dotado con elementos para que los animales se ejerciten y, por qué no, también se diviertan.

El Majuelo se ha convertido en un espacio de referencia. Un proyecto municipal que por su ubicación y servicios la Junta de Andalucía ha incorporado al conjunto de reserva medioambiental. Supone un remanso de paz y naturaleza a un escaso kilómetro del núcleo de La Rinconada, de fácil acceso y un extenso aparcamiento para que el desplazamiento no sea inconveniente. Para el ocio, para la práctica del deporte o para el disfrute de la naturaleza, El Majuelo ofrece un sinfín de posibilidades en un horario extendido a diario, que los fines de semana y festivos de verano abarca desde las 7.00 hasta la 1.00 horas.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016