domingo, 16 junio 2019
11:17
, última actualización

Incautadas 52 toneladas de tabaco picado de contrabando

La mercancía se almacenaba en Alcalá de Guadaíra, donde han sido detenidas ocho personas

21 jul 2017 / 20:36 h - Actualizado: 21 jul 2017 / 21:40 h.
  • El tabaco se almacenaba y manipulaba en dos naves de Alcalá de Guadaíra. / El Correo
    El tabaco se almacenaba y manipulaba en dos naves de Alcalá de Guadaíra. / El Correo
  • Agentes de policía revisan el tabaco. / El Correo
    Agentes de policía revisan el tabaco. / El Correo
  • Máquinas que utilizaba la red para manipular el tabaco. / El Correo
    Máquinas que utilizaba la red para manipular el tabaco. / El Correo

Cae una banda que se dedicaba al contrabando de tabaco picado en dos naves de Alcalá de Guadaíra. Como resultado de esta operación, que se realizó el pasado martes, se han detenido a ocho personas y se han intervenido más de 52 toneladas de picadura de tabaco.

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, informó de que es una de las principales operaciones que se han desarrollado en la historia de España en cuanto a la picadura de tabaco de contrabando, «en concreto, estaríamos ante la cuarta operación más importante», dijo.

La actuación operativa desarrollada conjuntamente por la Policía Nacional y la Agencia Tributaria culminó con la detención de ocho personas a las que se les imputan presuntos delitos de contrabando y contra la salud pública. No obstante, la investigación continúa abierta, tanto en lo referente al delito de contrabando como en lo relativo a la actividad económica subyacente investigada, no descartándose nuevas detenciones.

En la operación, se han intervenido dos vehículos, diversa maquinaria industrial valorada en 400.000 euros, facturas y documentación diversa, equipos informáticos y más de 52.000 kilos de labores de tabaco, que habrían alcanzado en el mercado un valor de unos ocho millones de euros.

En concreto, la operativa habitual de la organización desarticulada tenía como centro neurálgico dos naves situadas en Alcalá de Guadaíra, encontrándose en el momento de la intervención «en pleno funcionamiento», con varias personas manipulando la mercancía.

Las hojas de tabaco tenían muy diversa procedencia, detectándose tanto un origen nacional como de otros países comunitarios –Polonia–, y también de países terceros como Zimbawe, Mozambique, Brasil o Malawi. Según destacó el delegado especial de la Agencia Tributaria en Andalucía, Jorge Ramírez, las hojas de tabaco se encontraban en «unas condiciones higiénicas lamentables».

Las hojas, tras ser manipuladas, pesadas y embolsadas, eran camufladas para su distribución en cajas reutilizadas de otros productos, entre ellos varias cajas de envasado de jamones y embutidos. Asimismo, las ventas se efectuaban a través de canales de venta on line.

Ante estos hechos, el delegado especial de la Agencia Tributaria en Andalucía recordó que la venta de tabaco por internet está prohibida en España. Asimismo, junto con la picadura, se detectaron, preparadas para su distribución, cajas y máquinas de picado manual, de las que disponían de un stock superior a las 6.000 unidades.

La organización contaba con oficinas con numerosos equipos informáticos y varias personas que se hacían cargo de los pedidos de tabaco, contactaban con los proveedores y clientes y elaboraban incluso facturas dando apariencia de que la actividad era legal.

Las naves donde elaboraban y manipulaban el tabaco no sólo carecían de unas mínimas medidas de seguridad para las personas que allí trabajaban, incumplían todas las medidas sanitarias necesarias para la manipulación de estos géneros de consumo y se encontraban en unas condiciones higiénicas «muy deficientes», con los graves riesgos que estas condiciones pudieran añadir a los productos allí manipulados.

La operación se inició tras tenerse conocimiento por parte de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV), de la Policía Judicial del Cuerpo Nacional y de la Policía Local de Alcalá de Guadaíra, de la existencia de una presunta actividad ilícita en dos naves de un polígono industrial alcalareño.

A raíz de dicha información, y ya en colaboración con el personal de la Unidad de Operativa de Vigilancia Aduanera de Sevilla, se organizó el dispositivo, que ha permitido la intervención y que ha constatado que en dichas naves se estaba llevando a cabo una actividad ilícita de almacenamiento, elaboración y distribución de tabaco picado.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016