viernes, 26 mayo 2017
21:45
, última actualización
Cabalgata de los Reyes Magos

Kilos de magia por los rincones de la provincia

Las cabalgatas de los municipios sevillanos se lucieron en una tarde espléndida, en la que hubo cabida para los estrenos y en la que no faltaron kilos de caramelos, regalos e incluso balones de fútbol

  • Kilos de magia por los rincones de la provincia
    La cabalgata de Carmona, en pleno recorrido. / E.G.
  • Kilos de magia por los rincones de la provincia
    El Cartero Real de Dos Hermanas estrenaba carroza y ropajes. / El Correo
  • Kilos de magia por los rincones de la provincia
  • Kilos de magia por los rincones de la provincia
    Los vecinos de La Puebla de Cazalla recibieron el día 5a los Reyes. / M.M.
  • Kilos de magia por los rincones de la provincia
    La Estrella de la Ilusión, en Villaverde del Río. / F.J.D.
  • Kilos de magia por los rincones de la provincia
    Los ‘minions’ caleros de Morón de la Frontera. / M.M.
  • Kilos de magia por los rincones de la provincia
  • Kilos de magia por los rincones de la provincia
    La cantante ecijana La Húngara encarnó a Baltasar y repartió balones de fútbol en la cabalgata. / M.R.

Esta vez no hizo falta mirar al cielo más que para seguir atentamente la trayectoria de los caramelos y regalos que lanzaron los Reyes Magos por toda la provincia, en la que lució un sol de justicia que dio paso a una noche limpia de nubes, las mismas que el año pasado retrasaron las salidas de muchas de las cabalgatas de los municipios sevillanos. Los cortejos del recién estrenado 2017, por tanto, se desarrollaron sin incidencias y con la única intención de repartir la magia por todos los rincones.

Dos Hermanas y sus estrenos destacados

Tanto la Estrella de la Ilusión como el Cartero Real generaron una gran expectación en Dos Hermanas debido al estreno de sus carrozas –y en el caso del Cartero, también del ropaje–. En ellas, además, se había utilizado por primera vez la fibra de vidrio, un material que sirve para fortalecer las figuras. Ese y otros muchos atractivos, como la temática del cortejo, basada en los juegos infantiles, motivó que cientos de nazarenos se echaran este jueves a las calles de la ciudad para disfrutar de las más de tres horas de recorrido, en el que no faltaron caramelos, golosinas y juguetes.

Previamente, y como manda la tradición, Sus Majestades habían saludado a sus vecinos desde el balcón del Ayuntamiento.

Más trabajo para los Reyes en Alcalá de Guadaíra

Antes de realizar su recorrido por las calles alcalareñas, los Reyes Magos fueron recibidos por la alcaldesa, Anabel Jiménez, para recibir las llaves de la ciudad. La regidora aprovechó para decirle a los monarcas que este año tenían «más trabajo ante el reparto de regalos a una ciudad que ha crecido y rebasado ya los 75.000 habitantes». También leyó la carta con las peticiones que, como responsable municipal, tiene para este 2017, solicitando a los Reyes «fuerzas e ilusión para todos los alcalareños para juntos seguir construyendo Alcalá».

Pocas horas después, la veintena de carrozas que componía el cortejo se echó a la calle repartiendo una ilusión que antes habían depositado en otros lugares, como la residencia de ancianos de la Milagrosa.

Referentes de la provincia en Morón de la Frontera

Referentes de toda la provincia, la cabalgata de Morón de la Frontera sorprendió, un año más, a los moronenses y foráneos que desde mediodía se agolpaban en el Paseo de la Alameda para poder contemplar a los Reyes y su séquito. Y no defraudó la gran apuesta de la familia Fortes: una carroza dedicada a la cal en el quinto aniversario de su declaración como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad aunque con unos toques infantiles. Los Minions en un humeante horno fueron los grandes protagonistas. Estos minions caleros levantaron expectación, exclamando los pequeños consignas como que «la cabalgata es chulísima».

No obstante, la estrella de San Miguel sigue siendo una de las preferidas, al igual que Star Wars con el imponente gallo de LED cuyas riendas sujeta Darth Vader. Y es que la mezcla de las últimas novedades infantiles junto con referentes de la localidad siempre causa furor entre los vecinos.

Fue a la puesta del sol cuando se empezaban a ver las primeras carrozas en la Alameda. Había ganas de disfrutar y entre bailes y gritos de júbilo se daba la bienvenida gracias a la música de una charanga. La ilusión por vivir la noche más larga hacía que los niños no perdieran detalle a pesar de los cientos de caramelos y balones lanzados. Vencidos por el sueño, casi cinco horas después se despedían los pequeños de Morón de sus Majestades, recordándoles que, poco más tarde, esperaban los regalos en casa.

Al toque de campana en La Puebla de Cazalla

Al primer toque de campana, la algarabía se apoderaba de la Plaza del Ayuntamiento en La Puebla de Cazalla. Su tradición más entrañable sigue viva y cada año son más los niños y mayores que se acercan al centro del municipio para cantarle a Diego antes de las doce del mediodía. Fue a esa ansiada hora cuando sus Majestades de Oriente repartieron los regalos a los pequeños moriscos.

Desde una hora antes, la plaza era un hervidero de vecinos que nerviosos entonaban, entre risas, «Diego, toca las campanas que son las doce de la mañana. Melchor, Gaspar y Baltasar, que nos echen ya». Los balcones del Ayuntamiento cambiaban por un día la actividad política por golosinas que eran lanzadas por un paje Real, anticipándose a lo que, por la tarde, esperaba en la despedida de los Reyes.

Ilusión entre los niños, que no paraban de contarse las peticiones que habían hecho al Cartero. Con dos añitos, la pequeña Rocío detallaba que esperaba «un bebe que gatea», mientras nerviosa quería volver a casa para comprobar si de verdad los Reyes ya habían pasado. Su impaciencia fue calmada con un paquete de gusanitos que le caía entre las manos antes de correr a buscar el muñeco que ya tenía bajo el árbol.

Tras el mediodía de juegos, los tres Reyes Magos saludaban a La Puebla desde el Consistorio antes de subirse a sus tronos. Los villancicos ponían la nota musical camino a la residencia de mayores, donde les dejaban un regalo especial. Después, se despedían entre golosinas de su primera parada, antes de continuar, el reparto mágico de la Navidad.

Las paletillas que no llegaron al suelo en Arahal

Día intenso el vivido por Sus Majestades en Arahal. Era a las once de la mañana cuando hacían parada en el Ayuntamiento para ser recibidos por el alcalde, Miguel Ángel Márquez. Comenzaba entonces un día de diversión entregados íntegramente a los pequeños arahalenses. Tras las visitas de rigor, el convoy con las doce cabalgatas salían desde los almacenes municipales sorprendiendo, como cada año, desde la primera hasta la última creación.

Abriendo el cortejo, la Estrella infantil y la Estrella de Oriente que encarnan la ilusión de todas las niñas y jóvenes de la localidad. Aunque el horario se había adelantado, según el estipulado en un principio, las calles del recorrido acogían a la multitud que no se querían perder ningún detalle.

En la tarde de sueños mágicos, Sus Majestades –encarnados este año por José Manuel Bermúdez, Ana Jiménez y Miguel Trigueros- estuvieron acompañados por nuevas carrozas con un mayor número de niños en el paseo. Desde Super Mario Bros, Toy Story, el Castillo de Disney y, cómo no, la queridísima Frozen y la Patrulla Canina estaban escoltados musicalmente por tres bandas locales. No podía faltar la lluvia de balones y alguna que otra paletilla que apenas rozaba el suelo.

Un desfile de ilusión en Écija

Fieles a su cita de cada año, los Reyes Magos recorrieron ayer Écija para el disfrute de pequeños y no tan pequeños. Melchor, Gaspar y Baltasar, acompañados de una veintena de carrozas, convirtieron en mágica la tarde noche del 5 de enero. El desfile de Sus Majestades de Oriente salió del polígono El Limero alrededor de las cinco y media de la tarde. La banda de música del Santísimo Cristo de Confalón abría nuevamente el cortejo, en el que destacaban las carrozas de la Estrella de la Ilusión, de la hermandad de la Soledad, junto a las ya habituales de la del Rocío y la Sangre, las tres cofradías que participan en el desfile junto con El Silencio, que suma a la comitiva real la figura del Gran Visir.

Sus Majestades de Oriente –con vestidos de estreno este año, al igual que el Cartero Real– lanzaron más de 5.500 kilos de caramelos, «masticables y con sabor a frutas, fresa y nata», según la organización, amén de otros tantos miles de chucherías y juguetes entre los que las pelotas fueron, de nuevo, el más preciado regalo. Tanto que Protección Civil de Écija alertaba en las redes sociales que no era necesario pelearse por ellas porque «no están bañadas en oro».

Ni falta que hacía. Los balones volvieron a ser el más codiciado regalo en la cabalgata de Reyes. Quizá porque lo sabía de anteriores desfiles reales, Melchor repartió 2.500 balones de fútbol y de baloncesto. Y es que Melchor fue el gran animador de la cabalgata y de los actos protocolarios previos a la misma, a los que acudió con un grupo flamenco de tres guitarras que hizo las delicias de propios y extraños en el recorrido de Sus Majestades por Écija en el tren turístico.

En la cabalgata de este año tampoco faltaron las habituales carrozas de la Peña del Écija Balompié, del Club de Campo El Plantinar, de la escuela taurina y de la peña femenina del Écija, Las Ninfas, solamente algunas entre las veinte que acompañaban a los Reyes Magos y al Cartero Real. Precediendo a estos, la carroza del Tientapanza, de la asociación cultural del mismo nombre, que ha recuperado y consolidado a esta figura en la Navidad astigitana, y el Gran Visir; todos en un desfile que de nuevo ha estado realizado por Miracreativa bajo la dirección artística de Ángel García Palacio.

Un artístico cortejo en Villaverde del Río

Dos grandes ángeles elevan sobre un inmaculado trono a la Estrella de la Ilusión, que abre el cortejo de los Reyes Magos de Villaverde del Río. Suntuosas carrozas, sacadas de un mundo de ensueño, desfilan ilusionando y admirando al público que se congrega en un recorrido especial motivado por obras en el viario.

Un trono de azulejos sevillanos, con barandales, fuentes y paños de polícroma cerámica, inspirados en la Plaza de España de Sevilla, pasea al Rey Gaspar, el primero de la comitiva. Porque «un año, con los nervios, se adelantó y salió en primer lugar», cuentan. Y esa anticipación quedó como un hecho curioso y mantenido, haciéndolo ya propio de esta cabalgata, una de las más antiguas de la provincia. No en vano, son 63 los años que la mágica terna desfila con su particular orden.

Melchor pasea escoltado por dos mitológicos grifos, leones con cabeza de águila y alas de oro, que confieren rotundidad y elegancia a una corte que, entre abanicos de plumas sorprenden y emocionan. Y cerrando esta caravana rebosante de arte, símbolos tribales, tótems mágicos y elementos de la sabana dan una estética africana y exótica a Baltasar.

Entre ellos, el infantil portal de Belén, la animada Patrulla Canina, Hércules, la banda de la Soledad de Alcalá del Río y la del Cristo de la Resurrección de Sevilla arrancan ovaciones entre el inmenso gentío que aguarda con expectación la visita de esta artística y elegante comitiva que envuelve en un conjunto de gran belleza a los monarcas de Oriente.

Los retablos vivientes de Guillena

26 años lleva sorprendiendo la Cabalgata de Guillena. Por las dimensiones de sus carrozas. Por los decorados recreados cuidadosamente. Y por los actores, varios centenares de personas que estáticos desafían al frío.

Porque más que carrozas, esta cabalgata se compone de retablos móviles, una suerte de procesión de la Epifanía del Señor con pasajes bíblicos, desde la anunciación a la Virgen hasta la huida a Egipto tras el edicto de Herodes, pasando por el nacimiento o la adoración de los Reyes. Y entre ellas, escenas de la cotidianeidad de la época, entre pescadores, lavanderas y panaderos

Tras las 13 carrozas vivientes, las de acompañamiento lucen la fantasía de príncipes y princesas y de Alicia en el País de las Maravillas. Y al fin, los tres Reyes, en sus respectivos tronos clásico, bizantino y mudéjar, en representación de los pueblos europeos, asiáticos y africanos. Y amenizando, la charanga Los Alterados, la banda Sones de Sevilla y la Municipal de Guillena.

Desde distintos puntos de la provincia se acude a ver esta cabalgata. Es en el final del desfile cuando los personajes cobran vida para adorar al Niño de Dios en la Parroquia. Desde allí, Sus Majestades reparten ilusión y sueños por todo el pueblo.

Entre ellos, uno que cada vez cobra más fuerza. Se trata de la declaración como Fiesta de Interés Regional, una verdadera ilusión que reconoce el trabajo y el esfuerzo de esta singular cabalgata, la única viviente de la provincia. Un regalo que se espera estrenar en la próxima edición.

Toneladas de caramelos en Carmona

Con puntualidad británica, el cortejo de más de 2.500 personas que conforman la cabalgata de Carmona salía de la sede de la entidad organizadora, la Peña La Giraldilla, en la antigua avenida de la Estación. Las 17.30 horas de una tarde mágica, soleada y con una temperatura suave, aunque con cierto fresco en la recogida, rozando las 11 de la noche.

Este año, las figuras claves del cortejo fueron encarnadas por el decorador Leopold Benoit como rey Melchor; el ingeniero, diputado provincial y concejal del Ayuntamiento carmonense, Alberto Sanromán como rey Gaspar; el empresario y economista Juan José Roldán como rey Baltasar; la joven estudiante Laura Caballos como Estrella y la médico de familia Sara González como Reina. La cabalgata de Reyes Magos de Carmona, cuya primera salida se remonta al año 1956, es una de las de mayor tradición y belleza de Andalucía, como demuestra el hecho de que el Ayuntamiento esté promoviendo su declaración como Fiesta de Interés Turístico.

Toneladas de caramelos, chuches e ilusión por calles de extramuros y por el histórico casco antiguo repleto de propios y extranjeros en una cabalgata que este año volvió a congregar a muchos venidos de fuera. Es el caso de Roberto, un turista colombiano que pernocta en el Parador y que quedó «prendado» de la belleza del cortejo «en una ciudad fascinante». Otro 5 de enero para el recuerdo, sin tener que lamentar incidentes y donde la Estrella de Oriente volvió a guiar entre callejuelas y piedras milenarias, a los tres Reyes Magos.

Haciendo bueno el lema de Utrera, ‘en Reyes la Reina’

La ciudad del mostachón ha vuelto a brillar con todo su esplendor haciendo bueno su lema de Utrera, en Reyes la Reina. La cabalgata 2017 en la que se ha conmemorado el 40 aniversario de la organización de esta noche mágica para pequeños y mayores por la Asociación Maestro Milla tuvo una mayor afluencia de público que en otras ocasiones, favorecido ello por la buena climatología y una ausencia de incidencias.

Un total de 15 carrozas con cinco bandas de música y algunas sorpresas amenizaron una tarde noche donde hubo hasta dos funciones de fuegos artificiales, a la salida del cortejo en el recinto ferial y desde el Castillo de Utrera al paso por la plaza Santa Ana. Se repartieron más de 20.000 kilos de caramelos y miles de regalos. Entre las carrozas, estuvieron las de los tres Reyes Magos, el Gran Visir, la Estrella, la Reina, la Ninfa y Papá Noel, a las que se unieron la de la Historia del Lejano Oeste, la de Alí-Babá, Peter Pan, los Picapiedras, el Cuentacuentos, la carroza de la Medalla de la Ciudad y la conmemorativa de la asociación.

Más unión que nunca en Los Palacios

La tarde espléndida propició ayer que Sus Majestades salieran a la hora indicada, las 16.30, y no como el año pasado, cuando un aguacero inoportuno retrasó la cabalgata más de una hora. Los Reyes, que en Los Palacios y Villafranca eligen cada año un lugar distinto, salieron desde el parque de El Horcajo, con lo que los vecinos de La Cañadilla fueron los primeros en admirar el estreno de la carroza de La Unión (conmemorativa del 180º aniversario de cuando Villafranca de la Marisma y Los Palacios se hicieron un solo pueblo), integrada por chicos de todos los colegios.

También fueron los primeros en llenar sus bolsas con los primeros caramelos masticables, gominolas y gusanitos que arrojaban los Magos (este año no había caramelos duros) desde sus carrozas tiradas por primera vez por todoterrenos y no tractores. Al cruzar la avenida de Utrera, el pueblo era ya un hervidero de emoción al que ponían ritmo las cuatro charangas de beduinos bien repartidas por la comitiva. Por el Pradillo y el centro, los tres Reyes competían a ver cuál tiraba más balones (33.000 en total). El último tramo por la avenida de Sevilla fue espectacular. Ayudaron a ello los fuegos que recibían a cada mago en la plaza del Ayuntamiento.


  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016