domingo, 15 julio 2018
12:43
, última actualización

La batalla del crematorio de Écija sigue abierta diez años después

La instalación en el tanatorio astigitano de un horno para cremación sigue paralizada entre la oposición vecinal y la oferta del Ayuntamiento a la empresa para una ubicación alternativa

07 jun 2018 / 22:10 h - Actualizado: 08 jun 2018 / 08:27 h.
  • La empresa pretende instalar el crematorio junto al tanatorio municipal, decisión que rechazan el gobierno y las entidades vecinales. / M.R.
    La empresa pretende instalar el crematorio junto al tanatorio municipal, decisión que rechazan el gobierno y las entidades vecinales. / M.R.

TAGS:

Casi diez años después de que se decidiera construir un crematorio en Écija alejado del cementerio municipal y de las viviendas que lo rodean, la ciudad sigue sin tener este servicio fúnebre. Desde octubre de 2008, su apertura está pendiente de que la empresa que gestiona el tanatorio de Écija acepte abrir el horno en alguna de las parcelas que el Ayuntamiento astigitano le ha planteado como alternativa.

Ese año, la empresa Tanatorio de Écija S.L. aceptó el compromiso de buscar alternativas a su proyecto de instalar el horno crematorio en el tanatorio, abierto desde septiembre de 2009 frente al cementerio municipal. Lo hizo tras la oposición vecinal al proyecto, respaldada por toda la corporación municipal de entonces, presidida en minoría por el PSOE.

La corporación municipal ha vuelto ahora a renovar su oposición a que el crematorio se instale en el edificio del tanatorio, como pretende la empresa, que ha vuelto a solicitar permiso para abrirlo allí mismo, con el rechazo frontal tanto de los vecinos como de varios colectivos. El Ayuntamiento asegura haber facilitado a la empresa propietaria una lista con 116 posibles ubicaciones a más de mil metros de distancia de las zonas habitadas.

Una de estas entidades, Ecologistas en Acción, llegó a interponer un recurso de alzada contra la autorización en julio de 2016 de la Consejería de Medio Ambiente para la instalación del crematorio, «que se encuentra muy cerca de cientos de viviendas», alertaba el colectivo ecologista, opuesto a la instalación, «dado que la cremación es una actividad de carácter industrial potencialmente contaminadora de la atmósfera y emisora de gases tóxicos, e incompatible con usos residenciales».

La empresa propietaria del tanatorio obtuvo hace dos años una primera autorización favorable de la Junta de Andalucía, lo que provocó de nuevo la protesta de vecinos del Camino del Valle, entre otras zonas, que desaprueban que «a menos de 300 metros de las viviendas haya una chimenea emitiendo gases orgánicos volátiles, furanos, dioxinas y mercurio, sin mencionar que los precios de las casas también se verían afectados».

Ecologistas en Acción y los vecinos recurrieron a la Delegación Territorial de la Junta y al Ayuntamiento de Écija «para que se exija al promotor un estudio de vientos dominantes en la zona en la que se quiera instalar el crematorio y se busque un emplazamiento más alejado del núcleo urbano».

Estos vecinos y propietarios de las huertas del entorno del cementerio ya mostraron en febrero de 2007 su disconformidad con «la posible construcción y autorización futura de un crematorio en el tanatorio», un servicio que no estaba inicialmente previsto en el tanatorio, y piden que se construya «en un lugar más distanciado» de sus domicilios. Sostienen que, de abrirse en el lugar donde lo pide la empresa, estaría a menos de 80 metros del área residencial más cercana y a escasos 300 del IES Vélez de Guevara, de numerosas viviendas y del colegio de El Valle, así como del casco urbano ecijano.

De igual manera, los vecinos dicen que el crematorio es una industria fabril «molesta y peligrosa» cuya actividad choca con el uso previsto para la zona en que estaría abierto, y condicionaría el uso residencial previsto para la misma en el PGOU de Écija en vigor, lo que podría impedir el normal desarrollo urbanístico de la ciudad.

Los vecinos matizan que no se oponen a la construcción del tanatorio «porque es una necesidad actual para la población», sino solamente al lugar elegido. Es un punto en el que está de acuerdo toda la corporación, como verbaliza José Antonio Rodríguez, portavoz municipal del PSOE, que dice que todos están de acuerdo «en la necesidad de que en Écija haya horno crematorio. No es de recibo que Écija no tenga horno crematorio, siendo la ciudad importante que es, además de cabeza de comarca, y con los habitantes que tiene».

La empresa niega el carácter contaminante de la instalación –«un coche normalito circulando por la ciudad contamina diez veces más que el humo resultante de la cremación», sostienen– y, aunque se muestran respetuosos con la opinión municipal, insisten en que la suya es una actividad que reúne los parabienes legales.

La tramitación de los permisos legales sigue su curso. El proyecto está en exposición pública ante la Consejería de Salud y se han presentado alegaciones que tienen que resolverse. El Ayuntamiento mantiene su oferta de colaborar en la búsqueda de alternativas y avanza que «no vamos a dar facilidades a la empresa si se empeña en construir el crematorio donde quiere». El crematorio en las actuales instalaciones del tanatorio ha recibido el rechazo del pleno de la corporación, pero el gobierno municipal sabe que es «una declaración de voluntad, sin efecto jurídico concreto».

«Obviamente no es una cuestión de voluntad, es una cuestión de legalidad, y al final tendremos que ver si la empresa cumple todos los requisitos para la concesión de la licencia, un acto reglado al que ninguna administración puede negarse so pena de cometer un presunto delito de prevaricación», concluye el portavoz municipal del PSOE. ~


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016