viernes, 20 octubre 2017
19:10
, última actualización

La denuncia común del cotillón de Espartinas señala colas, «descontrol» e «informe negativo» de la Benemérita

Entre los testimonios figura el de una joven que asegura haber sido «manoseada» en una «avalancha» para acceder a un autobús

09 ene 2017 / 15:14 h - Actualizado: 09 ene 2017 / 15:21 h.
  • Estado en el que quedó el guardarropa de la fiesta de fin de año. / El Correo
    Estado en el que quedó el guardarropa de la fiesta de fin de año. / El Correo

La denuncia colectiva que prepara la plataforma de afectados por los incidentes acontecidos en la macro fiesta de año nuevo promovida por Todo Eventos Spain S.L. en la Hacienda Azahares del municipio sevillano de Espartinas incluye, entre otros aspectos, la falta de control de acceso y seguridad en el recinto, los colapsos de los servicios y diversas irregularidades, entre las que destacan «un informe negativo» previo de la Guardia Civil de Gines.

Según un borrador de dicha denuncia que desgrana los testimonios de varios de los afectados, un documento recogido por Europa Press, «desde primera hora el descontrol era patente», ya que los accesos a la finca estaban «mal iluminados» y no se pedía en la entrada el Documento de Identidad Nacional (DNI), por lo que, a juicio de los asistentes que participan en esta denuncia colectiva, «cualquiera podría entrar con un arma blanca o de fuego, con drogas e incluso colarse un menor de edad».

En el lugar del evento, la Hacienda Azahares, los testimonios aglutinados en la futura denuncia colectiva critican «la mala organización del tráfico» con una calle «tan estrecha» de entrada, extremo que motivó que muchos asistentes tuvieran que quedarse «a un kilómetro» de la fiesta y desde allí anduvieran «por un camino medio asfaltado de tierra con una seguridad nula», según detallan.

En el caso opuesto, los que conseguían entrar al recinto en su coche, «algunos aparcaban gratis y otros pagaban más de ocho euros por el mismo servicio», lo que tildan de «vergüenza». A todo ello se suma que, una vez estacionado el vehículo, «en ningún momento hubo un vigilante que velara por el bienestar del mismo».

«UNA HORA Y MEDIA DE ESPERA»

Con respecto al desplazamiento, si en vez de coger el coche, los jóvenes optaban por subirse al autobús que la empresa proporcionaba, tenían que esperar «una hora» en el autobús de salida desde el Prado de la capital, así como «una hora y media» de vuelta a casa. En la Hacienda, debido al retraso de los autobuses y el incidente del guardarropa, siempre según estos testimonios, algunos detallan que estuvieron esperando a la intemperie, «a siete grados de temperatura, 45 minutos y sin ropa de abrigo».

Poco después, en el medio de toda esta aglomeración de gente, «los autobuses llegaron a las 8,00 horas sin ninguna información de su destino» y, en una avalancha para entrar en el vehículo, una joven incluye en su testimonio que unos chicos le «manosearon» y, a pesar de que intentó «gritar» para que le sacaran de allí, debido al «descontrol», nadie pudo hacer nada. «Fueron los minutos más largos de mi vida», relata la víctima.

Posteriormente, y siempre según los relatos de quienes participan en esta denuncia colectiva, los asistentes denunciaron los diferentes hechos en la comandancia de la Guardia Civil de Gines, en donde los agentes habrían manifestado que la fiesta «no tendría que haber tenido lugar», puesto que ellos mismos habrían elaborado un «informe negativo para la realización».

«INCUMPLIMIENTO» DE LAS CONDICIONES CONTRATADAS

Igualmente, en este borrador previo a la denuncia colectiva como tal, se desgranan una serie de irregularidades registradas en este cotillón, entre las que destaca el supuesto incumplimiento de las condiciones contratadas en la entrada, por lo que una persona que compró una entrada general acabó accediendo a la zona VIP «sin ningún problema».

En todo el desarrollo de la noche, también lamentan el incidente del guardarropa, sobre el que un portavoz de la plataforma de afectados manifestó a Europa Press que ya se contabilizaban unas 110 denuncias por los hurtos de prendas de vestir y otros efectos en el guardarropa del evento, donde la estructura metálica en la que se colgaban los abrigos y demás pertenencias se desplomó a cuenta del peso.

Asimismo, también señalan la «falta de higiene para servir las copas y los pocos camareros» en el interior de las salas con «colas de 40 minutos» para obtener los vasos. A todo ello también se suma que había «ocho aseos aproximadamente para los 3.800 asistentes» y la «ausencia» de las actuaciones y espectáculos, entre otros aspectos.

Cabe recordar que la plataforma ya contaba con 284 adhesiones para la denuncia colectiva que será interpuesta ante la Dirección General de Consumo de la Junta de Andalucía, por aspectos como el catering del que «muchos no disfrutaron», las «largas colas» o los altercados acontecidos en el guardarropa.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016