sábado, 18 noviembre 2017
23:47
, última actualización
El Palmar de Troya

La independencia de El Palmar no tendrá impacto económico en Utrera

La ELA está a la espera de que la Junta apruebe la segregación antes de las municipales de 2019

18 jun 2017 / 07:44 h - Actualizado: 18 jun 2017 / 16:53 h.
  • Vecinos de El Palmar de Troya durante una manifestación hace años a favor de la segregración del municipio matriz, Utrera. / El Correo
    Vecinos de El Palmar de Troya durante una manifestación hace años a favor de la segregración del municipio matriz, Utrera. / El Correo

La Entidad Autónoma Local (ELA) de El Palmar de Troya se encuentra cada vez más cerca de conseguir hacer realidad sus aspiraciones de segregación del término municipal de Utrera y constituirse como una población independiente, la que sería la número 106 de la provincia de Sevilla, según explica su alcalde, Juan Carlos Domínguez (PSOE), que se muestra confiando en que este proceso esté culminado, con el visto bueno de la Junta Andalucía, antes de las próximas Elecciones Municipales previstas para mayo de 2019.

Lo único que queda por definir en su expediente de segregación son los planos de delimitación geográfica del nuevo municipio que, aunque está pactada con la población matriz de Utrera, sufrió un revés por un error en los planos. Dicha incorrección consistió en que, en vez de dibujarse el límite coincidiendo con el final de finca Las Peñuelas, que debería pertenecer en su integridad al nuevo municipio, se dibujó la linde en un arroyo que divide la finca en dos. Con el fin de evitar que una parte de esta finca pertenezca a Utrera y otra parte a El Palmar de Troya, la Junta rechazó dicho plano solicitando su subsanación, que es lo que ahora está realizándose.

La segregación de El Palmar de Troya va a suponer a Utrera la pérdida de 3.563 hectáreas y de unos 2.447 habitantes. Si finalmente se aprueba la segregación, utrera pasará de las 67.687 hectáreas que hasta posee a 64.124 hectáreas de superficie y de los 52.674 habitantes que tiene según los datos censales de 2016 a 50.227.

De esta forma Utrera salvaría el gran obstáculo que hasta ahora impedía que diera vía libre a la segregación, al poderse mantener con un censo superior a los 50.000 habitantes y no ver reducida su participación en los tributos del Estado que en la actualidad viene a ser una cifra del entorno de los 10 millones de euros.

La nueva delimitación geográfica dejaría en manos del Ayuntamiento de El Palmar de Troya, distante unos 14 kilómetros del núcleo de Utrera, algunos elementos esenciales en el paisaje de esta población como la parte más atractiva del pantano Torre del Águila con su zona de ocio y la presa, la propia Torre del Águila que data al menos del siglo XIII y se encuentra en ruinas, la laguna de Zarracatín o la basílica y sede central de la orden religiosa de la Iglesia Palmariana de los Carmelitas de la Santa Faz. De las tres lagunas del Complejo Endorreico de Utrera, dos se quedarían en el municipio matriz y una, la de Zarracatín, en El Palmar.

La delimitación recoge todas las aspiraciones de los promotores de la segregación de El Palmar de Troya, salvo la del poblado de La Cañada Real, en cuyo subsuelo se estima que podría estar la antigua ciudad romana de Siarum, que tiene hoy unos 20 habitantes que seguirán perteneciendo al municipio matriz de Utrera.

El expediente de segregación para hacerlo posible fue aprobado por el Pleno e Utrera con los votos a favor de PSOE, PA y PP, la abstención e IU y el voto en contra de UPyD, el 16 de diciembre de 2013. Lo hizo con un documento con muchas lagunas para evitar que la ley que entró en vigor pocos días después, el 1 enero de enero de 2014, que imponía la condición de tener más de 5.000 habitantes para la independencia, lo impidiese, ya que a día de hoy El Palmar cuenta con 2.447 habitantes.

Tras subsanar las carencias del documento inicial del expediente de segregación aportando nuevos informes y documentación, los vecinos de El Palmar de Troya esperan que una vez entregado el plano de delimitación geográfica el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía apruebe en corto espacio de tiempo la independencia del municipio.

La segregación a efectos prácticos sólo supondrá un cambio de la situación administrativa de esta población, ya que desde hace años existe un pacto no escrito por el que ni el Ayuntamiento de Utrera hace presencia visible en el núcleo poblacional de El Palmar, ni los vecinos de la ELA participan en las actividades de Utrera. Ahora mismo las únicas competencias que mantiene Utrera son de tipo urbanístico y las de seguridad ciudadana, que cada vez son menos visibles.

Lo único que le falta a El Palmar en cuanto a servicios, según el alcalde palmareño, es construir un cementerio propio para lo que el PGOU de Utrera ya tiene reservados unos terrenos. Mientras eso llega, el alcalde no ve problema en conseguir un posible acuerdo con el Ayuntamiento de Utrera.

Actualmente el Consistorio de El Palmar cuenta con un presupuesto de 1,5 millones y cerca de una treintena de empleados. La independencia significará crear al menos cinco plazas de Policía Local y algunas administrativas para gestionar el servicio de urbanismo y licencias que serán las nuevas competencias que asumirían.

La mayoría de los vecinos de El Palmar de Troya tienen una opinión favorable a la independencia y esperan ya el momento histórico de poder constituir su primer ayuntamiento propio en las próximas Elecciones Municipales de mayor de 2019.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016