miércoles, 14 noviembre 2018
13:58
, última actualización
Sucesos

La jueza envía a prisión a los tres asaltantes del chalet de Mairena

El propietario, que llegó a perder el conocimiento, les abrió creyendo que era la Policía Judicial

21 dic 2017 / 22:21 h - Actualizado: 22 dic 2017 / 00:28 h.
  • Los tres detenidos salen del Juzgado de Guardia tras declarar ante la jueza. / Raúl Caro (Efe)
    Los tres detenidos salen del Juzgado de Guardia tras declarar ante la jueza. / Raúl Caro (Efe)
  • La jueza envía a prisión a los tres asaltantes del chalet de Mairena

La jueza en funciones de guardia ha ordenado el ingreso en prisión para los tres detenidos por el asalto a un chalet de la urbanización Las Tinajas de Mairena del Aljarafe por los delitos de robo con violencia, detención ilegal, lesiones y usurpación de funciones, entre otros. Dos de ellos se acogieron a su derecho a no declarar, mientras el tercero negó su participación en el atraco. La investigación sigue abierta y bajo secreto de sumario.

La Guardia Civil puso este jueves a disposición judicial a los tres detenidos, que prestaron declaración ante el Juzgado de Instrucción número 8, en funciones de guardia, que acordó la prisión provisional, comunicada y sin fianza. Ante la magistrada dos de ellos se han acogido a su derecho a no declarar, mientras que el tercero sí declaró, pero negó su participación en los hechos. La jueza decidió enviarlos a prisión por la gravedad de los hechos y para velar por la investigación de lo acontecido y aclaración de sus autores, según informó el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). La investigación continúa abierta y seguirá en manos del Juzgado de Instrucción número 3, que mantiene el secreto de sumario.

Por su parte, el propietario del chalet, Joaquín Herrera, ya ha comunicado a la jueza del caso, ante la que ha ratificado su declaración como perjudicado que realizó ante la Guardia Civil, su personación en la causa como acusación particular. Según ha explicado el abogado Manuel Fernández Osuna, que es yerno de Herrera y ejerce como portavoz familiar, los asaltantes entraron en la vivienda poco después de que se marchara la mujer del empresario y de que llegaran los jardineros. Los atracadores –hay tres detenidos y un cuarto fallecido, aunque Herrera dijo que podían ser ocho o diez– les exigieron entrar en la casa asegurando que eran la Policía Judicial y que iban a realizar un registro en la vivienda. Aunque en un primer momento se resistieron, cayeron en la trampa, ya que portaban chalecos y placas de la Guardia Civil «y en todo momento actuaban como tales», todo gracias a que el cabecilla, Antonio Reyes, había sido agente. Él fue el que dirigió en todo momento el asalto, en el que acabó falleciendo tras ser abatido por un guardia civil al que encañonó.

Una vez dentro, los atracadores llamaron a la puerta del chalet, llamando a Joaquín por su nombre. Este estaba arriba y finalmente también acabó creyendo que eran guardias civiles. Ya dentro, las sospechas comenzaron «cuando echaron las persianas de la habitación porque la Policía no suele actuar así», señala Fernández Osuna, quien esa misma mañana pasó cerca de la casa y a sus hijas les llamó la atención el vehículo que estaba aparcado ante la casa de su abuelo. «Quién se iba a imaginar que a las nueve de la mañana iba a pasar algo así», afirma.

En el interior de la casa de los Herrera se vivieron momentos muy tensos y angustiosos durante «al menos una hora». Al principio creyeron que podía ser la Policía, pero poco a poco las sospechas iban a más porque ellos se mostraban cada vez más nerviosos e irritados. «Él colaboraba, le decían que era lo mejor y que como volviera su mujer iba a pagar las consecuencias», explica. Le llegaron a tapar la cabeza con una bolsa y a golpearle, e incluso perdió el conocimiento. Afortunadamen- te, actuación de la Policía Local y la Guardia Civil «fue muy acertada y se evitó que pudiera ocurrir una tragedia».

Era la primera vez que esta familia sufría un robo en su vivienda, pero no era el primero en la zona, «donde son habituales los robos». De hecho, los vecinos suelen adoptar ciertas medidas de seguridad para evitarlos, pero lo que pocos podían imaginar era que a primera hora de la mañana y a plena luz del día pudiera ocurrir algo así.

No obstante, el alcalde, Antonio Conde, defendió ayer que Mairena del Aljarafe es un municipio «seguro», que tras este asalta está recobrando «su vida cotidiana». Conde reconoció la «gravedad» del «incidente», pero abogó por entender este asalto en el contexto de «una urbanización aislada». «Mairena no tiene índices de delincuencia o criminalidad de un municipio inseguro, sino que está por debajo de la media de cualquier ciudad con la que se pueda comparar y es un municipio seguro», dijo.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016