jueves, 23 noviembre 2017
12:42
, última actualización
Memoria histórica

La Junta estudia identificar los restos de la fosa de Écija

La Dirección General de Memoria Histórica iniciará el proceso para la exhumación a partir de los informes documentales que espera recibir en 2018

12 nov 2017 / 09:42 h - Actualizado: 12 nov 2017 / 09:42 h.
  • Ángeles Casado señala la lápida con los nombres de los represaliados por el franquismo en Écija. / M.R.
    Ángeles Casado señala la lápida con los nombres de los represaliados por el franquismo en Écija. / M.R.
  • Inauguración de la lápida con el nombre de los represaliados. /M.R.
    Inauguración de la lápida con el nombre de los represaliados. /M.R.

La Dirección General de Memoria Histórica de la Junta de Andalucía estudia abrir la fosa común del cementerio de Écija e identificar los restos de las víctimas del franquismo que, presumiblemente, se encuentran en la misma. Familiares de las víctimas ya pidieron esa exhumación e identificación el pasado 1 de noviembre.

El director general de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía, Francisco Javier Giráldez, ha apuntado en Écija que la intención de su departamento es «trabajar primero en el espacio donde está el mausoleo, ver en qué situación están los restos y vamos a ver qué posibilidades de actuación tenemos de individualización, de discernir entre unos y otros restos», ya que se presupone que en la fosa común hay mezclados restos mortales de diversa procedencia.

Giráldez ha recordado que la fosa común del cementerio astigitano fue abierta en los años ochenta del pasado siglo, y señala que la intención de la Dirección General de Memoria Democrática es trabajar en Écija «con equipos técnicos de primer nivel y siguiendo directrices científicas que ellos nos marquen».

«Vamos a dejar trabajar a expertos arqueólogos y antropólogos forenses», pide, «que nos remitan un informe a lo largo de 2018 y a partir de ahí empezar a trabajar. Tenemos una serie de restos que debemos estudiar, identificar, ver si se pueden asociar, cómo se hicieron las exhumaciones y en qué situación están ahora».

El hecho de que en la fosa común de Écija se recogieran en el momento de levantar el mausoleo que la cubre –iniciativa que llevó a cabo la primera corporación democrática ecijana tras la dictadura franquista– dificulta la catalogación e identificación de los restos. Diversas fuentes señalan que en esta fosa común no solamente se encontrarían restos de personas represaliadas por el franquismo, sino también de períodos históricos anteriores, que habrá que identificar.

Para el director general de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía, queda clara «la intención de los verdugos, de los asesinos» en la represión. «Fue el escarmiento pero también la ocultación» del delito, afirma Giráldez, «porque prácticamente en todos sitios, la zona peor tratada de los cementerios es donde hay víctimas de la guerra civil; eso nos dice mucho de lo que fue la represión», subraya.

Para Giráldez, «Écija es fundamental para entender la represión en Sevilla y en Andalucía». El director general de Memoria Democrática recuerda que el protocolo de actuación para las exhumaciones marca que primero es necesario documentar lo sucedido; luego localizar y delimitar la zona de exhumación; recuperar a continuación los restos y proceder a su análisis forense y, por último, identificarlos a través de la comparativa del ADN.

En todo ese proceso, Giráldez quiere ir «de la mano de los familiares de las víctimas». Estos, que en el homenaje tributado a las personas asesinadas en Écija por el franquismo el pasado 1 de noviembre pidieron la identificación de los restos de la fosa común y recogen firmas para ello, han iniciado la constitución en la ciudad de una asociación por la recuperación de la memoria.

El pasado Día de Todos los Santos, el Ayuntamiento astigitano, de acuerdo con familiares de personas de Écija víctimas de la represión franquista, homenajeó la memoria de los vecinos y vecinas de la ciudad que fueron represaliados por la dictadura. El acto consistió en la colocación en el mausoleo de la fosa común de los nombres de 211 personas vecinos y vecinas de Écija que fueron asesinadas o murieron en cárceles franquistas o campos de concentración. El listado es fruto de varios años de investigación de la represión en la ciudad y su comarca de Carmen y Ángeles Jiménez Aguilera, dos hermanas ecijanas que han documentado los asesinatos franquistas.

En ese acto, familiares de víctimas del franquismo pidieron al Ayuntamiento ecijano y a la Junta de Andalucía que asuma la apertura de la fosa común y la identificación de los restos que en ella se encuentran, con el fin de entregárselos a sus familiares. La petición, para la que se han empezado a recoger firmas tras el homenaje, se ha apoyado en la Ley de Memoria Democrática.

En este sentido, Tomás Clemente, nieto de un ecijano asesinado tras el levantamiento militar de Franco, pide «un pequeño pasito más: recuperar los restos, identificarlos y entregarlos a sus familiares, que buscamos justicia, reparación y verdad para sentirnos tranquilos».


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016