viernes, 22 marzo 2019
18:01
, última actualización
Los Palacios y Villafranca

La peña flamenca más antigua del mundo homenajea a Matilde Coral

La tertulia El Pozo de las Penas concluye su II Otoño Flamenco, volcado en la difusión de este arte entre los jóvenes de Los Palacios y Villafranca, con un agradecimiento a su madrina por ser «el flamenco hecho mujer»

Álvaro Romero @aromerobernal1 /
14 dic 2018 / 18:54 h - Actualizado: 14 dic 2018 / 19:04 h.
  • Imagen de archivo de Matilde Coral que conserva la tertulia El Pozo de las Penas.
    Imagen de archivo de Matilde Coral que conserva la tertulia El Pozo de las Penas.
  • Actividades que se realizan para fomentar el flamenco entre el alumnado de los institutos.
    Actividades que se realizan para fomentar el flamenco entre el alumnado de los institutos.
  • Actividades que se realizan para fomentar el flamenco entre el alumnado de los institutos.
    Actividades que se realizan para fomentar el flamenco entre el alumnado de los institutos.

TAGS:

Se repite mucho últimamente, desde que los miembros de la peña El Pozo de las Penas han terminado convenciéndose de la importancia de su antigüedad y de sus posibilidades de proyección, que esta tertulia es, oficialmente, la más antigua de Andalucía y desde luego del mundo. Tan solo le puede hacer sombra La Platería de Granada, pues ya desde comienzos de los años 50 del siglo pasado se configuró esta peña que tiene nombre de un pozo real, el medianero de una taberna sobre el que se apoyaban Juan Duque y su hijo, Currela, cuando por allí paraban no solo el gran guitarrista Manolo Carmona, que había acompañado nada menos que a Manuel Torre y a Tomás Pavón, sino el mismísimo Antonio Mairena, quien una vez conseguida su Llave de Oro del Cante fue aquí, en la peña de Los Palacios y Villafranca, donde se le rindió su primer homenaje, en la época en que iban construyendo peña y afición gente como Paco Cabrera, Manolo El Gafas, Romerito o Miguel Roldán, entre otros... Precisamente desde hace un año es Enrique Duque, nieto de Juan e hijo de Currela, quien preside esta peña que comenzó teniendo de padrinos a Mairena y a la legendaria Niña de los Peines y que, a continuación, al fallecer estos, se dejó proteger bajo los brazos honoríficos del “flamenco hecho mujer”, como ha calificado a la gran bailaora sevillana Matilde Coral el palaciego que más tiempo ha presidido la peña, Juan García Bodi.

De modo que es de justicia que la peña palaciega empiece a creerse su solera, y también que mañana sábado, a partir de las 21.30 horas, homenajee a Matilde Coral en un acto que se promete inolvidable en el teatro municipal, presentado justamente por quien recibió este mismo homenaje el año pasado, el periodista y máximo difusor del flamenco Manuel Curao, a la sazón palaciego de larga estirpe. El acto será coronado con un recital de la niña prodigio palaciega Reyes Carrasco, la hija de la última Lámpara Minera de La Unión (Murcia), María José Carrasco. La joven cantaora, de 12 años, estará acompañada a la guitarra por Curro Vargas y las palmas de Manuel Bellido y Roberto Jaén.

Los institutos se ponen flamencos

Desde el año pasado, El Pozo de las Penas ha ideado una fórmula de acercamiento a los más jóvenes bautizada con el nombre de Otoño Flamenco. Se trata de traer a los alumnos de los institutos palaciegos a la propia peña para aprender sobre flamenco con charlas didácticas y recitales que no dejan indiferentes a los chavales. Tal es así, que también los maestros de escuela se sintieron atraídos por la idea de llevar a sus pequeños a la peña y hace unos días fue la bailaora Merche Quinta quien se encargó de ofrecerles un retablillo flamenco que hizo las delicias de precoces aficionados que aún no saben ni escribir.

La peña flamenca más antigua del mundo homenajea a Matilde Coral
Actividades que se realizan para fomentar el flamenco entre el alumnado de los institutos.

Tras el homenaje a María José Carrasco por haberse traído este verano la Lámpara de La Unión, convirtiendo así a Los Palacios y Villafranca en el único pueblo que tiene dos Lámparas -Miguel Ortega la consiguió en 2010-, la tertulia ha ido organizando charlas didácticas y recitales pensados para los adolescentes que vienen con sus profesores directamente desde sus institutos. “Es la manera más eficaz de mantener vivo el legado al que le tenemos tanto respeto”, dice Enrique Duque.

En este sentido, el sabio Manuel Herrera (que lo ha sido todo en el flamenco, incluso director de la Bienal de Sevilla) disertó sobre fandangos de Huelva, sevillanas y verdiales, y aquella charla la ilustró con su cante Anabel Valencia. Por su parte, Florián Ramírez habló sobre tangos, tientos, farrucas y marianas el día en que Carmen Ledesma hizo una demostración de su personalísimo baile. Enrique Duque, presidente de la peña, ilustró a los chavales sobre malagueñas, granaínas y cantes mineros la jornada excepcional en que una mujer, Laura González, demostró que, aunque haya pocas aún, hay buenas guitarristas también. Asimismo tuvo oportunidad de enseñar a los chicos sobre soleares, bulerías y cantiñas Juan García Bodi, con el cante de Gema Caballero, mientras que Sergio Moguer habló sobre cantes de ida y vuelta con la guitarra de Marta Robles, y Antonio Muñiz sobre seguiriyas, peteneras y martinetes con el baile de Ana Salazar.

Este II Otoño Flamenco también ha contado con ponencias como “La mujer en el cante”, a cargo de Manuel Curao; o “Arqueología de lo jondo”, como titula su propio libro Antonio Manuel Rodríguez. Además, hubo un maridaje de vino y flamenco en el que participó la cantaora local Nieves Sánchez, la hija del gran José Sánchez Itoly, que por cierto será la pregonera de la Navidad en 2019.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016