miércoles, 19 septiembre 2018
12:45
, última actualización

La protesta contra la privatización del cementerio silencia la feria

Cinco minutos de respeto a sus muertos en La Rinconada contra la cesión del camposanto

29 jun 2018 / 21:45 h - Actualizado: 30 jun 2018 / 20:41 h.
  • Algunos de los concentrados sostienen una pancarta contra la privatización del cementerio de La Rinconada. / F. J. D.
    Algunos de los concentrados sostienen una pancarta contra la privatización del cementerio de La Rinconada. / F. J. D.

Los vecinos de La Rinconada no se resignan a que el cementerio parroquial sea cedido a una funeraria privada para su gestión. Por ello, ayer por la tarde mostraron en público su disconformidad con la privatización del camposanto unas 200 personas mediante una concentración «para decir no a la firma de un acuerdo con una empresa privada». La localidad, que se encuentra en plena celebración de su feria, hizo un alto en los festejos para guardar «cinco minutos de silencio por nuestros difuntos».

El clamor vecinal fue unánime. «Con nuestros muertos ni se juega ni se negocia», comentaban los asistentes. Y la petición era clara: «Quien debe llevar el cementerio es el Ayuntamiento». Con esa intención varios centenares de rinconeros se concentraron en la plaza de España. Mostraron así su malestar e indignación por un «acuerdo opaco, que se nos ha comunicado cuando ya estaba hecho, sin tener en cuenta nuestra opinión».

La difícil gestión del cementerio parroquial llevó a tratar con el Ayuntamiento la cesión de las instalaciones. Pero tras una década las negociaciones no prosperaron por divergencias sobre la titularidad y el periodo de cesión. Sin conocimiento por parte de la feligresía ni del Consistorio, la parroquia, titular del cementerio, y el Arzobispado acordaron la cesión gratuita, definitiva e irrevocable a una funeraria, con unas condiciones que no han sido ofrecidas al Ayuntamiento para hacerse cargo de él, explicó el alcalde, Javier Fernández (PSOE), en comparecencia pública ante los vecinos el martes.

«Este es el pueblo más tranquilo del mundo mientras no se le toca la fibra. Uno de los temas que no se puede tocar es el cementerio y los muertos», expresó entonces el alcalde. Los que aseguran sentirse dolidos no saben cuál va a ser el futuro del camposanto, en qué condiciones van a poder seguir velando en él a sus familiares y, sobre todo, a qué precio. Por ello, piden que «se rescinda el contrato y se le ceda al Ayuntamiento, que es quien lo debe gestionar, como hace con el de San José de La Rinconada», el otro núcleo del municipio. Para apoyar la petición han reunido más de 2.000 firmas (La Rinconada como municipio tiene 38.000 habitantes, pero en el casco histórico viven 9.000), entregadas en el Arzobispado, la funeraria y el Ayuntamiento rinconero.

El cementerio fue construido en un terreno donado a la parroquia en 1965. Los vecinos edificaron las distintas dependencias y los nichos, con vistas a asegurarse el descanso eterno. Sienten este espacio como suyo. Por eso no entienden que el párroco y la Iglesia «hayan actuado así, sin tener en cuenta la opinión del pueblo, sin asumir la responsabilidad y dando una versión falsa sin mostrar documentos», aseguran los vecinos rinconeros.

La funeraria Santa María de la Estrella de Coria del Río es la adjudicataria mediante escritura pública. Para la atención de los propietarios y arrendatarios la empresa quiere «instalar una oficina en la capilla del cementerio», cuestión que ha indignado a los vecinos por «la falta de sensibilidad». El día 2 de julio el alcalde se reunirá con el Arzobispado para buscar una salida a esta situación. De no haber solución, los vecinos estudiarán seguir con acciones de protesta para ejercer presión.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016