jueves, 23 mayo 2019
18:45
, última actualización

La provincia rebaja la deuda a los bancos a cifras anteriores a la crisis

Hacienda. Los ayuntamientos sevillanos liquidan 382 millones en créditos en un lustro. Hay 15 pueblos sin cargas financieras. Montellano y Los Palacios son los más endeudados

Iñaki Alonso @alonsopons /
20 jul 2018 / 23:56 h - Actualizado: 21 jul 2018 / 00:12 h.
  • Una sucursal bancaria de la capital hispalense. Los ayuntamientos deben 691 millones de euros a las entidades bancarias. / Antonio Ojeda
    Una sucursal bancaria de la capital hispalense. Los ayuntamientos deben 691 millones de euros a las entidades bancarias. / Antonio Ojeda

Los municipios sevillanos han pasado por caja tanto en el último lustro que han conseguido liquidar un tercio de su deuda con los bancos, que se sitúa a niveles inferiores a los de la crisis. Los consistorios de la provincia cerraron el pasado año con una deuda bancaria de 691 millones de euros, la cifra más baja desde 2008 y un 9,4 por ciento menos que un año antes, similar a la media estatal. De hecho, se ha amortizado más de un tercio de los créditos en el último lustro, es decir, desde 2012, cuando se superó el listón de los mil millones tras el Plan de Pago a Proveedores implantado por Cristóbal Montoro, que permitía liquidar facturas atrasadas, pero a costa de firmar nuevos créditos y, por tanto, elevar la tasa de endeudamiento.

La letra pequeña de la ley estatal también acotaba la gestión económica de las haciendas locales hasta el límite, de manera que todo superávit en las cuentas debía ir a parar a amortizar deuda bancaria. De ahí se entiende que en este periplo se haya liquidado 382 millones en 5 años, de los que 72 millones son fruto de la contabilidad municipal del último año.

La mejoría financiera ha sido generalizada en el último año. Tres cuartas partes de los municipios sevillanos (en concreto, 77) redujeron la carga financiera en el último año. Destaca sobremanera la evolución en positivo de algunos consistorios, como el de Alcalá de Guadaíra, que lideró por segundo año la amortización de deuda al liquidar un tercio de la misma, es decir, 21 millones. Todo ello con permiso de la capital hispalense, que redujo más por lógica, ya que es acapara la mitad de la deuda financiera de la provincia. En esta ocasión, se han descontado otros 26 millones para situarse en una cifra de 321 millones. Ese descenso ha posibilitado que Sevilla baje en ese listado de ciudades con más deuda viva: ahora ocupa el noveno lugar, por debajo no solo de las grandes capitales como Madrid, Barcelona o Valencia, sino con respecto a otras localidades con menos habitantes como Málaga, Jaén, Parla o Jerez de la Frontera. Écija (-4,3 millones), Mairena del Alcor (-3,6 millones) y Marchena (-3,5 millones) se suman a esa tendencia. Este pueblo de la Campiña, además, ha conseguido con esta reducción incorporarse a la lista de pueblos con deuda cero, que se ha incrementado en el último año en lo que supone otro síntoma de recuperación. Fuentes de Andalucía, Benacazón, La Rinconada –cuyo crédito de hace un año era insignificante–, Paradas –que llegó a la crisis con las cuentas saneadas y en el pasado 2017 recuperó la senda– se incorporan a una lista de municipios sin nada que deber a los bancos liderada por Alcolea del Río, que es el único municipio sevillano, que ha capeado la crisis sin tener cuentas pendientes con las entidades crediticias.

Lora del Río, Albaida del Aljarafe, Arahal –que se mantiene tras incorporarse hace un año–, Aznalcázar, Constantina, El Madroño, El Pedroso, Tocina y Villanueva de San Juan completan una lista de consistorios saneados, a los que se podría incluir otros con créditos por amortizar que son insignificantes, como los de Salteras (1.000 euros), Castilleja de la Cuesta (2.000), El Ronquillo (4.000), Bormujos (29.000), La Puebla de Cazalla (31.000), El Garrobo (40.000) y La Campana (41.000). También es subsanable, por su peso demográfico, la deuda de Dos Hermanas, que asciende a 647.000 euros.

Pero no todos están entre los cumplidores. Hasta cinco municipios cuentan con una deuda viva superior a los mil euros por habitante. Es decir, englobarían la lista de pueblos más ahogados. Montellano vuelve a liderar el ránking del Ministerio de Hacienda, con un total de 1.797 euros/habitante. Repiten en esta singladura Los Palacios y Villafranca (1.235), Morón de la Frontera (1.207) y Umbrete (1.073), mientras que se cuela Marinaleda (1.164).

Además, en torno a una docena de pueblos no hicieron los deberes y cerraron 2017 con mayores compromisos bancarios. Sorprende el caso de Guillena que, según los datos de Hacienda, incrementó su deuda en 9,4 millones, lo que lo ha catapultado en el top 10 con más deuda viva de la provincia. Los Palacios, con 3,3 millones más; Villanueva del Río y Minas (+2,1 millones), y Santiponce (+1,6 millones) se suman a esta lista de aumento de la morosidad bancaria, en la que también aparecen, aunque con cuantías menores, Las Cabezas, Carmona, El Viso o Valencina de la Concepción.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016