martes, 23 abril 2019
17:16
, última actualización

Los privilegios por nacimiento no existían en la Edad del Cobre

Un estudio de la población infantil del enclave prehistórico de Valencina descarta privilegios de nacimiento por la forma de los enterramientos

26 ago 2018 / 21:15 h - Actualizado: 26 ago 2018 / 21:45 h.
  • Uno de los hoyos donde se encontraron restos óseos de individuos «no adultos» en Valencina. / Europa Press
    Uno de los hoyos donde se encontraron restos óseos de individuos «no adultos» en Valencina. / Europa Press

Los privilegios por nacimiento no existían en la Edad del Cobre. Es la conclusión que se extrae de la primera investigación promovida sobre la población «no adulta» del asentamiento que durante la Edad del Cobre habría poblado con mayor o menor periodicidad el entorno de Valencina de la Concepción y Castilleja de Guzmán. Los individuos de esta antigua cultura no habrían gozado de «altos estatus sociales» por meras razones de nacimiento, según los indicios del estudio La población no adulta del asentamiento de la Edad del Cobre de Valencina de la Concepción: una aproximación demográfica, contextual y sociológica, que firman los arqueólogos e investigadores Marta Cintas-Peña, Leonardo García Sanjuán, Marta Díaz-Zorita, Ana Mercedes Herrero Corral y Sonia Robles Carrasco.

El trabajo, recogido por Europa Press, se basa en restos óseos rescatados en las excavaciones arqueológicas acometidas en la zona de los dólmenes asociados a 39 individuos «no adultos», es decir con edades comprendidas hasta los 17 años. Estos restos humanos, localizados en ocho sectores diferentes del antiguo asentamiento calcolítico de Valencina y Castilleja de Guzmán, se remontan a un periodo que abarca desde el año 3.200 antes de Cristo en el caso de los huesos más antiguos, al 2.300 antes de Cristo en el caso de los huesos de menos antigüedad.

A partir de un prolijo análisis de los restos óseos, los autores de esta investigación dan cuenta de «diferencias» entre las «prácticas funerarias» correspondientes a los adultos y las relativas a los no adultos. Estos individuos infantiles o juveniles fueron enterrados «o en compañía de adultos o en estructuras donde también había adultos» sepultados, toda vez que en el entorno de Valencina y Castilleja de Guzmán «hay numerosos contextos en los que sólo hay adultos» enterrados, por ejemplo el propio dolmen de Montelirio.

Los investigadores ponen de relieve que 30 de los citados 39 individuos infantiles o juveniles fueron enterrados en «contextos no megalíticos», es decir en «hoyos o cuevas artificiales», y sólo nueve de estos cadáveres fueron localizados dentro de construcciones megalíticas.

Por contra, en el caso de los restos atribuidos a población adulta, «58 de los individuos fueron enterrados en estructuras megalíticas frente a 76 hallados en contextos no megalíticos», lo que arroja una clara diferencia proporcional entre los fallecidos de uno u otro sector demográfico.

Además, este estudio señala que «ninguno de los individuos no adultos» descubiertos en los enterramientos calcolíticos tenían asociados «artículos o efectos funerarios». En algunos casos, se puede hablar «de artículos mortuorios colectivos que podrían haber estado asociados a adultos y también a individuos no adultos, pero en Valencina no hay contextos (funerarios) en los que los cadáveres de sujetos no adultos presenten una clara relación con efectos mortuorios individualizados», expone el estudio. De otro lado, sí hay «claros ejemplos de individuos adultos correlacionados con ajuares fúnebres personales».

Gracias a estos aspectos, los investigadores interpretan que los indicios «sugieren» la idea de que en las comunidades del asentamiento calcolítico de Valencina y Castilleja de Guzmán «no había individuos que disfrutasen de altos estatus sociales por nacimiento, como parece ser el caso en algunos colectivos de la Edad del Bronce Argárica»


Todos los vídeos de Semana Santa 2016