lunes, 12 noviembre 2018
20:20
, última actualización

Rechazo vecinal a la privatización del cementerio de La Rinconada

Denuncian falta de información en el proceso y exigen la reversión del contrato y la cesión del camposanto parroquial al Ayuntamiento

27 jun 2018 / 08:48 h - Actualizado: 27 jun 2018 / 15:13 h.
  • Puerta de acceso al cementerio de La Rinconada. / F.J.D.
    Puerta de acceso al cementerio de La Rinconada. / F.J.D.
  • Reunión del alcalde con los vecinos de La Rinconada para informar sobre las acciones a seguir para revertir la situación. / F.J.D.
    Reunión del alcalde con los vecinos de La Rinconada para informar sobre las acciones a seguir para revertir la situación. / F.J.D.
  • Lápida rota en un solar anexo. / F.J.D.
    Lápida rota en un solar anexo. / F.J.D.

El cementerio parroquial de La Rinconada pasará a estar gestionado por una empresa a partir del día 1 de julio. Así se ha firmado mediante escritura pública entre el párroco y la funeraria Santa María de la Estrella. Los vecinos se oponen a esta privatización, realizada «sin el consenso y opinión de la feligresía» y sin proponer al Ayuntamiento «como órgano preferente de gestión».

El cementerio Nuestra Señora de los Dolores fue erigido en 1965 y donado a la Parroquia. Se trata de un cementerio «en mal estado y que no está gestionado», apuntan los vecinos. Mediante el acuerdo, se cede a la funeraria «a título gratuito y de manera definitiva e irrevocable, hasta su clausura definitiva».

En la localidad, que cuenta con otro en el núcleo de San José de la Rinconada de titularidad y gestión municipal, se teme el «agravio comparativo» entre ambos, tanto en su mantenimiento como en las tarifas. Cuestión esta que se desconoce, puesto que no se han hecho públicas las condiciones del contrato. «Es una vía libre a una empresa privada, y como tal querrá obtener beneficios de un cementerio que es deficitario», argumenta el movimiento vecinal.

Fue en la función del Corpus Christi cuando el párroco, don Marco Antonio Rubio, anunció el acuerdo. La feligresía tenía constancia de que «se estaba negociando con el Ayuntamiento, aunque no se nos daba ninguna información. Por sorpresa el párroco comunica al alcalde que ha firmado con una empresa y con unas condiciones que no se le ofrecieron al Ayuntamiento». Desde ese momento, los vecinos se han movilizado para intentar que se de marcha atrás y se rescinda el contrato. «Lo lógico es que el cementerio sea municipal, pues lo construyó el pueblo y el Ayuntamiento lo mantiene».

Según explican fuentes municipales, el Ayuntamiento inició hace una década un proceso para la cesión de estas instalaciones, que se ha ido dilatando sin llegar a ningún acuerdo. Ante «la confusión e innumerables dudas» que genera esta nueva situación, desde el Consistorio se han remitido dos escritos al Arzobispado, resaltando el desconocimiento de las términos del acuerdo y ofreciéndose para asumir la gestión del cementerio con las condiciones de que la titularidad sea municipal y se efectúe la entrega del bien libre de cargas.

No fue hasta el sábado 23 cuando el párroco explicó a la feligresía la cesión, en compañía de una representante de la funeraria. Según relatan los asistentes, de forma sucinta se habló del proceso y de aspectos concretos que «no convencieron a la gente». Los vecinos mostraron su malestar y le hicieron entrega de un documento con sus reclamaciones.

En el escrito se manifiesta el desacuerdo con el procedimiento que se ha realizado y la forma en que se ha comunicado, con el hecho de que no se hayan ofrecido las mismas condiciones al Ayuntamiento que a la empresa y el desconocimiento de los nuevos términos. Con ello, los vecinos –avalados por «más de 2.000 firmas recogidas en tres días»– solicitan la gestión municipal del cementerio para «tener las mismas condiciones que los habitantes de San José con respecto a la utilización y las tasas» y que se rescinda el contrato.

Ese mismo documento fue entregado en el Ayuntamiento, Arzobispado y en la funeraria. Requeridos por este periódico, tanto el párroco como los responsables de la empresa han declinado realizar declaraciones al respecto.

En la tarde de ayer, el alcalde de la localidad, Javier Fernández, se reunió con los vecinos para informar sobre las acciones a seguir. Tras comentar la sucesión de hechos que han llevado hasta la situación actual, explicó que el próximo lunes mantendrá una reunión en el Arzobispado para tratar la rectificación de la cesión, la rescisión del contrato y la iniciación de nueva negociación para que el cementerio sea gestionado desde el Consistorio, o mediante cualquier otra fórmula que no suponga una privatización del servicio. Los vecinos, por su parte y como medida de presión, han convocado una concentración para la tarde del día 29 en la plaza de España de la localidad para mostrar su desacuerdo a la cesión del camposanto a manos privadas.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016