lunes, 10 diciembre 2018
16:11
, última actualización

Santa María volverá a sonar por la Purísima

Con la procesión de la Inmaculada y una iluminación única se darán por concluidos los trabajos de la primera fase de restauración de esta torre-campanario de la Prioral de Carmona.

Ezequiel García ezegarcia85 /
05 dic 2018 / 17:08 h - Actualizado: 05 dic 2018 / 17:10 h.
  • Santa María volverá a sonar por la Purísima
  • Santa María volverá a sonar por la Purísima
  • Santa María volverá a sonar por la Purísima
  • Santa María volverá a sonar por la Purísima
  • Santa María volverá a sonar por la Purísima

Arañaba el verano sus primeros días cuando las campanas de la Iglesia de Santa María de la Asunción, templo principal de los carmonenses, se marchaban a Torredonjimeno (Jaén) para ser acondicionadas y que, un 8 de diciembre, pudieran volver a poner en hora al Casco Antiguo de la ciudad. Tras medio año de estudios, pruebas y adecuación, el equipo interdisciplinar coordinado por Antonio García, Gabriel Rodríguez y Germán Pérez pondrá fin a esta primera fase un día marcado en rojo para el orbe cristiano: el día de la Inmaculada. Hablamos con ellos.

-¿En qué han consistido los trabajos de restauración?

R.- La primera fase de los trabajos de restauración de la torre se han centrado en dos ámbitos, la torre y las campanas. En la torre se ha actuado en el cuerpo del campanario, es decir sus huecos y los distintos paramentos dónde se encuentran. En ellos se han realizado nuevos anclajes para las campanas que tienen movimiento (volteo y bandeo) y se han reconstruido los anclajes de madera para éstas que sólo tienen toque de martillo. Se han recuperado íntegramente los paramentos, afectados por intervenciones anteriores, con la reconstrucción del entablillado original que presenta el campanario. También se ha recuperado la pigmentación primigenia.
En las campanas, los yugos metálicos han sido sustituidos por otros de madera. El diseño de los yugos de madera ha sido realizado de manera científica con la base visual a través de distintas fotografías donde se muestra la torre anterior a la electrificación y los cambios de yugos. También se ha tomado como base el único yugo de madera que existía, que será expuesto durante la exposición que comenzará a partir del día 8, tomado como neutro para los yugos que no aparecen en la fotografía. Tenemos que tener en cuenta que con las imágenes que tenemos hoy podemos reproducir tres de los frentes 'clásicos' de este campanario, recuperando una estampa, al menos decimonónica. Una de las características que se pueden observar es la ausencia de yugo en la campana de Santiago. En las bases documentales estudiadas esta campana no disponía de ninguna "cabeza" por lo cual hemos adaptado una solución técnica para optimizar el soporte de la campana sin la creación de un nuevo yugo.
Como ya reflejamos, las campanas han sido optimizadas con motores sin transmisión directa, con badajeras nuevas que respetan la campana -no se hacen orificios en el metal para el anclaje hechos en anteriores intervenciones- con sistemas de seguridad que impiden su desprendimiento con lo que hemos recuperado toques antiguos perdidos gracias al estudio de Antonio Cabrera y Fernando de la Maza.

En todo caso las campanas no han sido sometidas a ningún tipo de tratamiento abrasivo, sino solamente limpiadas. Porque entendemos que se tratan de documentos históricos-artísticos y hay que tratarlos como tales. En ningún momento se ha quitado la pátina del óxido de cobre que le da ese tono verdoso y que sirve de capa protectora y estabiliza el metal ante las inclemencias.

-¿Qué sorpresas han arrojado la reparación de las mismas?

R.-Con la limpieza de paramentos de la torre hemos recuperado originales hornacinas que eran utilizadas para el sistema de volteo de manera manual, así como recuperación de la pigmentación. Hemos comenzado con el estudio paramental para conocer las fases constructivas que ha tenido la torre en toda su historia, actualmente desconocido dentro del complejo de la Prioral de Santa María de Carmona. Todo ello se ha recuperado y puesto en valor.
Del mismo modo, al poder ser estudiadas las campanas de manera directa, hemos podido conocerlas con mayor profundidad, mostrándonos en toda su potencia sus relieves e inscripciones, que han podido ser contrastados con la documentación. Todo ello se reflejará en una publicación que se va a realizar y que va a arrojar muchas sorpresas que irán desde tiempo de los Reyes Católicos hasta nuestros días, ya que el conjunto de las campanas de Santa María de Carmona es uno de los más completos del panorama sevillano.
Entre otras muchas cosas, hemos podido también recuperar la matraca del siglo XIX que se conservaba olvidada en el campanario. Después de haber sido sometida a una restauración y a recuperar sus anclajes, el próximo Viernes Santo volverá a sonar, recuperando una tradición sonora ya perdida pero que la gente mayor aún recuerda.

-¿Por qué ha habido que esperar hasta este sábado para su nueva puesta en marcha si fueron colocadas hace un par de semanas?
Directamente desde la subida de las campanas no pueden ser tocadas, ya que es necesario anclarlas, colocar el sistema de electrificación y volteo, realizar las pruebas para comprobar su seguridad y realizar los últimos trabajos en paramentos, pintura y limpieza.
La fecha concreta ha sido elección del párroco, Jose Ignacio Arias, que quería convocar a todos los carmonenses junto antes de las Navidades, en el día de la Inmaculada Concepción, fiesta eclesiástica muy arraigada en nuestra localidad.

-¿Se ha conseguido arreglar el reloj?
No tocaba en esta ocasión. Pero, sin duda, será una de las actuaciones más importantes de la siguiente fase. Se intentará volver a poner en marcha con la maquinaria histórica que conserva, pero haciendo uso de las nuevas tecnologías. Del mismo modo se prevé el cambio de las esferas y la restauración de las manillas.

-¿Cuál será la segunda fase y para cuándo tenéis pensado realizarla?
Esta primera fase ha sido un gran ensayo para ponernos en marcha con la reforma integral de la torre-campanario y con el resto de torres de nuestra ciudad. El grupo interdisciplinar que ha llevado a cabo esta labor se agrandará para la siguiente fase a fin de dar una solución óptima a los problemas que presenta el inmueble, poder recuperar su imagen y conocer su intrahistoria constructiva.
La segunda fase tendrá dos momentos: la del estudio físico e histórico y la actuación sobre el edificio. En la primera se unirá un profundo análisis arqueológico, otro tridimensional y de cálculos avanzados, así como un estudio biológico. Todo ello nos permitirá conocer el edificio en toda su dimensión física y humana, y podrá las bases para el trabajo que debamos abordar.
En el segundo momento se recuperará íntegramente la visión de esta singular torre, hoy bastante desvirtuada y en mal estado de conservación. Se actuará en el interior y el exterior del campanario, realizándose una importante limpieza de todos sus elementos: carpinterías, vidrios, cornisas, restauración de paramentos, etc. Pero, sobre todo, se actuará sobre sus elementos más singulares: la restauración de las balaustradas de los cuerpos principales que tienen como elemento singular ocho pináculos que presentan un gran estado de deterioro y que es necesario abordar la restauración ya que se perderán; el cuerpo del reloj, las cuatro esferas junto con sus mecanismos y el chapitel y la cruz.
Además se dispondrá una nueva instalación eléctrica y una nueva iluminación (más patrimonial y menos escénica) acordes a las exigencias actuales, con luminarias de bajo consumo y alto nivel cromático.
De manera singular, vamos a contar con un equipo de biólogos que van a hacer del campanario un centro de anidación y recuperación de cernícalos comunes (conocidos como kíkilis), ave que en la actualidad se encuentran en peligro de extinción. Lo cual nos va a permitir, además, controlar las colonias de palomas.

-¿Cómo será ese acto del día de la Purísima?

R.-El día de la Inmaculada se realizará la misa votiva del día y se realizará una procesión que dará la vuelta al templo con la imagen de la Inmaculada del siglo XVII que conserva la Comunidad de Santa Clara. Acompañarán a esta procesión todas las hermandades de Carmona. La torre será iluminada de azul y, al paso de la imagen bajo el campanario, comenzarán a sonar y se realizará un juego de fuegos sobre el campanario. En ese momento el párroco bendecirá las campanas.
Ese mismo día se inaugurará una exposición en el trascoro de la Iglesia de Santa María de Carmona en el que se contará el trabajo realizado, algunos descubrimientos y daremos pie a la segunda fase.



Todos los vídeos de Semana Santa 2016