lunes, 19 noviembre 2018
16:05
, última actualización

Tomares se topa con ‘un tesoro’ de la Roma imperial

Hallan por casualidad 19 ánforas con 600 kilos en monedas de bronce en las obras del parque El Zaudín . Los expertos no lo dudan: es un hallazgo «único en el mundo»

29 abr 2016 / 08:43 h - Actualizado: 29 abr 2016 / 08:57 h.
  • Ana Navarro, inspecciona las monedas encontradas. / Pepo Herrera
    Ana Navarro, inspecciona las monedas encontradas. / Pepo Herrera
  • Una de las miles de monedas que se han encontrado en 19 ánforas en Tomares. / Pepo Herrera
    Una de las miles de monedas que se han encontrado en 19 ánforas en Tomares. / Pepo Herrera
  • Las ánforas en el momento de su extracción. / Efe
    Las ánforas en el momento de su extracción. / Efe
  • Operarios de la obra posan para los medios gráficos. / El Correo
    Operarios de la obra posan para los medios gráficos. / El Correo

Hace 58 años, un obrero Alonso Hinojos del Pino, un albañil de Medina Sidonia, descubrió casi por casualidad un brazalete en el cerro de Camas. Las excavacaciones posteriores dieron a la luz las 21 piezas del Tesoro del Carambolo, el principal hallazgo arqueológico de la provincia. Casi seis décadas después, la casualidad ha vuelto a hacer acto de presencia y, de la mano de otro obrero, desenterrar otro tesoro, otro trocito de historia, en la comarca del Aljarafe. Las obras para instalaciones y canalizaciones desarrollada por al Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) en el Parque El Zaudín en Tomares ha propiciado el hallazgo de 19 ánforas romanas que contenían en su interior 600 kilos de monedas de bronce –algunas bañadas en plata– de finales del siglo III y del IV después de Cristo. «Un gran descubrimiento en la historia de España y del mundo», explicó ayer la directora del Museo Arqueológico de Sevilla, Ana Navarro.

La gran sorpresa del hallazgo es que, como el del_Carambolo, se descubrió casi a la vista. Las ánforas estaban tan sólo a un metro por debajo de la tierra. «¿De verdad? Vamos que han estado ahí todo este tiempo y ahora el destino ha querido lucirlas». Un hallazgo que se ha producido de forma casual durante el desarrollo de unas obras con las que ni mucho menos esperaban encontrar tal descubrimiento.

«Se trata de un conjunto único y con poquísimos paralelos en la historia del Bajo Imperio Romano», analizó Navarro con las monedas a su alrededor. Un total de 19 ánforas, nueve de ellas conservadas intactas. El resto se rompió durante el desarrollo de la obra. Bendita obra, pues gracias a ella Sevilla podrá presumir de un descubrimiento único en el mundo. «Aporta a nuestro patrimonio histórico y arqueológico de la Junta de Andalucía una contribución enorme y de la que sacaremos mucho más partido una vez que empecemos a documentarla y a investigarla», remarcó la directora del centro en varias ocasiones.

«Se trata de unas monedas conocidas, pero lo que es increíble es que la gran mayoría de monedas no han circulado». Con ganas de comenzar a trabajar en dicho descubrimiento, dadas las hipótesis que se han abierto y las que se pueden resolver, la directora del museo no quiso precipitarse y hacer conjeturas sobre por qué había tantas ánforas almacenadas en ese lugar. «Pensamos que puede estar relacionado con pagos al ejército o con algún tipo de entidad pública del estado, pero ahora mismo no podemos aventurar nada más». Estos metales cuentan con inscripciones dispares, analizó la experta, pues algunas presentan al emperador Constantino y otras a Maximiliano. Eso sí, todavía pueden aparecer otros emperadores dado el número de monedas halladas y las pocas que se han analizado: «Ni una décima parte». Navarro aseveró que «ahora mismo hay una documentación de determinados yacimientos del entorno que habrá que estudiar y relacionarla, quizás, con una villa importante, pero realmente ahora empieza el trabajo de la hipótesis arqueológica e histórica que hay que contrastar con la documentación y con la investigación».

La consejera de Cultura, Rosa Aguilar, subrayó que este descubrimiento «pone de manifiesto la constante y continuada colaboración de la Consejería de Cultura con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado así como la eficacia y la rapidez de los protocolos establecidos en el marco de la Ley de Patrimonio por la Consejería para la gestión, tutela y salvaguarda del patrimonio arqueológico andaluz».

En cuanto al terreno donde se localizó este trozo de historia, se controlará y revisará en búsqueda de otros tesoros. La directora general de Bienes Culturales y Museos, Araceli García, explicó que la Delegación Territorial de Sevilla «está preparando una resolución del delegado para paralizar las obras y pedir al Ayuntamiento de Tomares que valle y cuide la zona en las que se han descubierto como medida preventiva para proceder a una excavación arqueológica de urgencia». Al contrario, la concejal de Urbanismo del Consistorio de Tomares, Lola Vallejo, afirmó que el hallazgo es «puntual» y las obras continuarán con «normalidad».

«No se puede determinar el tiempo que durará la investigación, puede ser muchísimo tiempo porque cada ánfora tiene miles de monedas. Además el tiempo de investigación en materia arqueológica es lento porque no podemos inventar la historia, hay que documentarla. Esto requiere mucha dedicación», señaló Navarro. De este descubrimiento, que no se puede valorar económicamente, se hará cargo el Museo Arqueológico de Sevilla. Un importante grupo humano, un equipo que está dispuesto a empezar ya y trabajar a destajo en la interpretación, en el contexto histórico y arqueológico de este descubrimiento. Es único y solamente a través de la investigación posterior se podrá valorar realmente la entidad de la interpretación histórica, con la que esperan hacer historia. Si no lo han hecho ya.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016