martes, 11 diciembre 2018
00:07
, última actualización

Una guitarra ergonómica para evitar lesiones al tocar

Un vecino marchenero lleva más de una década investigando sobre las patologías de los guitarristas hasta crear un instrumento que las previene

María Montiel marmondua /
25 ago 2018 / 19:06 h - Actualizado: 25 ago 2018 / 21:33 h.
  • El instrumento creado por Jesús Solano destaca por su peculiar forma, que rompe la silueta de la guitarra clásica. / M. M.
    El instrumento creado por Jesús Solano destaca por su peculiar forma, que rompe la silueta de la guitarra clásica. / M. M.
  • Solano muestra la radiografía de una lesión por tocar la guitarra. / M. M.
    Solano muestra la radiografía de una lesión por tocar la guitarra. / M. M.

Malas posturas, muchas horas tocando e incluso los sobresfuerzos ocasionan en los guitarristas lesiones que, en algunos casos, merman la calidad de vida de estos artistas. Sin embargo, en Marchena, una de las cunas del flamenco de la provincia de Sevilla, un músico investigador ha creado una guitarra ergonómica que evita las lesiones. Jesús Solano lleva quince años estudiando las patologías de los guitarristas. Concretamente, mientras va sacando su preciada creación, detalla que «la postura que los intérpretes tienen es muy incómoda y produce lesiones en el brazo derecho, otra en la parte metacarpiana de la muñeca izquierda y hernia de disco en las zonas lumbares». Con el nuevo modelo de guitarra, intenta «hacerle la vida más cómoda al guitarrista, teniendo en cuenta la cantidad de horas de estudio a las que se ve sometido».

Solano explica que en los principios de la guitarra nadie la tocaba como se hace actualmente. Entonces «se rasgueaba de manera vertical con el cuerpo totalmente derecho». Sin embargo, «la técnica de la guitarra va avanzando y se empieza a puntear». De esta manera comienzan las lesiones por las que «algunos guitarristas tienen incluso que dejar de tocar».

Muchas horas de estudio e investigación sobre el instrumento han llevado a Solano a crear una guitarra ergonómica con la cual «atrás quedan la prótesis con ventosas en el aro inferior (el gitano), el banquito reposapiés, las almohadillas, los artilugios de cuerdas con ventosas en el fondo de la guitarra, y demás inventos, que a través de los años, aparecen en las historias de los guitarreros».

Este instrumento está estudiado bajo los condicionantes de la acústica, y responde fiel al timbre y a la potencia sonora esperada. De hecho, tras tener claro su diseño, «los ingenieros en acústica comenzaron a funcionar para que la guitarra tenga 15 litros de volumetría porque si no tiene ese volumen no suena a guitarra. Sonará a otro instrumento, mejor o peor, pero no a guitarra».

Precisamente cuando inició los primeros pasos en la creación de este instrumento no sonaba a flamenca porque «la caja armónica no tenía los litros suficientes y el ingeniero lo que hizo fue modificar unas líneas».

Dentro de las ergonómicas, este investigador ha creado tres modelos: clásica, flamenca y la flamenca vertical. Al observar el instrumento llama poderosamente la atención la singular estética que rompe con la silueta clásica de la guitarra tan conocida mundialmente. No obstante, Solano puntualiza que «los instrumentos van evolucionando y se van mejorando en acústica y ergonomía».

Hasta ahora la guitarra ergonómica ha estado «placeándose». Algunos guitarristas, como el Niño Elías, han estado probándola con el fin de «tener diferentes opiniones». No obstante, lo que más valora Solano es que «cuando la tocan lo primero que me dicen es: ¡Qué cómoda! A partir de ahí todo lo demás pasa a segundo plano».

Después de tener varios prototipos en mano, el guitarrero Jesús de Jiménez le realizará «otra de mejor calidad». Quiere tenerla para su puesta de largo. Una presentación oficial que quiere celebrar «el año que viene en Sevilla y en Córdoba».

A pesar de las buenas críticas que ha tenido su invento entre aquellos que la han probado, Jesús Solano sabe que «el éxito será paulatino hasta que se vayan adaptando a ella».

Varios proyectos tiene entre manos este músico y poeta quien, además de su guitarra ergonómica, a partir de septiembre dará los últimos toques a su castañófono. A raíz de una fractura del radio de su brazo derecho, comenzó a interesarse por el mundo de la castañuela hasta llegar a ser el coleccionista con mayor número y diversidad de idiófonos en España. Un creador nato que no para de investigar sobre su gran pasión: la música.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016