jueves, 22 agosto 2019
20:13
, última actualización
  • Santa Catalina reabrirá a finales de 2017/2018
    Estado actual de la iglesia de Santa Catalina. / El Correo

Santa Catalina reabrirá a finales de 2017/2018

Prueba de articulo con foto a 1.000 pixels

11 may 2016 / 17:19 h - Actualizado: 12 feb 2019 / 13:58 h.

TAGS:

  • 1 Ayuntamiento de Sevilla
  • 2 Distribución
  • 3 Financiación
  • 4 Juan José Asenjo
  • 5 La cultura del desayuno
  • 6 Patrimonio
  • 7 Rehabilitación
  • 8 Urbanismo

Tras más de una década de cierre y siete años de obras, la reapertura de la iglesia de Santa Catalina está cada vez más cerca. Si todo marcha en plazo, los trabajos de la tercera y última fase de rehabilitación del templo estarán concluidos a finales del año 2017, fecha en la que se reabriría definitivamente al culto. Así lo ha anunciado este miércoles el arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, durante la presentación de este último tramo de unas obras que se esperan puedan comenzar después del verano y que cuentan con un presupuesto aproximado de entre 2 y 2,5 millones de euros.

En concreto, las obras de esta tercera fase afectarán al interior del templo y a la adecuación de los restos arqueológicos que se han hallado bajo el suelo. Según explicó el arquitecto encargado de los trabajos, Francisco Jurado, la principal novedad de este proyecto será la adecuación de una cámara de ventilación que rodeará el edificio y que permitirá que los muros no estén en contacto directo con las humedades, uno de los principales problemas que presentaba el templo. Además, y aunque no habrá grandes novedades en cuanto a la distribución del interior, sí se recuperará la imagen original del característico arco de la entrada que configura el principal resto de la primitiva iglesia mudéjar. Para ello, se colocará un elemento de vidrio que permitirá ver la cota original del arco, situada unos 80 centímetros más abajo del suelo.

También se adecuará un acceso a la cripta del templo, permitiendo que se visiten los restos arqueológicos hallados en el subsuelo que serán musealizados, aunque sin abusar de las ventanas arqueológicas. La iluminación será otros de los elementos clave en la configuración de la nueva Santa Catalina, no solo a través de las luces artificiales, que serán LED para evitar el daño que las ultravioletas provocaban sobre los bienes muebles, sino que también se prestará especial atención a la luz natural con la restauración de los óculos y vidrieras. Por último, la idea de los restauradores es que Santa Catalina mantenga una solería de mármol, similar a la anterior, pero algo más sencilla.

El proyecto, que se encuentra ahora mismo en fase de visado en la Gerencia de Urbanismo, será trasladado posteriormente a la Comisión de Patrimonio que debe dar su visto bueno a la ejecución de esta tercera fase, que afecta principalmente al interior del templo y a la intervención de sus bienes muebles. Su financiación correrá a cuenta del propio Arzobispado, que aportará aproximadamente el 50% del total, y del Ayuntamiento de Sevilla, del que se espera que asuma en torno a 1 millón de euros según el convenio firmado entre ambas partes en el año 2014. También se negociará la participación de alguna entidad privada, como es el caso de la Fundación Endesa en relación a la iluminación artística del templo, para que pueda asumir alguna parte del montante total de las obras.

Todos los vídeos de Semana Santa 2016