lunes, 17 diciembre 2018
17:33
, última actualización

Abre al público la nueva plaza del entorno de la Macarena

Las obras, que comenzaron en julio, han garantizado la accesibilidad y blindado a los coches el espacio. La circulación de coches por el arco se permitirá tras la Semana Santa

14 mar 2018 / 12:34 h - Actualizado: 16 mar 2018 / 18:00 h.
  • La nueva plaza frente a la basílica de la Macarena ya está abierta al público. / Jesús Barrera
    La nueva plaza frente a la basílica de la Macarena ya está abierta al público. / Jesús Barrera
  • La nueva plaza frente a la basílica de la Macarena ya está abierta al público. / Jesús Barrera
    La nueva plaza frente a la basílica de la Macarena ya está abierta al público. / Jesús Barrera
  • El hermano mayor de la Macarena, José Antonio Fernández Cabrero, y el alcalde de Sevilla, Juan Espadas. / Jesús Barrera
    El hermano mayor de la Macarena, José Antonio Fernández Cabrero, y el alcalde de Sevilla, Juan Espadas. / Jesús Barrera
  • El hermano mayor de la Macarena, José Antonio Fernández Cabrero, y el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, en la inauguración de la plaza. / Jesús Barrera
    El hermano mayor de la Macarena, José Antonio Fernández Cabrero, y el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, en la inauguración de la plaza. / Jesús Barrera

La Macarena está de estreno. Atrás ha quedado la imagen de una zona congestionada, repleta de coches aparcados, la doble fila, furgonetas de reparto, la parada de taxis... todo eso ha sido sustituido, tras nueve meses de trabajos y 277.687 euros de inversión, por una plaza pública, diáfana, en plataforma única y donde se garantiza la accesibilidad. Un espacio más que Sevilla gana para el peatón.

«Era un espacio desordenado y deteriorado que requería de esta intervención», aseguró el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, durante la visita a la plaza en la que estuvo acompañado por el delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores y del distrito Casco Antiguo, Juan Carlos Cabrera; el gerente de Urbanismo, Ignacio Pozuelo; el equipo técnico de la Gerencia y el hermano mayor de la Macarena, José Antonio Fernández Cabrero.

El regidor presumió de la intervención que se ha realizado en la zona, que ha contado con la opinión de vecinos y de la hermandad. «Supone una transformación de una de las zonas más visitadas de nuestra ciudad y la recuperación de espacios para el peatón», dijo Espadas que aseguró que «ahora la Basílica, tiene lo que debe ser su antesala y se consigue el realce del espacio».

Los trabajos, que eran «especialmente delicados» pues debían «acompasarse» para acomodarse a los tiempos de la hermandad, han consistido en la reurbanización de la zona y la erradicación del coche. Se ha recurrido a una plataforma única y se han incluido caminos con líneas direccionales para garantizar la accesibilidad. Además, junto al granito gris, se optado por un pavimento de un color diferenciado –rosado– que permite distinguir el trazado de la antigua muralla tras unas excavaciones arqueológicas que han venido a confirmar el recorrido del antiguo Camino de Ronda, que es actualmente la calle Bécquer.

Para separar esta nueva plaza del intenso tráfico que registra la calle Resolana, se ha optado por implantar unas «barreras» visuales y conceptuales: el carril bici, que ya está instalado pendiente de repintar cuando pasen las lluvias, como espacio intermedio entre el tráfico rodado y el espacio peatonal, y una decena de árboles (naranjos) en dos hileras que, acompañados de bancos y jardineras (que se instalarán tras la Semana Santa), cierran de alguna manera el espacio, sin impedir en ningún momento la vista de la Basílica de la Macarena. Igualmente, en la zona aledaña a la rampa de salida del Arco y en el extremo de la paradas de taxis, se colocarán parterres con arbustos de poco crecimiento, también una vez que finalice la semana de pasión. Con todo ello la intención municipal es evitar que los viandantes crucen por zonas indebidas, y que sigan los recorridos peatonales propuestos.

Finalmente, el nuevo diseño conlleva una reordenación de la movilidad de toda la zona en la que, a partir de Semana Santa, se volverá a poder transitar en vehículo por el Arco de la Macarena como salida aunque con el objetivo que reducir sensiblemente el número de coches y de buscar un consenso con los vecinos y vecinas. De igual forma, se ha ordenado la carga y descarga y reubicado la parada de taxis, que se ha desplazado hasta la calle Resolana.

«Estamos muy satisfechos por cómo ha quedado y porque hemos mejorado la seguridad. Todo llega a quien sabe esperar», dijo Cabrero, que agradeció que se hayan atendido todas sus peticiones. «Con la plaza el entorno se solemniza y lo hace más práctico y útil», concluyó.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016