sábado, 21 octubre 2017
05:04
, última actualización
Solidaridad

Bomberos sevillanos salvarán vidas también en el Mediterráneo Central

Proem-Aid, que hasta ahora sólo operaba en Lesbos, se une a otra ONG vasca para fletar un nuevo barco y ayudar a migrantes que llegan a Italia desde Libia y Argelia

19 may 2017 / 06:26 h - Actualizado: 19 may 2017 / 10:13 h.
  • Bomberos sevillanos salvarán vidas también en el Mediterráneo Central
  • Miembros de ambas ONG presentan el proyecto ‘MaydayTérraneo’, ayer en Sevilla. / F.C.
    Miembros de ambas ONG presentan el proyecto ‘MaydayTérraneo’, ayer en Sevilla. / F.C.

Proem–Aid, la ONG sevillana compuesta por bomberos, y la guipuzcoana Salvamento Marítimo Humanitario (SMH) dieron a conocer ayer una nueva campaña llamada MaydayTerráneo, incluida en el proyecto AitaMari para conseguir fletar un barco que cubra las necesidades de rescate independiente en la zona del Mediterráneo Central, tras año y medio operando en Lesbos, con el objetivo de que no se vuelvan a repetir las escalofriantes cifras de más 1.300 muertos en lo que va de año, sin contar los desaparecidos y convirtiendo el Mediterráneo en una eterna fosa común sin fondo que Europa ignora.

La campaña, que es tan «ambiciosa como necesaria», consiste en recaudar 250.000 euros –unos 60.000 euros mensuales– para trabajar en la zona desde julio hasta octubre, en el periodo más caluroso y en el que más llegada de migrantes se espera. Para ello, aparte de aportar los primeros 50.000 euros como «primera piedra», piden la ayuda de empresas e instituciones y sobre todo de la ciudadanía, que podrá aportar su ayuda a través de donaciones al crowdfunding que han habilitado.

Onio Reina, presidente de Proem-Aid, que piensa en el proyecto como en algo «inspirado en la humanidad», explica que esta iniciativa surge cuando hace varias semanas tuvieron que hacer frente a la llamada «de unos compañeros alemanes que pidieron ayuda bajo la señal de socorro mayday porque ya no podían seguir subiendo más personas a su barco de rescate y tuvieron que dejar en el mar a unas 400 más», por lo que tanto la ONG del País Vasco como la sevillana decidieron poner en marcha, uniendo sinergias, esta iniciativa.

El flujo migratorio ha cambiado y la mayoría de las personas que huyen de la violencia y el terror de la guerra ya no proceden de Turquía sino desde las costas de Libia, por lo que el recorrido, en pateras y con chalecos salvavidas falsificados, se ha «incrementado en muchas más millas», afirma uno de los voluntarios. De hecho, los datos estadísticos se han multiplicado respecto a las muertes que se producen en el trayecto hacia Europa. Desde Turquía, perdía la vida una de cada 300 personas y debido a las nuevas circunstancias la pierden una de cada 40, según datos oficiales. Por otro lado, además del rescate y el salvamento, estas organizaciones también se han preocupado por cambiar las cosas desde Bruselas y ya se ha aceptado una de las peticiones al Parlamento Europeo que solicitaron, en la que pedían establecer en las directivas de facilitación que «sea un deber de los Estados el proteger a los actores humanitarios que estén en riesgo» no sólo alcanzando el deseo de estar más protegidos sino esperando un incremento de voluntarios que no dan el paso al no estar amparados por las instituciones europeas.

Ambas ONG llevan más de un año realizando trabajos de salvamento y asistencia en las islas griegas de Lesbos y Chios, donde ya han asistido a más de 100.000 inmigrantes y lo seguirán haciendo, ahora con el proyecto Agua, destinado a los niños para ayudarles a superar el «paso por el mar» tras abandonar sus hogares.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016