miércoles, 21 agosto 2019
08:52
, última actualización

Bueno pone a la militancia en el centro de su estrategia

La exconcejal sevillana formaliza su candidatura a liderar el PSOE de Sevilla y lamenta que se «limite» la participación con el listón del 20% de avales

Manuel Pérez manpercor2 /
04 sep 2017 / 19:44 h - Actualizado: 04 sep 2017 / 22:42 h.
  • Eva Patricia Bueno acompañada por los alcaldes de Dos Hermanas, Francisco Toscano (i), y Las Cabezas de San Juan, Francisco Toajas (d). / E.P.
    Eva Patricia Bueno acompañada por los alcaldes de Dos Hermanas, Francisco Toscano (i), y Las Cabezas de San Juan, Francisco Toajas (d). / E.P.

Las aguas socialistas seguirán revueltas durante, al menos, este mes. Tras las primarias del pasado mes de mayo, que encumbró de nuevo a Pedro Sánchez en la Secretaría General del PSOE, y tras el cónclave de los socialistas andaluces, que reeligió el liderazgo de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, sin sobresaltos, ha llegado el turno de renovar las estructuras orgánicas provinciales. Un proceso no exento de polémica y que tiene en Sevilla su principal acicate, ya que es la agrupación provincial más poderosa y numerosa de todo el PSOE a nivel nacional.

En la mañana del pasado lunes, la exconcejal del Ayuntamiento hispalense y actual secretaria general de la Agrupación Local del sevillano barrio de Miraflores, Eva Patricia Bueno, formalizó su candidatura a la Secretaría General del PSOE de Sevilla arropada por numerosos militantes anónimos que abarrotaron el salón de actos de la sede provincial de Luis Montoto. Bueno, que apoyó abiertamente a Sánchez, cuenta con la simpatía de las plataformas que se crearon tras lo sucedido en el Comité Federal del pasado 1 de octubre y que forzó a Pedro Sánchez a dimitir como secretario general.

Bueno desgranó ante los medios de comunicación su proyecto para alcanzar la Secretaría General del PSOE sevillano y situó a los militantes en el centro de su estrategia. «La militancia es la columna vertebral del PSOE», afirmó con rotundidad la ya precandidata, quien lamentó el listón del 20 por ciento de avales impuesto por el Comité Provincial celebrado el pasado viernes, ya que «limita la participación de los militantes». Este será el primer escollo que tendrá que salvar Bueno, pues tendrá que reunir unos 2.130 avales para forzar la celebración de las primarias el próximo 1 de octubre.

Bueno defendió que la militancia «es el verdadero canal» que conecta al partido con la realidad social e hizo suyas las palabras del alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano, quien afirmó que «cada vez que el PSOE ha estado con la gente sencilla, más éxitos hemos tenido». No es baladí que Toscano acompañara a Bueno. El histórico regidor nazareno siempre ha mantenido una actitud muy crítica con la corriente oficialista del PSOE andaluz y ha sido el principal apoyo de Pedro Sánchez en Andalucía junto a otro sevillano, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis.

El propio Toscano destacó de Bueno que es «una mujer sencilla y formada» capaz de representar «el cambio surgido en el 39º Congreso Federal hacia un modelo de partido abierto y participativo», que es «todo lo contrario a lo que representa la única autoridad», en una directa alusión a la líder provincial del PSOE, Verónica Pérez. En referencia al polémico porcentaje de avales, Toscano sentenció: «cuando han puesto el listón del 20 por ciento es porque están preocupados».

Con su candidatura, Bueno quiere reivindicar la política como una «actividad hermosa y noble», pero sin recurrir a «discursos vacíos, sino con un rearme ideológico». También declaró que quiere recuperar poder político. Aunque el PSOE sigue ganando elecciones en Andalucía, es innegable que la formación del puño y la rosa ha entrado en un bucle de pérdida sistemática de votos, reconoció Bueno. «Esto no es un discurso fatalista, es hacer un análisis riguroso de la realidad», indicó.

Para la precandidata, lo importante es que el PSOE de Sevilla «recupere la credibilidad» y para ello abogó por construir «un discurso coherente», que no es otro que el surgido del último cónclave socialista federal, «que resituó al PSOE en la izquierda, de donde nunca debió salir», afirmó Bueno, cuya línea de trabajo es «respetar a la militancia, rendir cuentas y abrir las casas del pueblo como espacios de debate y discrepancias». Esto permitirá al PSOE estar en contacto con la realidad social y conformar «una alianza con la sociedad de progreso», indicó Bueno. Haciendo honor a sus orígenes sindicalistas, también hizo hincapié en que el PSOE tiene que recuperar «la bandera de la defensa de la calidad de vida de los trabajadores».


Todos los vídeos de Semana Santa 2016