miércoles, 14 noviembre 2018
16:22
, última actualización
Patrimonio

Chequeo a una muralla que «se deshace»

Un grupo de expertos de la Universidad de Sevilla ha puesto en marcha una investigación para conocer el estado del BIC y mejorar su situación «lamentable»

03 jun 2018 / 20:07 h - Actualizado: 04 jun 2018 / 08:55 h.
  • Un grupo de investigadores quiere estudiar la muralla de la Macarena para proponer soluciones a su situación de deterioro. / Txetxu Rubio-El Correo
    Un grupo de investigadores quiere estudiar la muralla de la Macarena para proponer soluciones a su situación de deterioro. / Txetxu Rubio-El Correo
  • Chequeo a una muralla que «se deshace»
  • Chequeo a una muralla que «se deshace»
  • Chequeo a una muralla que «se deshace»
  • Pie de foto. / firma de fotógrafo
    Pie de foto. / firma de fotógrafo

Adentrarse en las entrañas de la muralla de la Macarena para conocer la situación en la que se encuentra este Bien de Interés Cultural que desde hace años clama por una intervención y mantenimiento adecuados. Éste es el objetivo que se marca un grupo de investigadores de la Universidad de Sevilla que se ha propuesto, con o sin presupuesto público, conocer el estado del lienzo de la antigua barbacana.

El catedrático Antonio Jaramillo y los doctores Jacinto Canivell y Emilio Mascort se han embarcado en esta particular aventura para rescatar una muralla que, literalmente, «se deshace». Su plan, llamado proyecto Ardott, pretende analizar y evaluar desde varias perspectivas (social-etnográfica, territorial, arquitectónica y material) los principios de la arquitectura tradicional en tierra con la finalidad de proponer estrategias para la conservación preventiva de la arquitectura doméstica en tierra. Es decir, pretenden estudiar el estado de la muralla, en evidente «deterioro», y conocer los distintos efectos de intervenciones, para proponer soluciones de intervención y conservación. «Clama al cielo que uno de los monumentos más singulares de la ciudad esté en un estado tan deplorable», explican, mientras pasean por la calle Macarena donde pueden verse acumulaciones de arena junto a la muralla, «y no es que no se limpie la calle, son trozos de la barbacana», en la que aparecen orificios –algunos de gran porte–, que los indigentes incluso usan de almacén. Eso sí, aclaran que no quieren alarmar. «No es que se vaya a caer mañana, pero la superficie es de areniza y a poco que la toques se deshace».

Los tres investigadores tienen la hipótesis de que en los distintos arreglos que se han acometido en los lienzos de la muralla a lo largo de los años se han empleado materiales que han propiciado un deterioro. «Es de las primeras murallas que se intervinieron y se hicieron experimentos de prueba y error», puntualizan. «En este tiempo se ha ido demostrando que determinadas técnicas de intervención, sobre todo aquellas que empleaban el cemento, no eran las más adecuadas». Ahí es donde estos expertos quieren ahondar tomando muestras y haciendo mediciones. «Creemos que es posible que entre el asfalto y el cemento, materiales impermeables, el agua se haya podido filtrar por el lienzo», de manera que el material de la muralla se haya ido deshaciendo y debilitando. Ése es el motivo que puede provocar algún desprendimiento, «más que las almenas», aseguran. Y es que el cemento aplicado sobre la barbacana original se mantiene mejor conservado mientras que el tapial original se va deteriorando de manera que hay espacios en los que el cemento queda prácticamente en el aire «y puede caer». «No a gran altura, eso sí, pero se puede llegar a desprender».

Por ello, estos investigadores quieren, una vez realicen el estudio, hacer propuestas para la conservación preventiva de este monumento, «con nivel de protección y un propietario, en el que no se hace nada». Igualmente, y dado que hay un desconocimiento técnico sobre el arreglo de este tipo de inmuebles, Jaramillo, Canivell y Mascort emplearán los resultados de su estudio para proponer líneas de trabajo para la normalización.

Conservación preventiva

En cualquier caso, este equipo multidisciplicar considera fundamental, «y más económico», que haya un cuidado continuado en el tiempo más que una gran obra. «No necesita una intervención puntual, a bombo y platillo, en 2018 y la siguiente dentro de 10 años cuando esté todo en el suelo otra vez. Lo que requiere es un plan de prevención y luego inspección, limpieza y puntualmente arreglos», aseguran. Por ello, el proyecto tiene entre sus misiones la monitorización del estado de la muralla con el desarrollo de nuevos prototipos, que se dejarían instalados en los lienzos, para medir presiones, temperatura, humedad... de manera que cuando haya alguna variación importante se pueda conocer en el momento e intervenir. Además, la intención de Jaramillo, Canivell y Mascort es que esta herramienta pueda ser asequibles y de formato libre para democratizar su uso por técnicos y profesionales.

‘Smart city’

Los resultados del proyecto se integrarán en la infraestructura existente para la documentación patrimonial en Andalucía a través del IAPH. Y además, pretenden poner al servicio del patrimonio de la ciudad tecnología smart city con el uso de mapas interactivos. Se trata de una técnica que Mascort ya ha empleado en el proyecto Sevilla Patrimonio Mundial. Se trata de sistemas CAD/SIG/BIM, «similares a los que usa google maps», aclara para los menos duchos en la materia, que denominan Gestión Cartográfica Digital. «Sevilla puede ser una de las ciudades pioneras en aplicar esta tecnología smart city al patrimonio».


Todos los vídeos de Semana Santa 2016