sábado, 20 julio 2019
20:32
, última actualización

Cien años repartiendo ilusión

El Ateneo ha conmemorado las cien ediciones de la Cabalgata con una serie de eventos culturales y sociales entre los que sobresale una exposición de objetos históricos del séquito real

04 ene 2017 / 22:30 h - Actualizado: 04 ene 2017 / 22:33 h.
  • Cien años repartiendo ilusión
  • Cien años repartiendo ilusión
  • Cien años repartiendo ilusión

Cien años repartiendo ilusiones. La de esta tarde será una edición muy especial de la Cabalgata de Reyes Magos de Sevilla. Se cumplen 100 años desde que Jesús Bravo Ferrer, que luego sería presidente del Ateneo, José María Izquierdo, el padre de la criatura, y Antoñito, el botones de raza negra de la desaparecida sala Llorens, encarnasen el 5 de enero de 1918 a la primera terna de Reyes Magos. Relata el ateneísta Miguel Cruz Giráldez que aquel primer desfile real fue «un modesto cortejo de los Magos montados a caballo y algunos otros jinetes e infantes con sus séquitos, con la añadidura de unos cuantos borriquillos que portaban en sus angarillas los juguetes y dulces que se repartirían a los niños desvalidos o enfermos acogidos en los diversos asilos, hospitales y orfelinatos».

Con el paso de los años, la Cabalgata sevillana ha ido adquiriendo un esplendor y una proyección social impensables en aquellos primeros momentos hasta llegar hoy día a convertirse en una Fiesta Mayor de la ciudad de Sevilla, junto con la Semana Santa y la Feria, y gozar de la declaración de Fiesta de Interés Turístico Nacional de Andalucía.

El Ateneo de Sevilla, la noble y docta institución que cada año hace posible la visita de los Magos de Oriente a Sevilla, ha querido conmemorar estos primeros cien años de Cabalgata con una serie de eventos culturales y sociales que se han sucedido desde octubre y que han acercado la historia de esta fiesta mayor a todos los ciudadanos.

Mesas redondas, muestras fotográficas, música y un pregón muy especial han llenado de contenido la efeméride en distintos espacios de la ciudad. Pero de entre todas las actividades conmemorativas sobresale la exposición, con más de un centenar de objetos históricos de la Cabalgata, que hasta hoy mismo ha acogido la sede central de Caixabank, en el número 85 de la calle Sierpes. «Es la primera vez en la historia que hemos sacado fuera del Ateneo objetos que forman parte de estos cien años de Cabalgata. Nunca antes habían salido de los muros de la Docta Casa», resalta el director de la Cabalgata, Manuel Sainz, acerca de una muestra que ha reunido desde vestidos y coronas de Reyes Magos de todas las épocas, hasta trajes de diversos personajes del cortejo, pasando por carteles pictóricos o curiosos documentos, «como las cuentas manuscritas de la primera Cabalgata, la estrella que sacó, a modo de farol, José María Izquierdo en aquel primer desfile real o la réplica de las joyas del Carambolo que llevó el orfebre Fernando Marmolejo cuando fue nombrado rey Baltasar en la Cabalgata de 1959».

Desde primeros de diciembre los sevillanos también han podido disfrutar de una exposición de mupis, junto a la parada del Metro de la Puerta de Jerez, con imágenes insólitas de estas cien ediciones de la Cabalgata de Reyes Magos. Se trata de 24 imágenes a gran escala, procedentes de los fondos de la Hemeroteca Municipal y del propio Ateneo, que proponen un recorrido gráfico, del sepia al color, por la historia de esta Fiesta Mayor, desde las primeras salidas en las que el cortejo partía del ruedo de la plaza de toros de la Real Maestranza hasta sus ediciones más recientes.

En el año del centenario de la Cabalgata y sin dejar de mirar al pasado, el Ateneo también ha querido dar voz a un grupo de antiguos reyes magos escogido de entre el amplio elenco de personalidades que a lo largo de sus cien ediciones han encarnado a sus majestades de Oriente. Desde el pasado mes de octubre, se han organizado varias mesas redondas con protagonistas de tres colectivos con un gran peso específico en la ciudad: los toros, el fútbol y las cofradías.

Así, en la titulada Tauromaquia y Cabalgata repasaron sus recuerdos, vivencias y anécdotas de un día tan especial tres pesos pesados en el escalafón taurino sevillano: los maestros Curro Romero, Juan Antonio Ruiz Espartaco y Eduardo Dávila Miura. La mesa redonda dedicada al mundo del fútbol contó con la participación, entre otros, del actual presidente del Sevilla Fútbol Club, José Castro, y del expresidente bético Miguel Guillén, mientras que en la celebrada en torno al orbe cofradiero aportaron sus testimonios personajes como el expresidente de Consejo de Cofradías, Carlos Bourrellier, y el actual hermano mayor de la Hiniesta, José Antonio Romero, éste último como integrante del cuerpo de beduinos que acompaña al Heraldo Real la tarde del 4 de enero.

Otra de las mesas redondas celebradas se dedicó a recordar la figura de José Jesús García Díaz, director artístico de la Cabalgata durante más de 30 años –desde 1956 hasta 1988– y presidente del Ateneo entre 1977 y 1988.

El 10 de noviembre el Salón Colón del Ayuntamiento fue escenario de la presentación del cartel anunciador de la Cabalgata, obra del pintor pacense Eduardo Naranjo, una entrañable pintura que representa a un niño durmiendo tras haber presenciado en las calles el séquito de la ilusión y soñando con los regalos que le traerán los Reyes Magos.

El centenario de la Cabalgata también deja como legado dos excelentes creaciones: el pregón que pronunció en el Teatro Lope de Vega el periodista y escritor zaragozano Luis del Val, quien se zambulló en los recuerdos de su infancia para convertir el pregón del centenario en un himno a la ilusión y en un llamamiento a evitar que desaparezca ese niño que todos llevamos dentro, y la nueva banda sonora de la Cabalgata, una composición del músico Manuel Marvizón llamada La noche mágica de Sevilla.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016