viernes, 19 julio 2019
22:29
, última actualización

Condenado a dos años y nueve meses por almacenar y distribuir vídeos pornográficos de menores

Es de Mairena del Aljarafe y su disco duro contenía 93 archivos almacenados «en los que aparecían menores de edad realizando explícitamente acto de contenido sexual, tratándose de menores de 16 años de edad e incluso bebés de corta edad»

04 sep 2016 / 13:27 h - Actualizado: 04 sep 2016 / 13:32 h.

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a dos años y nueve meses de cárcel a un hombre de 37 años de edad acusado de almacenar y distribuir centenares de imágenes y vídeos pornográficos protagonizados por menores de edad.

En la sentencia, la Sección Séptima condena a J.M.R.B., por un delito de tenencia y distribución de pornografía infantil, a dos años y nueve meses de cárcel y a dos años de libertad vigilada que consistirán en la obligación de que el acusado participe durante dicho periodo de tiempo en un programa de educación sexual en relación con el delito cometido.

Fue el Grupo 3 de Protección al Menor de la Brigada de Investigación Tecnológica de Policía Nacional el que tuvo conocimiento de que, a través de las distintas redes de intercambio de archivos denominadas ‘Peer To Peer’ (P2P), se estaba produciendo un intercambio de archivos con material pornográfico infantil, siendo la red ‘Gnutella’ una de las redes P2P utilizadas en España.

Este Grupo de Investigación utilizó el software Gnuwatch (aplicación informática que rastrea la red ‘Gnutella’ en busca de usuarios que se encuentran distribuyendo pornografía infantil) para lograr la localización e identificación de los usuarios que se encontraban utilizando y compartiendo, a través de Internet, diferentes archivos de imagen y vídeo de contenido pornográfico infantil.

Una vez analizada la información generada por el programa, funcionarios adscritos a la citada Brigada procedieron a seleccionar exclusivamente aquellas conexiones de usuarios que tuvieran completamente descargados en sus equipos informáticos al menos ocho archivos de vídeo de contenido inequívoco pornográfico infantil y que estuviesen compartiéndolos a usuarios de la red ‘Gnutella’, resultando identificados 22 usuarios ubicados en España.

Por lo anterior, se solicitó mandamiento dirigido a los proveedores de acceso a Internet para que informasen de cuantos datos dispusieran sobre los usuarios a los que se les asignaron las direcciones IP que se indicaban, en la fecha y horas que igualmente se señalaban, lo que fue acordado por el Juzgado de Instrucción número 21 de Madrid.

Una de estas direcciones IP resultó pertenecer a una vecina de Mairena del Aljarafe, por lo que un juez de Sevilla autorizó la entrada y registro en su domicilio.

En fecha de 20 de agosto de 2015, se llevó a cabo la diligencia de entrada y registro, durante la cual se localizó en la habitación del acusado un ordenador portátil cuyo disco duro contenía 93 archivos almacenados «en los que aparecían menores de edad realizando explícitamente acto de contenido sexual, tratándose de menores de 16 años de edad e incluso bebés de corta edad».

Según la Audiencia, estos archivos, a su vez, eran compartidos con el resto de usuarios. Además, fueron localizadas, repartidas en diferentes carpetas, más de 1.000 imágenes de menores de edad que participaban en actos de contenido sexual.

El acusado, «para evitar o dificultar su localización», tenía instalada en su equipo informático una aplicación «que le permitía navegar anónimamente por la red imposibilitando dejar rastro».

Finalmente, el acusado fue detenido el día 20 de agosto de 2015, decretándose entonces su ingreso en prisión provisional.

Durante la celebración del juicio, tanto el acusado como su abogado mostraron su conformidad con las conclusiones definitivas y las penas solicitadas por la Fiscalía.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016