viernes, 21 abril 2017
05:03
, última actualización
La aventura del misterio

Contactando con lo invisible

El autor cuenta su experiencia con el Grupo Maia que desde hace unos meses dicen haber establecido contacto con una supuesta entidad extraterrestre que difunde mensajes de paz a través de ellos

25 sep 2016 / 12:13 h - Actualizado: 25 sep 2016 / 13:25 h.
  • Contactando con lo invisible
    Los miembros del Grupo Maia charlan con un ser llamado Talcx a través de la tabla de la ouija. / El Correo
  • Contactando con lo invisible

El fenómeno de contacto es uno de los objetivos más buscados dentro del «capítulo» de la Ufología. Contactar con entidades extraterrestres y dejarse «embriagar» por sus mensajes es una de las ideas más seductoras en aquellos que normalmente se afanan en la búsqueda de otras formas de «vida» experimentando con diferentes formas de establecer el tan ansiado contacto.

Uno de los conductos más populares y a la vez más polémicos de contactar con dichas entidades es el famoso tablero denominado ouija, medio habitual para realizar sesiones espiritistas y contactar con espíritus o personajes del llamado «bajo astral». La vía de contacto mediante la ouija con supuestas entidades extraterrestres la popularizó en nuestro país el madrileño grupo Aztlan, el cual lo integraban en un principio un grupo de amigos que se dedicaron a «jugar» con dicho tablero, fue durante una de estas sesiones cuando establecieron contacto con una entidad que decía ser extraterrestre y que usaría ese conducto y a través de ellos para difundir su supuesto mensaje. Sobre este particular mucho se ha escrito en revistas especializadas e incluso se ha publicado un best-seller denominado Geenom, en el cual se entrevista a esta supuesta entidad extraterrestre y más que una entrevista se convierte en un monólogo del ser.

La credibilidad de su autor está fuera de toda duda, ¿pero y la del grupo? El grupo de amiguetes es ahora casi una organización y a ello se le suma los cuantiosos beneficios que obtienen con dispares cursillos de contactismo y sus diferentes obras. No obstante fueron y son los pioneros en este tipo de contacto (con supuestas entidades extraterrestres) en nuestro país. Sin lugar a dudas, este grupo ha marcado a otros muchos la senda a seguir dentro del camino del contactismo y me consta que son muchos los que desean imitar y alcanzar la popularidad que ha alcanzado el famoso grupo Aztlan. Nuestros protagonistas se hacen llamar Grupo Maia y desde hace unos meses dicen haber establecido contacto con una supuesta entidad extraterrestre que difunde mensajes de paz a través de ellos. Por mediación de un buen amigo, José María Gutiérrez, buen conocedor del grupo afincado en el famoso barrio de El Cerro del Águila de Sevilla y amigo de la infancia de sus integrantes, me invitaron a asistir a una sesión con su particular entidad pacificadora. Asistía en calidad de experto en temática ufológica y paranormal y tal vez precedido de una cierta popularidad al haber publicado un artículo en la revista nacional paracientífica Más Allá. Tenían ganas de conocerme y que les expresara mi opinión de «su» entidad y de su caso.

Nada más entrar en el domicilio donde se efectúan las sesiones con la ouija pude comprobar cómo estas personas eran unos amplios conocedores del fenómeno de contacto vía ouija y del grupo Aztlan así como unos «devoradores» de revistas como Más Allá, Año Cero, Newton, Karma 7, Enigmas o Muy Interesante, aunque no faltaba algún que otro Interviú por allí. En cualquier caso estaba ante unos señores muy documentados y muy bien informados. Esperamos a que cayera la noche para comenzar con la sesión. Yo era simplemente un mero espectador junto a mi amigo José María. Comenzó la sesión a las 22.45 h., y tras los primeros intentos fallidos se procedió al que iba a ser el primer contacto de la noche.

Tras un pequeño ritual, Ignacio Moreno (uno de los integrantes de Maia) comenzó a mover el tablilla indicadora y formuló la primera pregunta: «Somos Maia, ¿estás con nosotros, Talcx?» y la tablilla comenzó a moverse indicando letras hasta formar el mensaje de respuesta: «Estoy con vosotros, amigos». Así comenzó la noche ante las miradas de complicidad de este investigador y de su amigo. Se alternaron preguntas y respuestas, todas ellas de no demasiado interés y sólo con un contenido puramente pacifista y ecologista, advirtiendo a nuestra Humanidad del peligro que corren de seguir maltratando el ecosistema mundial y del peligro potencial de las armas de destrucción de nuestra sociedad. Nada que no pudiera decir cualquier ecologista o pacifista convencido con unos mínimos conocimientos en estas materias o que vea mínimamente el telediario. Así terminó la primera sesión.

Pero las sorpresas no habían hecho más que comenzar.

Segunda sesión de contacto con lo invisible

La segunda tendría su aparición al día siguiente. Era sábado 6 de febrero de 1999 y acudimos allí para asistir a la nueva sesión, pero esta vez pedí realizar algunas preguntas yo. Tras debatirlo los integrantes del grupo sevillano me autorizaron a tan sólo tres preguntas que debía formularles por adelantado.

Ante ésta situación tuvieron mí negación más rotunda: ¿Es que no es lo suficientemente inteligente para responder unas preguntitas para él de lo más sencillo? Callaron y me autorizaron a preguntar. Tras caer la noche comenzó la sesión, esta vez tenían cuatro espectadores, José María y su novia Marta y este investigador y su novia Leo. Normalmente tienen más público pero debido a mi presencia decidieron hacer una sesión más reservada.

Comenzaron como siempre (la pregunta formularia de rigor) y comenzó el contacto. Todo transcurría normalmente hasta que llegó el turno de mis preguntas. Talcx, la supuesta entidad extraterrestre, comentó que deseaba establecer contacto con mi persona y tras ello comencé a realizar mis preguntas:

1ª. ¿Cuál es el origen de nuestra civilización?

Respuesta: «Vuestra civilización es más antigua de lo que podríais imaginar. Habéis sobrevivido con éxito a diversos cataclismos sobre vuestro planeta y aunque estos se han cobrado varios millones de muertos siempre ha habido un lugar al que no le ha afectado el mismo y sobre el cual se ha erigido una nueva civilización que ha debido comenzar desde cero. Enterrando a la antigua en el recuerdo de narraciones mitológicas y legendarias y olvidando a la anterior sumida por la gravedad del cataclismo. Delante de vuestra Humanidad han existido otras muchas y todas perecieron solo salvándose aquellas zonas más enterradas en el desconocimiento tecnológico y en la virtud de las más ancestrales tradiciones. Existieron otras humanidades antes que la vuestra y solo el interés de unos mantienen vivos los recuerdos de los que os precedieron. Pronto se descubrirán antiguos restos de otras civilizaciones en zonas que muchos tienen por mitología o sueños y entonces gran parte de vuestra Humanidad compartirá los sueños de esos que ahora llaman locos. Corréis el riesgo de acabar como tantas otras antes que ustedes, estáis en el mismo camino, ¡no olvidad las civilizaciones predecesoras y su final y solo así evitareis el vuestro propio!».

2ª pregunta: ¿Visitan la Tierra seres extraterrestres? (Esta segunda pregunta llevaba implícita la hipotética existencia de vida en otros puntos de nuestra Galaxia y Universo).

Respuesta: Sí, os visitan frecuentemente pero no tanto como ustedes creéis. Sois una curiosidad del Universo, una singular especie que disfruta aniquilándose y creándose en un juego de destrucción y vida. Aniquiláis para volver a crear. Os visitan y vigilan seres de otros mundos, no solo ajenos a vuestra Tierra, también ajenos a vuestro mundo de la vida y a vuestra dimensión. Son vuestros mandatarios los que ocultan algunas de nuestras visitas, temen de su mundo y su sistema se derrumbe con el anuncio de la existencia de nuestra presencia. Cuando estéis preparados quizás no haga falta ningún anuncio gubernamental de ningún mandatario para anunciar nuestra presencia, bastará mirar al cielo para vernos, entonces habrá una verdadera comunión entre razas, una hermandad real entre hermanos del Universo. No, aún no estáis preparados. En vuestro mundo aún impera el odio y la violencia, el egoísmo y la barbarie, no sería oportuno una presencia extraña en estas condiciones. Seríais un objeto de destrucción».

3ª pregunta: ¿Cómo puedo saber que realmente eres un ser de otro mundo y porque y de qué forma has elegido ésta vía de comunicación?

Respuesta: «Sólo tu fe y tu creencia te puede indicar con quién te estas comunicando. Piensas que todo esto es una comedia montada para confundirte (efectivamente lo pensaba, pero no solo yo, cualquiera de mis tres acompañantes o cualquier espectador medianamente analítico puede pensar en un montaje con fines propagandísticos). Piensa en todo lo que has visto y has experimentado, eres un buen investigador. Buscas en seres de otros mundos en los cielos, las evidencias en la tierra y la constatación en la mente. Podría ser un ser de otra dimensión o un ser etéreo pero no tengo que convencerte, eres tú el que te debes de convencer.

Desconocéis el poder de vuestra propia mente, tenéis el mejor conducto para comunicaros con otros mundos y otros seres y no lo explotáis. No hace falta construir grandes radiotelescopios para comunicaros con seres ajenos a vuestra Tierra, vuestro potencial está en vuestra mente. Yo no os he llamado, habéis sido ustedes los que nos habéis llamado, yo no he elegido ni la forma ni el medio sólo el contenido. Sigue buscando la Verdad».

Sorprendente.

Fin de un contacto con lo invisible

El Grupo Maia, de contacto con el «más allá» tuvo la amabilidad de invitarme a unas sesiones de ouija en la que decían están en contacto con algo que no era de este mundo, me permitieron formular tres preguntas y las respuestas fueron, cuando menos sorprendentes.

Tras esto la comunicación se interrumpió y el segundo contacto finalizó. He de comentar que la tablilla se movía a velocidad de vértigo y que costaba ir leyendo el mensaje pero pese a ello todo lo que dijo es textualmente lo que he recogido en estas líneas. Los miembros del grupo ponen sus manos sobre la tablilla y aquello comienza a «bailar» a una gran velocidad. Evaluar un posible fraude es difícil en vista de la situación. Aunque es un grupo medianamente conocido en determinados círculos sevillanos no buscan publicidad.

La invitación realizada a este investigador se puede considerar como prácticamente una excepción y gracias a la mediación de un amigo y a su propio interés, aparte de saber que no soy un negador de una determinada fenomenología sin un riguroso estudio y análisis del fenómeno. No, no buscan la publicidad ni tampoco el dinero (de momento). Hasta aquí el «curriculum» es intachable, pero también hemos de sopesar su conocimiento profundo sobre la fenomenología de este tipo de contacto, su conocimiento sobre el grupo Aztlan y similares y el contenido salvador y pacificador de su mensaje. Aparte de ello y aunque comenten que Maia es la unión de la primera palabra de sus nombres de pila –Manuel Moreno (32 años), Antonio Galán (29 años), Ignacio Moreno (30 años) y Ana María Gutiérrez (29 años)–, no deja de ser llamativo que el Grupo Aztlan tenga unas raíces en su nombre puramente evocadoras de la milenaria civilización que pobló México y que el Grupo Maia nos recuerde precisamente la evocadora «fragancia» de esas civilizaciones precolombinas (Mayas). Quizás es simple curiosidad pero siempre que alguien trata de imitar otro alguien lo hace estableciendo similitudes subconscientes (y no tanto) con el nombre del mismo en una especie de referencia espejo. Todo es un puro mecanismo del intrincado mental. Aparte el hecho de que lo formen unos amiguetes interesados en el fenómeno y tan vinculados al Grupo Aztlan. He incluso uno de los integrantes de este grupo asistió a unos cursillos que se impartió por alguien relacionado con el grupo madrileño en las sevillanas localidades de Utrera y Alcalá de Guadaíra. Las casualidades no juegan a favor de este Grupo (Aztlan) Maia sevillano, quizás esa referencia espejo los delate.

No obstante no me atrevo a afirmar que todo se trate de un fraude, hay demasiada maestría en el manejo de la tablilla y en la rapidez del mensaje y su profundidad. Sin embargo nadie me quita el que pueda pensar que han contactado con un ser de ese tan traído y llevado «bajo astral», un espíritu con ganas de guasa y que se esté mofando de la incredulidad de estos contactados a costa del pobre Talcx, ser de otro mundo que difunde su mensaje de paz a través de una ouija, o tal vez el subconsciente de uno de ellos, de los participantes.

No es fácil evaluar el trabajo y el contento de estas gentes, no que esto sea de dominio público. ¿Acaso temen que alguien pudiera descubrir su fraude? ¿O tal vez que los «despierten» haciéndoles ver que su ser no es más que unos de tantos otros seres que moran por la tablas de la ouija? Es difícil evaluar todo ello, parecen personas honestas y sin ánimo de embaucar a nadie, tal vez la ilusión de su propio contacto y con ello llegar al sueño de imitar a sus ídolos madrileños no les deja ver otras opciones tras el ser denominado Talcx.


  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016