miércoles, 22 noviembre 2017
05:02
, última actualización
Movida juvenil

Continúa la ofensiva policial contra la movida con tres locales precintados

El dispositivo de la Policía Local ha realizado 25 inspecciones en establecimientos y ha realizado 17 denuncias por irregularidades

12 nov 2017 / 14:30 h - Actualizado: 13 nov 2017 / 18:23 h.
  • Uno de los locales inspeccionados en Sevilla Este. / Emergencias Sevilla
    Uno de los locales inspeccionados en Sevilla Este. / Emergencias Sevilla

El dispositivo especial de la Policía Local de Sevilla activado durante el fin de semana para controlar el consumo de alcohol en la vía pública en la noche de este sábado se ha saldado con un total de 17 denuncias por diferentes irregularidades, 25 inspecciones en establecimientos y tres locales precintados.

Tras las inspecciones, realizadas en zonas de Macarena, Sur, Los Remedios, Sevilla Este y Casco Antiguo, agentes de la Policía Local han precintado a tres establecimientos por incumplir medidas de seguridad y rebasar los límites de aforo máximo, «poniendo en riesgo la integridad de las personas en su interior», y a una fiesta que carecía de autorización, según ha informado el Consistorio en un comunicado.

Entre las actuaciones realizadas por efectivos de Policía Local y de Bomberos dentro del dispositivo especial y como consecuencia de quejas vecinales, la inspección se produjo a primera hora de la noche en la ‘Discoteca Dante’, situada en la Avenida Emilio Lemos, en Sevilla Este. Allí se detectaron diversas irregularidades que fueron denunciadas por lo que se requirió a sus responsables a que las subsanaran. Entre ellas, la presencia de elementos ocupando la vía pública, un velador sin licencia, una extensión de césped artificial, dos estufas y una estructura metálica anclada al suelo y a la fachada sin licencia.

Además, respecto a la documentación que presentaba también se han localizado varias irregularidades como una declaración responsable incompleta y lista de precios que no se encuentra a la vista del público, así como una cámara de videovigilancia sin acreditar su normalización.

En la zona de Los Remedios se procedió al precinto de la Sala Rumore tras su inspección. Este establecimiento, que acumulaba quejas de los vecinos por molestias de ruido y presencia de «botellona» en las inmediaciones, presentaba las salidas de emergencias parcialmente bloqueadas por unos pestillos mientras los clientes estaban en su interior, según la nota.

En dicha zona también se procedió a la inspección del establecimiento ‘The Monchy Bar’ que también es objeto de quejas vecinales. En esta ocasión incumplía la actividad de bar sin cocina y sin música, para la que no presentaba documentación, al tener instalados unos altavoces en funcionamiento. Además, se le denunció por vender cachimbas con tabaco orgánico para su consumo en el interior.

La Policía Local también procedió a inspeccionar varios establecimientos de la calle José Díaz que también son origen de numerosas quejas. En el lugar, se pudo comprobar la existencia de gran cantidad de personas delante de las salas ‘La Calle’, ‘Sala X’ y ‘Event’. Los agentes comprobaron que los locales tenía toda la documentación en regla y que cumplían los requisitos, aunque procedieron a dispersar la concentración de clientes en las inmediaciones, lo que provocaba las molestias que refieren los vecinos.

PRECINTOS EN EL CASCO ANTIGUO

En el Casco Antiguo, la Policía Local procedió a la clausura de los establecimientos ‘Bodeguita Fabiola’ y ‘Bar El Tenderete’, situados en las calles Fabiola y Rodrigo Caro, respectivamente. En ambos casos, el precinto estuvo motivado por el exceso de aforo. En el primer establecimiento referido, los agentes desalojaron a 89 personas a pesar de que el aforo máximo permitido era de 34 personas.

Allí, los agentes constataron que la movilidad en el interior del establecimiento era «prácticamente imposible» y que sus responsables de este local estaban permitiendo el consumo de sus bebidas en la vía pública, donde había más de 30 personas que ocupaban la zona destinada al tráfico de esta estrecha calle del centro histórico. Estas circunstancias, además de poner en riesgo la integridad de los clientes, provocaba molestias a los vecinos, motivo por el que originó la intervención.

En el caso del otro bar, además de exceder el aforo permitido, no se acreditó la existencia de seguro de responsabilidad civil ni documentación que acreditara la titularidad de la actividad. Este establecimiento, además, tenía los extintores en lugares muy poco accesibles y con las revisiones caducadas.

Asimismo, los agentes procedieron a la clausura de una fiesta sin autorización en la calle Poeta en Nueva York, en el Polígono Sur. Esta fiesta estaba provocando molestias por la música que se encontraba muy alta, llegando las quejas desde el barrio de Bami.

CONTROL DE CONSUMO DE ALCOHOL

Respecto al control del consumo de alcohol en la vía pública, los agentes que conforman el dispositivo especial se desplegaron en las distintas zonas de la ciudad en las que se podían registrar concentraciones de personas desde primera hora de la noche como medida preventiva para evitar la formación de las mismas.

El dispositivo se centró en las zonas de la Alameda, la Alfalfa, Alfredo Kraus, Triana, Sur, el Arenal, Paseo Colón o Nervión, entre otras. A pesar de este objetivo disuasorio, se formularon un total de 88 denuncias por consumo en la vía pública y la consiguiente intervención de los efectos; 32 denuncias de tráfico, tres actas de aprehensión de estupefacientes y tres atestados por distintos motivos.

El centro de control de la Policía Local gestionó durante la noche un total de 94 incidentes por llamadas de vecinos. De estas, 26 fueron por presencia de personas en la vía pública consumiendo bebidas. Otras 22 fueron por molestias por ruidos entre vecinos. En todos los casos se les encomendaron patrullas para la resolución del problema en el lugar.

En diferentes puntos de la ciudad se activaron controles de alcoholemia y drogas como medida de prevención de accidentes de tráfico. Así, fueron seis los conductores que dieron positivo en alcoholemia de las 50 pruebas realizadas.

En torno a las 4,00 horas de la madrugada un conductor realizó un giro prohibido en el Paseo Colón quedando cruzado delante de un patrullero de la Policía Local. Los agentes le realizaron la prueba de alcoholemia que dio positiva y que casi duplicaba tasa máxima permitida.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016