lunes, 10 diciembre 2018
10:47
, última actualización

CSIF lleva a la Fiscalía las «irregularidades» del examen de Tussam

Denuncia, entre otros aspectos, que hubo opositores de pie y hablando durante todo el tiempo y que usaron móviles y relojes, en contra de la normativa

17 jul 2018 / 18:24 h - Actualizado: 17 jul 2018 / 22:50 h.
  • El sindicato CSIF pide a la Fiscalía que investigue el concurso oposición de Tussam. / El Correo
    El sindicato CSIF pide a la Fiscalía que investigue el concurso oposición de Tussam. / El Correo

El proceso no ha sido «regular», así que CSIF ha pedido a la Fiscalía «que se investiguen y depuren las responsabilidades penales y civiles que, en su caso, tenga el denunciado o finalmente se determinen». El sindicado presentó ayer una denuncia ante el Ministerio Fiscal contra Tussam por las «numerosas irregularidades» detectadas durante el desarrollo del examen del concurso oposición promovido por la empresa pública para la selección de 200 personas para la bolsa de empleo de conductores.

La prueba inicial de este proceso selectivo, encargado por Tussam a una empresa externa, incluyó la anulación de 20 preguntas del examen teórico inicial tras detectarse que 17 preguntas no se ceñían al temario y tres más eran erróneas.

De hecho, el concurso oposición ha sido objeto de 190 alegaciones ya por parte de los opositores, 233 de los cuales aprobaron las pruebas. Por su parte, CSIF promovió diferentes protestas en demanda de la repetición de la prueba.

En la denuncia del sindicato, a la que tuvo acceso este periódico, se señalan «infracciones de la normativa» del concurso oposición. Una de ellas que no se solicitó «el documento para acreditar la identidad de los participantes» del examen, toda vez que se repartieron «pulseras identificativas» no recogidas por la reglamentación del concurso y que algunos opositores «se intercambiaron con personas ajenas» al test.

CSIF añade que muchos de los opositores contradijeron las bases de la convocatoria con actos como «estar en pie» y «hablando» durante «todo el tiempo que duró el examen» y usar «dispositivos móviles y relojes», entre otros aspectos. De hecho, fue el gerente de Tussam quien «se vio obligado a indicar por megafonía que se guardasen los teléfonos móviles y los relojes».

El sindicato, que cuenta con el apoyo de algunas formaciones políticas como IU y Participa, también asegura que «si bien en una fase previa se había procedido a la impugnación de un número de preguntas, y eliminadas por tanto de la prueba dado el carácter irregular de las mismas, la sorpresa de los participantes es encontrar las mismas el día de la prueba, frente a las quejas que se generaron y habiendo la posibilidad de ser sustituido dicho examen por otros dos de reserva, no se usó esta opción sino que se procedió a anular las preguntas afectadas, con la consecuente pérdida de tiempo y desequilibrio en la puntuación original de dicho examen».


Todos los vídeos de Semana Santa 2016