martes, 16 julio 2019
18:50
, última actualización

De las aulas a las tablas del teatro

Teatro aficionado. Los Salesianos de la Trinidad, el Colegio San José-Padres Blancos, el Instituto Romero Murube... tres centros para empezar a aprender y a amar el teatro

27 ene 2017 / 21:49 h - Actualizado: 27 ene 2017 / 21:50 h.
  • Representación de la obra ‘Cuatro corazones con freno y marcha atrás’, por los antiguos alumnos salesianos. / Farándula Don Bosco
    Representación de la obra ‘Cuatro corazones con freno y marcha atrás’, por los antiguos alumnos salesianos. / Farándula Don Bosco
  • El tradicional ‘Belén viviente’ de los Padres Blancos. / @ETeatroSSCC
    El tradicional ‘Belén viviente’ de los Padres Blancos. / @ETeatroSSCC
  • Escuela de teatro del instituto del Polígono Sur. / IES Murube
    Escuela de teatro del instituto del Polígono Sur. / IES Murube

De Los Remedios al Polígono Sur, de una centenaria compañía nacida al calor de Don Bosco, al Aula de la Experiencia de la Hispalense... El teatro surge en cualquier grupo de amigos, en cualquier escuela de cualquier colegio de Sevilla potenciando la creatividad y el trabajo en equipo, desde los cuatro años en el Colegio San José o los adolescentes del Instituto Murube del Polígono Sur, a los veteranos antiguos alumnos de los Salesianos de la Trinidad. No hay límites, ni en la edad ni en el talento.

El pasado 24 de junio celebró su centenario el grupo de teatro amateur de la asociación salesiana –ahora bajo el nombre de Farándula Don Bosco–, cien años desde el debut de la compañía «cómico dramática juvenil» en el salón de variedades de San Juan de Aznalfarache. «Tradicionalmente estrenamos una obra cada año, coincidiendo con la fiesta de San Juan Bosco, que mantenemos en cartel durante dos años», explica su responsable de comunicación, Fernando Claros. Así, en la actualidad tienen en escena La venganza de Don Mendo, Una noche con Chéjov y Cuatro corazones con freno y marcha atrás, «y la primera semana de febrero se estrena Usted puede ser un asesino, de Alfonso Paso», señala Claros.

A lo largo de todos estos años, la compañía ha recorrido la provincia de Sevilla y las limítrofes –Huelva, Cádiz, Córdoba...–, sobre todo, alcanzando numerosos premios, varios de ellos en el Certamen de Teatro de Aficionados Adultos que organiza el Centro Unesco de Sevilla, y que es su undécima edición concluye el próximo día 31, donde ha vuelto a participar este año.

No tienen límite de autores ni de estilos, comedia, drama, musical o religioso, desde Chicago o Grease a La cena de los idiotas o La casa de Bernarda Alba, es lo que tiene tantos años de trayectoria. Pero, todos los que en algún momento se hayan acercado hasta el teatro de los salesianos sabe que un momento, y una obra, especial es La Pasión. Y este año, como colofón al centenario estrenará el próximo 4 de marzo Agnus Dei (La Pasión), «una forma nueva, nuevo libreto, música y escenografía, con setenta personas más los técnicos», destaca Claros. Serán seis sesiones, en tardes de sábado y domingo, en el Teatro María Auxiliadora, en el colegio. Una buena razón para regresar a la infancia.

Desde pequeños

Como en los Salesianos es La Pasión, en los Padres Blancos es su Belén viviente. ¡Cuántos alumnos y alumnas habrán representado algunos de sus personajes –o sus narradores– desde que en 1983 se representara por primera vez la Navidad en Sucedió en Belén. Su coordinadora, Carmen Ortega, explica cómo se organiza el centro para que «desde los cuatro años hasta los 40 o 60, y no sólo antiguos alumnos», formen parte de esta gran escuela de teatro. Así, mientras que los más pequeños tienen teatro como clases extraescolares, a partir de primero de ESO la cosa se pone más seria. «De octubre a diciembre van trabajando en grupo dramatización, vocalización, improvisación... Antes de Navidad se reparten las obras que empiezan a ensayar y que desde marzo hasta junio se representa una cada fin de semana, ocho en total», destaca. Ahora mismo hay unos 900 alumnos en la escuela de teatro –aquí han estado actores tan conocidos como Antonio Dechent o Paz Vega–, «e intentamos tocar todos los palos: clásicos, modernos, adaptaciones y, por supuesto, religiosas», y se presentan a certámenes: «Estuvimos en el teatro María Guerrero de Madrid donde alumnos de Bachillerato ganaron el segundo premio nacional», señala Ortega, quien afirma que «tenemos nuestro teatro y nuestro público y nos gusta más representar las obras aquí».

Desde el Instituto Joaquín Romero Murube del Polígono Sur surge el Certamen de Teatro que el pasado mayo cumplía su sexta edición. Una de sus impulsoras, Matilde López, recuerda que nació «como una actividad del instituto», pero ya con el certamen llegaron hasta este rincón de Sevilla compañías de otras provincias: Málaga, Cádiz, Jaén... «Nos hacía ilusión que las Tres Mil fuera anfitriona, que la gente viniera», destaca López, quien señala que solían representar temas sociales.

El certamen, que tiene lugar en mayo, entrega unos premios «pero no es competitivo, se valora más lo educativo, lo didáctico». En la obra que vayan a representar en la próxima edición ya trabajan alumnos de ESO y Bachillerato.

Y en cuanto a su organización, hay un límite: «Cada instituto presenta una obra y se eligen diez, que son las que suelen representarse, porque no caben más en una semana. Y también actúa el grupo de mujeres del barrio No nos duele ná». Ya queda menos para su próxima edición. No se lo pierdan


Todos los vídeos de Semana Santa 2016